EL CAMBIO DE TENDENCIA

El dólar lleva siete semanas a la baja, la mayor racha desde 2009

Igual, ayer subió 0,26% luego de seis jornadas de caída.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dólares. Foto: AFP

El precio del dólar estadounidense se mantiene en la senda imparable de los descensos semanales, que ya llega a siete semanas consecutivas, lo que supone la racha negativa más prolongada desde fines del año 2009, a pesar de las compras del Banco Central (BCU).

Sin embargo, ayer hubo un cambio. El dólar interbancario subió 0,26% en el promedio de las compraventas, luego de seis jornadas consecutivas a la baja. El billete verde cotizó a $ 28,763. Pese a la suba de ayer, cerró la semana con un descenso "punta a punta" de 1,35%, y acumula un desplome de 3,32% en el mes y de 3,72% en el año.

El Banco República (BROU), por su parte, incrementó ayer respecto al jueves 10 centésimos la compra de la cotización al público a $ 28,25 y cinco centésimos la venta a $ 29,35. La variación semanal fue de una reducción de 35 centésimos en ambos casos.

A través de las pantallas de la Bolsa Electrónica de Valores (Bevsa) se operaron un total de US$ 126,1 millones entre lunes y viernes.

El circuito cambiario local mostró una fuerte presión vendedora a lo largo de toda la semana hasta el jueves inclusive.

Esto ejerció una lógica presión bajista sobre el tipo de cambio, que lo llevó a los menores guarismos en 11 meses.

El BCU intervino en las cinco sesiones de la semana, comprando un total de US$ 27,9 millones, las mayores adquisiciones desde principios de junio de 2013.

Estas compras sirvieron para amortiguar el ritmo bajista y evitaron desplomes mayores.

Recién ayer el dólar tuvo un "alivio", con un lógico ajuste al alza luego de haber alcanzado niveles mínimos, con varios agentes aprovechando para comprar con la expectativa de que la divisa pueda repuntar en los próximos días, con lo que obtendrían una ganancia por este concepto. Dichas expectativas de los agentes se basan, según indicaron a El País operadores cambiarios consultados, en buena medida, en las declaraciones efectuadas por el presidente del BCU, Mario Bergara, de que las compras de divisas intentan "sostener la cotización en algún piso".

Bergara señaló el miércoles en Maldonado, que ese piso "está difícil de encontrar porque el dólar está cayendo en el mundo". Ayer, de hecho lo encontró y el BCU solamente compró US$ 800.000.

"Si bien en estos últimos tiempos el dólar está cayendo, estamos entre un 30% y un 40% por arriba de lo que estábamos hace dos años. Y la perspectiva de la depreciación cambiaria (del peso) seguirá", había señalado Bergara.

A esto se le sumó el hecho de que ayer el dólar subió en el exterior. En Brasil —principal referencia local— dio un salto de 1,43% al culminar la jornada operándose en 3,185 reales.

El presidente del Banco Central de Brasil, Ilan Goldfajn, reiteró ayer que la entidad utilizará "con cautela" sus herramientas cuando sea necesario intervenir en el mercado cambiario.

"Con respecto a la tasa de cambio flotante, hemos dicho que el Banco Central, a su discreción y sin dañar las premisas de su régimen, utilizará con moderación las herramientas de divisas disponibles", aseguró Goldfajn.

Además, la divisa estadounidense cayó un 0,15%, a 95,725, frente a una canasta de seis monedas relevantes, después de bajar a 95,254, el menor nivel en una semana para ese indicador. El billete verde también perdió un 0,77% contra el yen, a 101,19 yenes, y un 0,20% frente al euro a 1,1159 euros.

"En particular, el dato de ventas minoristas de Estados Unidos está haciendo que el dólar se debilite", dijo Nick Bennenbroek, director de estrategia monetaria en Wells Fargo Securities en Nueva York.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)