FINANZAS DE BOLSILLO

Digitalización y finanzas: un nuevo mundo que requiere educación

Expertos marcaron la importancia de enseñar a clientes, para evitar la exclusión.

EduFin Summit 2019. Foto: BBVA
EduFin Summit 2019. Foto: BBVA

En un mundo en el que la digitalización avanza a pasos agigantados, y donde los celulares se usan cada vez menos para hablar y cada vez más para cuestiones como pagar cuentas, importa cuán formados estamos para operar con las nuevas herramientas financieras. ¿Sabemos las ventajas y los riesgos a la hora de tomar un préstamo?, ¿usamos correctamente nuestra tarjeta de crédito?, ¿qué se hace con nuestros datos personales?

Estas y otras preguntas fueron planteadas en el “EduFin Summit 2019: digitalización y educación financiera para crear nuevas oportunidades”, que reunió a más de 30 expertos de todo el mundo y 250 invitados en Madrid.

Esta fue la tercera edición del evento, una cumbre global organizada por el Centro para la Educación y Capacidades Financieras del banco BBVA. Las dos jornadas tuvieron un denominador común: insistir, y mucho, en educar en temas financieros, a los efectos de que la gente tenga claro cuáles son las ventajas y riesgos a los que se enfrenta.

EduFin Summit 2019. Foto: BBVA
EduFin Summit 2019. Foto: BBVA

Un concepto que el presidente de BBVA, Carlos Torres Vila, remarcó en su intervención: “La educación es la mejor palanca para acabar con la desigualdad y promover el desarrollo sostenible. Es la manera más sencilla de poner al alcance de todos, muy especialmente de los más vulnerables, las oportunidades de la nueva era”.

Es que para Torres Vila a menudo no tenemos siquiera conciencia de lo que implican algunas decisiones para nuestro futuro. “Esto empieza con las decisiones de consumo, que resultan siempre más tentador que el ahorro porque tiene la gratificación inmediata”, dijo.

El presidente de BBVA insistió en que “es difícil sin la adecuada educación financiera tomar conciencia de lo que supone endeudarse en exceso o no tener cubiertos riesgos básicos que pueden tener efectos catastróficos para toda la vida”.

“En el fondo -concluyó- lo que buscamos es que el dinero no sea un obstáculo para la vida, sino un facilitador que nos permita alcanzar nuestros objetivos”.

Juan Manuel González-Páramo, miembro del Consejo de Administración y director Global de Economía y Relaciones Institucionales de BBVA, ahondó en este punto. “El estrés vinculado al dinero se reduce bastante con la educación financiera”, dijo, y subrayó su preocupación por el alto endeudamiento, que ubicó a nivel global por encima de la crisis de 2008.

EduFin Summit 2019. Foto: BBVA
EduFin Summit 2019. Foto: BBVA

“Cada vez tengo más claro -afirmó- que la inversión en educación y conocimiento es la inversión con la mayor tasa de retorno también desde el punto de vista social”.

Flore-Anne Messy, jefa de la división de Asuntos Financieros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), habló de digitalización y salud financiera. Sin embargo, alertó sobre los riesgos. Messy mencionó especialmente el mal uso de los productos digitales, nuevos tipos de fraude, información inadecuada y problemas con la seguridad de los datos personales.

“El aumento de la digitalización sin una correcta educación financiera y digital, conlleva nuevos tipos de exclusión”, alertó.

Precisamente, sobre cómo evitar la digitalización excluyente expuso Rolando Arellano, experto en marketing, que dio su fórmula para la toma de decisiones financieras. “Primero, comprender; segundo, querer; tercero, actuar. El problema es que, a veces, se lleva a cabo el paso dos y luego el tres, sin pasar por el uno”, explicó.

En su opinión, la inmediatez que permite la digitalización aumenta este problema, generando una especie de “círculo vicioso” en el que se toman créditos que luego no se pueden pagar. “Si aceleramos el acceso al crédito sin haber educado en gestionarlo, se produce el efecto perverso de acelerar la exclusión financiera en vez de la inclusión”, subrayó.

Y, si de educar se trata, los museos son un buen instrumento. De eso habló en el panel Silvia Singer, directora del Museo Interactivo de Economía de México. “No queremos que la gente sea economista, queremos que entienda que esto es importante para su vida diaria”, dijo Singer, para quien la gente “confía más en los museos” de lo que se cree. Singer, bióloga de profesión, propuso que la inclusión financiera sea parte de la currícula escolar.

En el mismo panel intervino Wang Wei, presidente del Museo de Finanzas de China. Su mensaje fue: “El dinero no es el enemigo, sino un amigo con el que tenemos que aprender a convivir”.

El EduFin sirvió además para que BBVA muestre algunos de los productos que está desarrollando para fomentar las buenas prácticas financieras entre sus clientes. Por ejemplo, el programa Héroes, para promover el desarrollo sostenible de emprendedores en América Latina en zonas vulnerables.

Otra herramienta que presentó el banco fue el Programa tu Cuenta, que permite desde una aplicación organizar los gastos desde el celular, e incluso a través de la opción “redondeo” derivar a una cuenta de ahorro el dinero que sobra de una compra o del pago de un servicio.

Todos los mensajes de los expertos que participaron en el EduFin de BBVA insistiendo en la educación financiera, adquirieron mayor relevancia a partir de los datos de la Encuesta de Competencia Financiera que refrescó el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. Dicho sondeo reveló “la pobre educación financiera que todavía existe” en España.

“La falta de conocimientos financieros resulta particularmente elevada entre mayores y jóvenes. Las acciones de formación deben focalizarse en estos colectivos y evaluar sistemáticamente las medidas para identificar las que funcionan”, dijo Hernández de Cos. Según la encuesta, el 42% no sabe definir qué significa inflación, un 54% no sabe qué es un tipo de interés compuesto, y un 51% no define diversificación del riesgo.

En otro panel, el presidente de la Asociación Española de Banca, José María Roldán, dijo que “la banca está muy bien posicionada para dar garantías de confidencialidad y seguridad a los clientes”. Sin embargo, insistió en que el cliente debe asumir un rol activo para protegerse.

“La primera barrera en la lucha contra el cibercrimen son los propios usuarios que han de ser conscientes de los riesgos de la nueva era digital”, concluyó Roldán.

La pregunta: ¿En qué situación se encuentra América Latina en materia de inclusión financiera?
La respuesta: “No es un fin, es un medio para el bienestar”

En términos de acceso, América Latina ha hecho la tarea, ha tenido avances muy importantes. En cambio, en términos de uso vemos una brecha muy grande. México, Argentina y El Salvador han venido reduciendo el uso. ¿Eso qué quiere decir? Una hipótesis es que son personas que pueden llegar a tener acceso a una cuenta, pero que no la usan, porque probablemente ese producto financiero no se adecue a las necesidades que tiene. Es un llamado a diseñar productos que realmente puedan solucionar las necesidades que tienen las personas.

Los bancos no pueden tener clientes solo para ofrecerles cuantos productos financieros hay, éstos deben poder manejar responsablemente sus finanzas.

La inclusión financiera no es un fin, es un medio para lograr el bienestar financiero y la protección del consumidor. Las personas creen que porque le están ofreciendo tarjetas de crédito, están en condiciones de tenerlas y gastar. Esa gente en las estadísticas está incluida, pero llega a un endeudamiento que el mismo sistema las excluye.

Todavía persisten retos muy grandes en materia de digitalización en América Latina, a excepción de países como Brasil, Chile, Costa Rica y Uruguay.

*Diana Mejía, especialista en Desarrollo Productivo y Competitividad de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina.

Un cambio de estrategia: la financiación verde

BBVA asumió un compromiso con el cambio climático. Y en esa estrategia ha decidido dejar de financiar proyectos de inversión que no vayan en línea con el Acuerdo de París. “Dentro de la agenda 2030, hay dos ámbitos que estamos priorizando: uno, la transición ecológica, todo lo que tiene que ver con la lucha contra el cambio climático; y dos, la inclusión, la lucha contra la inequidad, brindar oportunidades a todos y todas”, dijo a El País Antoni Ballabriga, director global de Negocios Responsables de BBVA. El banco español decidió movilizar 100.000 millones de euros entre 2018 y 2015 en el marco de esta nueva estrategia. La mayor parte de ese financiamiento (70.000 millones de euros) irá a proyectos como energía renovable o movilidad sostenible. Otros 18.000 millones se destinarán a inclusión financiera, y los 12.000 millones restantes a infraestructura, como autopistas, escuelas y hospitales. “El banco decidió que determinadas actividades no las queremos financiar. No queremos financiar ampliaciones de minas de carbón, o determinadas actividades agropecuarias que no cumplen con los estándares europeos más exigentes”, dijo Ballabriga. “Acá no se trata solo de excluir ciertas actividades, sino cómo ayudar a las empresas, como ayudar a las compañías a ser más verdes, como ayudar a nuestros clientes a hacer la transición”, indicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)