FINANZAS DE BOLSILLO

¿Qué cuidados se deben tener con la facturación de UTE?

Ante anomalías en la lectura de su medidor, sepa cómo le calculan el importe.

La información que recibió la Ursea sobre el ajuste de tarifas no presentó "fundamentos del cálculo específico" del porcentaje de alza. Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

Un cliente recibió, como todos los meses, su factura de UTE. Al mirar el importe ve que debe pagar $ 8.000, está convencido de que es un error porque su consumo no suele llegar ni siquiera a la mitad de ese monto. Como tantas otras personas, tiene el medidor de la energía eléctrica dentro de su domicilio por lo que debe esperar a que un inspector de UTE pase por su casa a realizar la lectura del medidor o puede enviarlo él mismo a través de una aplicación móvil o mensaje de texto.

Realiza la consulta. Vuelve a enviar la lectura, espera. Llama al centro de reclamos para contar su situación, le explican de forma vaga qué pudo haber pasado, no le queda claro. “Aunque mande la lectura de su medidor por la aplicación móvil debe igual concurrir un inspector de UTE a su domicilio cada tres o seis meses”, le aclara una funcionaria del call center.

La respuesta no le convence. En el detalle de la cuenta dice “facturación forzada” pero no sabe qué significa. Sigue adelante con su reclamo y logra que estudien su caso.

¿El desenlace? UTE concluye que tras analizar sus consumos y facturas históricas hubo un error de facturación. Le envía una nota de crédito y le otorga un saldo a favor para las próximas facturas.

¿Qué fue lo que le ocurrió? ¿En qué consiste la facturación forzada? ¿Es lo mismo que la facturación estimada? ¿Qué cuidados debe tener el cliente? ¿Cómo calcula UTE el consumo ante eventualidades?

El País consultó a autoridades comerciales del ente quienes explicaron qué criterios sigue UTE para estimar el consumo cuando no puede realizar la lectura real.

Frederick Consolandich, del área de la gerencia comercial de UTE explicó que la facturación estimada es un procedimiento que tiene el ente para cobrar por el consumo eléctrico cuando no se pudo realizar la lectura del medidor.

Factores climáticos, falta de recursos, que el cliente no se encuentre en el domicilio cuando el inspector de UTE acude a realizar la lectura o que venza el plazo para que el consumidor envíe su propia lectura, son algunos de los motivos que -según Consolandich- pueden explicar el porqué de la facturación estimada.

Ahora bien, ¿cómo se calcula el consumo entonces? En base a tres criterios o módulos de estimación que están segmentados de acuerdo a las características del cliente.

Según explicó Consolandich, cuando UTE debe estimar el consumo a clientes de tarifa residencial emplea una fórmula paramétrica que considera el histórico de consumo de ese suministro, el consumo del mes inmediato anterior y el del mismo mes del año pasado. “Al ponderar esos datos se logra ajustar el importe al consumo normal que suele tener ese cliente”, indicó.

En el caso de los clientes de carácter zafral (que suelen tener un consumo estable durante todo el año), el ente define que se repetirá el consumo que el cliente hizo el mismo mes del año anterior.

Y el tercer criterio de estimación se aplica con otro tipo de clientes en los que también presentan un consumo “relativamente estable”, por lo que UTE define que se repita el consumo del mes inmediato anterior.

“Los módulos de estimación técnicos se controlan periódicamente, son muy confiables y ajustados a lo que sería el consumo real del cliente”, indicó Consolandich. Sobre este punto, añadió que de 1.450.000 clientes que tiene UTE, se realizan estimaciones de consumo a un 7% u 8% del total. “Es un número muy bajo y racional”, comentó y explicó que de ese porcentaje “solamente el 1% o 2% termina siendo refacturado”.

No obstante, Consolandich sugirió que “lo más importante” es que el cliente “intente evitar” la facturación estimada.

Por otro lado, la facturación forzada implica que hubo un error en la lectura. Ese error puede deberse a múltiples motivos tales como: un aumento de equipamiento eléctrico del cliente (aire acondicionado, climatizador); un cambio en el titular del servicio u otros comportamientos de consumo que no se correlacionan con el histórico del cliente.

En ese caso el inspector de UTE deberá verificar nuevamente la lectura del medidor para constatar que no se haya equivocado al digitar el consumo, se puede coordinar una visita técnica al domicilio, se evalúa la potencia contratada y se puede analizar si hubo cambios en la modalidad del consumo del cliente. Si está en lo correcto emitirá una nueva factura con un importe que corresponda al nuevo consumo.

Si el cliente al recibir la factura entiende que el importe que debe pagar no se correlaciona con lo que consumió, podrá reclamar al ente para que analicen su caso.

Por otra parte, también puede ocurrir que la estimación realizada por UTE haya sido menor al consumo real, por lo que al siguiente mes el ente deberá cobrar esa diferencia.

Según se ejemplifica en el portal de UTE, si “un consumo fue estimado en 300 kilovatio hora (kWh) porque eso arrojó el cálculo mencionado, pero el consumo real fue de 400 kWh, ese mes, el cliente se beneficiará con el no cobro de 100 kWh, pero cuando la lectura real se pueda efectuar, esos 100 kWh se sumarán al nuevo consumo. Entonces ese mes, ese cliente deberá pagar más de lo que pensaba”.

¿Quién se encarga de fiscalizar el cumplimiento de la normativa de UTE? La Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea). Según explicaron a El País fuentes de dicho organismo, en 2018 recibieron 169 reclamos por casos de energía de UTE, sin embargo, no especificaron cuántos de este total correspondieron a reclamos por facturación forzada y estimada.

En el caso de que el cliente quede disconforme con UTE debe hacer el reclamo directamente con el ente, si aún así la respuesta no le convence, puede acudir a la página web de Ursea y realizar su reclamo en línea.

¿Qué otras formas de reclamo existen?

 El Área de Defensa del Consumidor del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) también recibe reclamos por este tipo de casos. Así lo indicó a El País, Álvaro Fuentes, encargado del área quien explicó que desde 2012 a la fecha, han recibido 54 casos de reclamos por “facturación forzada” de UTE. “No es el más reclamado en temas energéticos de nuestra oficina pero efectivamente está entre los primeros”, indicó Fuentes. Lo que hace el área del MEF en este caso es mediar entre UTE y el consumidor a distancia (a través de la web, e-mail o teléfono) y en caso de no tener éxito solicitan una audiencia de mediación. En caso de recibir denuncias, el MEF las deriva directamente a Ursea.

La apuesta de UTE por los medidores inteligentes

Según explicaron a El País fuentes de UTE, la empresa estatal tiene previsto instalar en todos los hogares -de forma gradual- medidores inteligentes. Estos dispositivos permitirán una lectura del consumo eléctrico en forma automática, lo que brindará “mayor transparencia, información y beneficios” tanto para el consumidor como para UTE, según indicaron desde el ente. El primer objetivo es avanzar con la colocación de 350.000 aparatos hasta llegar a la totalidad de clientes, hasta el momento, se llevan colocados 60.000. “Con esta tecnología, las estimaciones en el futuro serán mucho más exactas”, indicó Frederick Consolandich.

¿Qué otras formas de reclamo existen?

El Área de Defensa del Consumidor del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) también recibe reclamos por este tipo de casos. Así lo indicó a El País, Álvaro Fuentes, encargado del área quien explicó que desde 2012 a la fecha, han recibido 54 casos de reclamos por “facturación forzada” de UTE. “No es el más reclamado en temas energéticos de nuestra oficina pero efectivamente está entre los primeros”, indicó Fuentes. Lo que hace el área del MEF en este caso es mediar entre UTE y el consumidor a distancia (a través de la web, e-mail o teléfono) y en caso de no tener éxito solicitan una audiencia de mediación. En caso de recibir denuncias, el MEF las deriva directamente a Ursea.

LA PREGUNTA 

¿De qué forma se puede financiar la diferencia por estimación en la factura de UTE?


La respuesta: Una reciente resolución del Directorio de UTE determinó que la diferencia por “estimaciones de lectura” podrá pagarse hasta en seis cuotas.

¿Qué significa esto? Que cuando se regulariza la lectura del medidor de UTE, tras un consumo estimado y el cliente debe pagar la diferencia por una estimación menor al consumo real, podrá financiarlo. Hasta ahora, cuando UTE no puede acceder, por distintas razones, a la lectura del medidor, ese mes factura lo que se conoce como “estimación” o “consumo estimado”.

Pero el problema para el usuario se presenta cuando esa estimación fue menor al consumo real y al mes siguiente, o cuando UTE puede acceder a la lectura del medidor, debe cobrar la diferencia no facturada en su momento.

Aunque esa diferencia fue efectivamente consumida por el cliente, solo que no fue cobrada en su momento, UTE resolvió que en adelante se pueda abonar en seis cuotas. Si bien esta financiación era algo que el cliente ya podía solicitar, a partir de implementada esta modificación será automática.

Es decir que próximamente, el mes en que la lectura se regulariza, si hay una diferencia derivada de una estimación anterior, automáticamente la misma será facturada en seis cuotas. (Fuente: Portal de UTE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)