“Complica” ventas dicen y cuestionan política uruguaya de contener dólar

Devaluación china: alarma y crítica de los exportadores

El gobierno chino volvió a aplicar una mini-devaluación al yuan ayer que lo llevó hasta a un mínimo de cuatro años. La situación preocupa en Uruguay, donde el sector exportador sostiene que complica aún más el sombrío horizonte de las ventas al exterior.

En dos días, el yuan perdió un 3,5% de valor frente al dólar y la devaluación (ver gráfico) —más allá de su porcentaje— es tomada como una señal de incertidumbre y de preocupación en los mercados internacionales. Y esa preocupación también se instaló en los exportadores locales.

Si no puede ver la imagen haga click aquí 

Ya el comercio con el gigante asiático venía en retroceso en los primeros siete meses del año, antes de la medida tomada por las autoridades monetarias chinas. Según datos del Instituto Uruguay XXI, las ventas hacia ese destino cayeron 15,6% en relación al mismo período del año pasado. Además, las exportaciones de los tres principales productos (soja, carne vacuna y lana y tejidos) que se comercian con China también mostraron una caída de 11,3%.

El presidente de la Unión de Exportadores (UEU), Álvaro Queijo, dijo a El País que la devaluación del yuan "complica más aún" la situación general de las exportaciones uruguayas que, en su totalidad, también vienen retrocediendo en el comparativo interanual.

"Esto va a afectar un poco más la competitividad de las exportaciones", sostuvo Queijo. Además, señaló que otro hecho que preocupa al sector es que China haya firmado acuerdos comerciales con Australia y Nueva Zelanda, competidores directos de Uruguay en la colocación de productos en el país asiático.

El no tener esos acuerdos hace que la mercadería nacional pague recargos al ingresar en el país de destino, lo que encarece su precio. "Los importadores chinos no van a comprar más caro", sostuvo Queijo.

"De alguna manera u otra, los países emergentes están devaluando sus monedas para tratar de equilibrar mejor sus cuentas y tratar de exportar más", dijo. China y Brasil son los dos principales socios comerciales de Uruguay y así lo están haciendo. Sin embargo, el presidente de la UEU sostuvo que Uruguay está recorriendo un camino inverso. "El Banco Central (BCU) sale a vender dólares para que la moneda no haga el recorrido normal que está haciendo el resto del mundo", cuestionó (ver nota aparte).

"En la mayoría de esos países (los emergentes) el banco central es el que está motivando una mayor devaluación mientras que acá se interviene en el mercado en el sentido inverso", añadió Queijo.

El asesor del Ministerio de Economía, Martín Vallcorba dijo ayer en el programa "Inicio de jornada" de Radio Carve que "un dólar más fuerte, implica precios de commodities más bajos en dólares. Lo de China hay que seguirlo atentamente".

El jerarca agregó que "la devaluación de China es parte del fortalecimiento del dólar a nivel global. China había estado acompañando al dólar, pero le generó problemas en las exportaciones. Ahora se pone a tono".

A su vez, el presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Federico Stanham expresó en la víspera que la devaluación del yuan hay que observarla como una situación puntual o estructural.

"Hay una devaluación que no es muy importante, es algo más de 3%. Obviamente que las devaluaciones lo que hacen es encarecer las importaciones para el país y alguna consecuencia seguramente tienen", advirtió. El presidente de INAC indicó que habrá que estar atentos en cómo evoluciona la economía china que tiene algunas señales de enlentecimiento.

Si bien las exportaciones hacia China cayeron, en el caso de la carne vacuna las ventas tuvieron un crecimiento de 74% con un 30% de participación en las colocaciones generales.

Soja.

Según datos oficiales, las ventas de la semilla hacia China cayeron en los primeros siete meses 35,3%. La soja es el principal producto que China le compra a Uruguay y además el país asiático es el primer importador mundial de la oleaginosa.

El broker de granos de Agrosud, Fernando Villamil, señaló a El País que las expectativas en el mercado internacional son de una participación todavía más relevante de China en la compra de soja.

En ese sentido, hizo referencia al informe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) —publicado ayer— donde se indicó que la proyección de importación de China para el ciclo 2015/2016 es superior al anterior. La previsión es de compras por 79,5 millones de toneladas frente a los 74 millones anteriores.

"Por lo tanto, China estaría manteniendo su participación. Obviamente esta proyección no tomó la devaluación de los dos últimos días, pero es de suponer que como la soja es un producto básico mantenga los niveles de consumo", expresó Villamil.

Depreciación.

El yuan retrocedió ayer a un mínimo de cuatro años, en su segunda sesión consecutiva de pérdidas, luego que las autoridades devaluaron a la moneda, una decisión que avivó el temor a una guerra mundial de divisas y levantó críticas contra Beijing por ofrecer una ventaja injusta a sus exportadores.

El yuan al contado en China cayó a un mínimo de 6,4510 unidades por dólar, su menor nivel desde agosto del 2011, después de que el banco central fijó su punto medio diario de referencia en 6,3306 unidades, por debajo del nivel de la devaluación del martes.

La moneda china tuvo un desempeño incluso más débil en las cotizaciones internacionales, tocando el nivel de 6,59 unidades. El yuan ya perdió 3,5% en China en los últimos dos días y alrededor de 4,8% en los mercados internacionales.

El banco central, que describió la devaluación como una medida excepcional para que el yuan responda mejor a las fuerzas del mercado, trató de tranquilizar a los mercados financieros. "Tomando en cuenta la situación económica nacional e internacional, en la actualidad no hay ninguna base para una tendencia de depreciación sostenida del yuan", dijo el Banco Popular de China en un comunicado.

Sin embargo, la baja del yuan arrastró a otras monedas asiáticas como la rupia de Indonesia, el ringgit malayo, mientras que los dólares australiano y neozelandés tocaron mínimos de seis años. La Bolsa de Nueva York cerró estable tras la recuperación de algunas acciones que contrarrestaron las preocupaciones por China. CON DATOS DE REUTERS

Paso positivo para el fondo.

La decisión del martes del Banco Central de China de cambiar el mecanismo para fijar la tasa de referencia diaria del yuan "parece ser un paso positivo" ya que debería permitir que las fuerzas del mercado tengan un mayor rol para determinar el tipo de cambio, dijo el Fondo Monetario Internacional (FMI). "La mayor flexibilidad de la tasa de cambio es importante para China mientras lucha por dar a las fuerzas del mercado un papel decisivo en la economía, en momentos en que se integra con rapidez a los mercados financieros globales", afirmó. "Nosotros creemos que China puede, y debería, apuntar a lograr efectivamente un sistema de tasa de cambio flotante dentro de dos a tres años", dijo un portavoz del FMI.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)