Competitividad

Dólar: 4 meses de alza, pero a menor ritmo que vecinos

El fortalecimiento de la moneda estadounidense es un fenómeno global.

Foto: Reuters
Foto: Reuters

En junio el dólar completó su cuarto mes consecutivo al alza en Uruguay, eso debería suponer un alivio para los exportadores que reclamaban por un tipo de cambio más alto. Pero, el problema para ellos es que en Brasil y sobre todo en Argentina, el aumento del precio del billete verde se da un ritmo mucho mayor.

Brasil es el segundo destino en importancia de exportaciones de bienes para Uruguay y Argentina el cuarto. Si se miran los servicios, en el caso de los turísticos (el principal rubro de exportación de Uruguay), Argentina es el principal socio y Brasil el segundo.

Una suba del dólar que corre de atrás a los dos vecinos, lleva a un deterioro de la competitividad. Esto ya tiene consecuencias sobre la economía uruguaya (las ventas a Brasil caen 12% en lo que va del año) y se agudizarán si no se corrige (quedar "caros" con respecto a Argentina llevará a menos turistas de esa procedencia en la próxima temporada y/o a menos gasto de estos).

Para llevarlo a números: en el primer semestre (al comparar el valor de ayer con el de fin del año pasado), el dólar en Uruguay subió 9,39%, en Brasil se incrementó 16,98% y en Argentina saltó 54,7%.

Claro, en el vecino del otro lado del río hay factores que explican una suba tan brusca: una economía golpeada por inflación elevada y déficit fiscal más alto que el uruguayo, además de problemas de financiamiento. Por eso es difícil que la moneda estadounidense pueda trepar a esos niveles en el mercado local. Aun así, debería tener una brecha menor que la que se generó.

Junio.

En el sexto mes del año el billete verde siguió la tendencia de fortalecimiento global y osciló entre un precio mínimo de $ 31,046 al inicio, y un precio máximo de $ 31,716 el 20 junio, cuando alcanzó su mayor valor en más de dos años. Durante el mes cotizó en 11 sesiones a la baja y en nueve en ascenso de las 20 en que hubo operativa.

En junio, el dólar registró un incremento "punta a punta" (al comparar el precio de ayer con el de fin de mayo) de 0,88% y ayer cotizó en promedio a $ 31,466. Para tener como referencia, en Brasil ese aumento "punta a punta" fue de 3,76% y en Argentina de 15,78%.

El Banco Central (BCU), que había estado muy activo en el mercado de cambios en abril con compras de dólares para impulsar a la moneda estadounidense, en mayo apenas hizo una compra por un monto menor (US$ 500.000), pero en junio retomó su intervención. La diferencia fue que cambio de lado del mostrador: este mes vendió dólares para mostrar al merca-do que no estaba cómodo con como venía subiendo el billete verde.

En junio el BCU realizó ventas directas por un monto de US$ 3,5 millones y acordó operaciones de ventas de futuros por US$ 8 millones con vencimiento al 26 de julio y US$ 6 millones con vencimiento el 28 de agosto.

El valor medio del dólar fondo promedio durante junio fue de $ 31,366, con un incremento de 2,64% respecto a mayo y es el segundo mes consecutivo al alza. Además, es el mayor valor promedio mensual desde mayo de 2016 (en esa ocasión había cotizado a $ 31,385).

Al público, el dólar subió "punta a punta" 1,12% a la compra y 1,07% a la venta en las pizarras del Banco República y cerró el mes en $ 30,79 y en $ 32,19 respectivamente.

A través de la Bolsa Electrónica de Valores (Bevsa) se realizaron durante junio en total 932 transacciones por un monto equivalente a US$ 444,96 millones, cifra significativamente inferior a los US$ 541,06 millones transados en el mes previo.

Récord.

En Argentina, el dólar superó ayer su máximo histórico y se vendió a 29,57 pesos argentinos según el promedio entre entidades que realiza el Banco Central (BCRA), lo que supone una suba de casi 1 peso argentino respecto del cierre del jueves ($ 28,68) y una apreciación diaria superior al 3%.

En un escenario de alta demanda, la autoridad monetaria que conduce Luis Caputo, que el jueves había incrementado de US$ 100 millones a US$ 150 millones sus subastas diarias, decidió liquidar otros US$ 300 millones ayer para ampliar la oferta de dólares en la plaza. Esta operación —se colocó el total disponible a un precio de corte de 28,96 pesos argentinos— desinfló la presión sobre el tipo de cambio, que de todas maneras superó el máximo histórico.

Una nota del diario La Nación que consultó a analistas acerca de por qué en los otros países de la región los mercados no se derrumbaban como pasó en Argentina en el último tiempo ni el dólar aumenta tanto, concluyó que esto se explica por el déficit fiscal alto, la falta de confianza en la política económica local y la elevada exposición al endeudamiento.

A nivel global, el índice dólar (que mide al billete verde frente a una canasta de seis monedas relevantes) cerró el trimestre con un avance superior al 5%, apoyado principalmente en la divergencia de políticas monetarias. El mercado apuesta a que la Reserva Federal de Estados Unidos normalizará su política más rápidamente que el resto de los principales bancos centrales. Eso supone un aumento de las tasas de interés, es decir del "precio" del dinero.

El yuan registró la mayor pérdida mensual de su historia. A los inversores les preocupa que la disputa comercial entre China y Estados Unidos pueda lastimar a la segunda economía mundial. CON INFORMACIÓN DE REUTERS

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)