MERCADOS

El dólar cayó por tercer mes seguido, ¿a cuánto va a cotizar al cierre del año y a fin del próximo?

En las pizarras del Banco República (BROU), el dólar bajó 15 centésimos en junio “punta a punta”. El promedio pizarra en el mes a la compra fue de $ 42,41 y a la venta de $ 44,81.

Funcionaria de una casa de cambio ajusta el valor del dólar en la pizarra para el público. Foto: Estefanía Leal
Funcionaria de una casa de cambio ajusta el valor del dólar en la pizarra para el público. Foto: Estefanía Leal

En junio el dólar cayó por tercer mes consecutivo en el mercado local, aunque la reducción fue menor a la que se dio en Brasil, la principal referencia cambiaria. Esta vez, el descenso “punta a punta” (al comparar el valor de ayer con el de fin de mayo) fue de 0,5% (en mayo había caído levemente 0,02% y en abril bajó 0,87%) a nivel interbancario.

Esta baja mensual se explica porque las caídas diarias fueron más pronunciadas que las subas, dado que si analizamos la cantidad de jornadas en las que hubo cotización (21 días) fueron más en las que evolucionó al alza (12 días) que en las que lo hizo a la baja (10 días).

El mayor aumento diario se dio el 17 de junio cuando subió respecto al día anterior un 0,26% y el descenso más pronunciado fue el 23 de junio cuando bajó 0,37% (esta fue la mayor caída diaria en tres meses además). El máximo valor alcanzado por el dólar interbancario se dio el 18 de junio cuando cotizó en $ 43,813 (luego de subir cuatro jornadas seguidas) y el mínimo fue el 23 del mes cuando se negoció en $ 43,422 (que además fue el menor precio en cuatro meses, desde el 2 de marzo pasado cuando cotizaba en $ 43,33).

El promedio mensual del dólar se ubicó en $ 43,604, lo que implica una caída respecto al promedio de mayo de 0,87%. Esta baja en el valor promedio es la cuarta en el año y la tercera que se da de forma consecutiva, en mayo descendió 0,24%, en abril 0,38% y en enero 0,27%.

Ayer, el dólar interbancario se negoció en promedio a $ 43,577, con un aumento de 0,25% respecto al martes. Durante la sesión, la moneda estadounidense cotizó entre $ 43,45 y $ 43,65, para cerrar finalmente en el máximo. El valor de cierre subió 0,39% respecto al anterior. En lo que va del año la moneda estadounidense aumenta 2,92% y en los últimos 12 meses (respecto al cierre de junio de 2020) sube 3,23%.

Cotización "punta a punta" del dólar en junio de 2021
Cotización "punta a punta" del dólar en junio de 2021

Al público, en las pizarras del Banco República (BROU), el dólar bajó 15 centésimos en junio “punta a punta”. El promedio pizarra en el mes a la compra fue de $ 42,41 y a la venta de $ 44,81. Ayer el billete verde al público, aumentó 20 centésimos respecto al martes y finalizó en $ 42,50 y $ 44,90 compra y venta respectivamente.

Durante el mes se realizaron a través de la Bolsa Electrónica de Valores (Bevsa) un total de 886 transacciones por un monto equivalente a US$ 406 millones. El día de mayor operativa fue el 16 de junio con un total de 92 operaciones por US$ 46,9 millones. Ayer el total de transacciones fue de 57 y se operó un monto de US$ 26,5 millones.

En Brasil, principal mercado de referencia en materia cambiaria, la moneda estadounidense subió ayer 1,16% respecto al martes y finalizó el mes en 5,0022 reales. En junio el dólar en Brasil bajó 4,40% y en el año cae 3,74%.

En Argentina, el dólar oficial subió un 0,01% ayer respecto al martes y finalizó el mes en 95,72 pesos argentinos. En junio el dólar en Argentina se incrementó 1,05% y en lo que va del año aumenta 13,75%

¿Y a futuro?

Una de las preguntas que más se repite a cualquier analista económico es qué va a pasar con el dólar.

El Banco Central (BCU) divulgó ayer su reciente Encuesta de Expectativas Económicas, en la que consultó a bancos, consultoras, economistas y AFAP sobre la evolución del billete verde en el mercado local.

En ese sentido, los analistas en mediana -se ordenan las respuestas de menor a mayor y se toma la del centro- ajustaron a la baja su estimación del valor del dólar para fin de año: preveían que cotizara a $ 45,30 en mayo y ahora estiman que lo hará a $ 44,60. Las respuestas oscilan entre $ 43 y $ 44,50.

En tanto, para fin de 2022 los bancos, consultoras, economistas y AFAP proyectaron que el dólar cerrará a $ 47,50 (cuando hace un mes preveían que finalizara a $ 47,75). En ese caso, las respuestas van de $ 40 a $ 49.

El BCU confirmó que la recuperación de la actividad económica se ralentizó durante el cuarto trimestre del año. Foto: Archivo El País
El pabellón nacional frente a la fachada del Banco Central del Uruguay. Foto: Archivo El País

Por último, para fin de 2023 los analistas estimaron en mediana que el billete verde cotice a $ 49,94 (cuando hace un proyectaban que se negociaría a $ 50,75). Las respuestas oscilaron entre $ 41 y $ 52.

Competitividad.

En mayo la competitividad externa de productos uruguayos medidos en dólares aumentó frente al mes previo un 1,53%, según los datos publicados ayer por el BCU. Son cuatro los meses en el que se da una mejora en el índice, (en febrero el indicador presentó un aumento de 0,48%, en marzo 2,37% y en abril 0,23%).

A nivel interanual, es decir al comprar mayo con igual mes del año anterior, el tipo de cambio real aumenta 5,52%. Esta es la segunda mejora consecutiva en el indicador, dado que en el mes de abril subió 1,7%.

Frente a los socios extrarregionales, en la comparación mensual la competitividad mejoró 0,43% (en abril había caído 0,34%) y a nivel interanual la suba fue de 6,2%.

Respecto a los socios regionales, el tipo de cambio real se incrementó 3,13% en mayo respecto a abril (es el cuarto mes seguido al alza, dado que en febrero había aumentado 0,36%, en marzo 2,66% y en abril 1,07%). Mientras que en la comparación interanual hubo una mejora de la competitividad de 4,58%, siendo la primera vez en 14 meses que aumenta frente a Argentina y Brasil.

Cabe recordar que el tipo de cambio real es un indicador que mide la relación de precios al consumo entre los productos uruguayos, nominados en dólares, y los productos al consumo de los principales socios comerciales, medida que constituye uno de los indicadores principales de la competitividad del país, aunque existen otros que también deben considerarse a la hora de evaluar la competitividad en forma sintética.

¿Qué pasa con las expectativas sobre economía, empleo, déficit e inflación?
El BCU es el encargado de administras las reservas propias, del gobierno y de los bancos. Foto: Leonardo Mainé

Economistas, consultoras, bancos y AFAP consultados por el Banco Central (BCU) a través de la Encuesta de Expectativas Económicas y de Inflación del mes de junio, estimaron que el Producto Interno Bruto (PIB) de Uruguay en 2021 crezca 2,7%, lo que implicó una estabilidad frente a las previsiones del mes anterior cuando proyectaron el mismo crecimiento. Sin embargo, en el largo plazo las expectativas de los analistas mejoraron.

De acuerdo con los datos publicados ayer por el regulador, en mediana -se ordenan las respuestas de menor a mayor y se toma la del centro- los 25 analistas consultados estiman que el PIB en 2022 aumentará 2,9%. Esto significó una mejor proyección en comparación con la del mes anterior cuando habían estimado un crecimiento de 2,7% para el año próximo.

En tanto, para 2023 las respuestas apuntaron a un crecimiento de la economía del 3%, cifra que reflejó también un mejor optimismo en comparación con lo estimado en mayo (+2,5%).

En relación a la tasa de desempleo, en mediana, los analistas consultados creen que este año se ubicará en 10,15% y proyectan que baje a 9,47% el año que viene y a 9% en 2022.

Ayer se conocieron los datos del mercado laboral de mayo que señalaron que el desempleo pasó de 9,7% en abril a 10,2%.

Las expectativas sobre el desempleo son más optimistas en comparación con los datos de marzo (el BCU no releva ese indicador en abril y mayo), cuando los analistas estimaban que el desempleo fuera 10,45% este año, 10% en 2022 y 9% en 2023.

En tanto, la tasa de empleo (que mide el porcentaje de personas empleadas en relación a la Población en Edad de Trabajar) se ubicaría en 55,3% este año en mediana, aumentaría a 56,12% el próximo año y se ubicaría en 57,19% en 2023, según las estimaciones de los analistas.

En lo que respecta a las proyecciones del déficit fiscal, los 25 analistas consultados prevén en mediana que sea de 5,25% del PIB en 2021 (fueron más pesimistas en comparación con marzo cuando estimaban que el déficit del año se ubicara en 4,95%) y visualizan una baja para los próximos dos años al ubicarse en 4% del PIB y 3,2% del PIB, respectivamente.

Por otra parte, el BCU también relevó las expectativas de inflación que registraron una leve alza para este año. En mediana, los analistas prevén que los precios al consumo suban 7,1% en 2021 (en mayo estimaban un 7%), en 2022 creen que la inflación será de 6,7% (en mayo preveían que fuera 6,8%) y en 2023 de 6%.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados