EL TIPO DE CAMBIO EN CAÍDA

El dólar en su menor nivel en un año; BCU justifica intervención

Se hace “para que la caída no sea tan grande y no genere tanto ruido”, dijo el titular del Central, Mario Bergara.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bergara destacó el "esfuerzo" del BCU para que dólar no se desplome. Foto: D. Borrelli

El tipo de cambio tuvo un marcado descenso ayer, el segundo consecutivo, y alcanzó su menor valor desde el 31 de agosto del año pasado, con un mercado netamente vendedor y pese a que el Banco Central (BCU) compró US$ 21,5 millones.

El presidente del BCU, Mario Bergara, analizó que hubo que hacer "un esfuerzo" para que la divisa estadounidense "no se desplomara más".

El dólar interbancario fondo se operó ayer a a $ 28,558 en promedio, un 0,64% por debajo de la media del lunes. Así, la divisa ha retrocedido en 10 de las 12 sesiones de agosto y acumula un desplome de 4,01% en el mes y de 4,4% en el año.

En tanto, el Banco República (BROU) redujo 20 centésimos la pizarra a $ 27,95 la compra y $ 29,10 la venta.

Durante la jornada, el precio más alto negociado fue $ 28,70 y el más bajo, alcanzado al cierre, fue de $ 28,50. A través de la Bolsa Electrónica (Bevsa) se operaron US$ 46,6 millones.

Agentes cambiarios dijeron a El País que la jornada se presentó muy vendedora desde el inicio. Destacaron que las compras efectuadas por el BCU, quien apareció ya cerca del mediodía, no hicieron más que profundizar la oferta de dólares.

Al respecto, Bergara expresó que las intervenciones de la autoridad monetaria "tienen impacto" en la cotización de la divisa ya que "le ponen señales a las transacciones realizadas en el mercado".

Ayer al disertar en la sede del Colegio de Contadores, Economistas y Administradores (Cceau), el jerarca respondió ante una pregunta del auditorio sobre el futuro del dólar: "ni Mandrake le pone número". Aunque indicó que el mercado debe tener la tranquilidad de que la cotización de la moneda estadounidense "acompañará lo que pase con el dólar a nivel global".

En la misma línea, añadió que el BCU "actúa dentro de ciertos márgenes pero nunca en contra de los fundamentos" que marcan la evolución global del dólar. También explicó que si se acumulan varios días con una baja en el precio de la divisa, se interviene "para tratar de que la caída no sea tan grande y no genere tanto ruido".

Bergara reiteró que "estructuralmente" la divisa deberá fortalecerse, pero analizó que en un mundo con alta volatilidad e incertidumbre esa tendencia al alza se procesa bajo un esquema "de montaña rusa: un día se desploma, después sube, por dos meses no pasa nada".

A su vez, explicó que el mercado cambiario local "es chico" por lo que unos pocos movimientos pueden incidir mucho en el precio de la divisa estadounidense.

Flexibilidad.

Pese a defender las intervenciones del BCU sobre el mercado del dólar, Bergara también resaltó la eficacia de mantener una política de flexibilidad cambiaria. Recordó que en las dos grandes crisis que sufrió en las últimas décadas el sistema bancario uruguayo existía un tipo de cambio fijo o con banda de flotación, que agravó la situación.

"La flexibilización cambiaria es fundamental pero con criterio", subrayó y agregó que la flotación debe "reflejar el valor del dólar por cuestiones de fundamentos y no circunstanciales".

A propósito de esto último, recordó cuando varios analistas recomendaban a principio de año acompañar el proceso de devaluación del real brasileño. Manifestó que cuando el valor del dólar en Brasil superó los 4 reales hubo "una sobrerreacción" de los mercados y haber acompañado eso en Uruguay hubiera significado una divisa cotizando en $ 34 o $ 35 para luego caer nuevamente.

Por otra parte, Bergara destacó el manejo de la deuda que realizó el gobierno en los últimos años alargando los plazos de vencimiento y desdolarizándola. Señaló que esto provocó que pese al proceso de fortalecimiento de la moneda estadounidense —que pasó de cotizar a $ 19 a superar los $ 30 entre 2014 y principios de 2016— no se afectarán los balances del Poder Ejecutivo.

"Este año es el piso de la caída en el crecimiento".

Mario Bergara dijo que existe consenso entre autoridades y analistas privados sobre que 2016 es "el año de piso en la caída del crecimiento" de la actividad y desde 2017 se recuperarán tasas de crecimiento moderadas. Aclaró que "difícilmente" se puedan retomar los niveles logrados en la última década. Además, el jerarca indicó que existe "un proceso de desaceleración global" con países desarrollados que no empujan, pero subrayó que Uruguay "sale bien parado".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)