El Banco Central vendió US$ 183 millones al contado y a futuro en el mes

El dólar tuvo en julio mayor suba mensual en dos años

Julio fue el mes del salto del dólar en Uruguay, lo que obligó al Banco Central (BCU) a intervenir en el mercado cambiario contado (spot) por primera vez en dos años y a vender divisas por primera vez en seis años, con tal de evitar una suba mayor que se tradujera luego en más aumentos de precios.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El dólar aumentó $ 1,45 en el mes en la pizarra del BROU. Foto: M. Bonjour

De todas maneras, el gobierno no espera que haya una "explosión" del tipo de cambio en los próximos meses.

El precio del dólar estadounidense en el mercado local registró en julio el mayor incremento mensual "punta a punta" desde mayo de 2013, al subir un 5,39%, con una clara incidencia de la apreciación del billete verde frente a las principales divisas del mundo.

El dólar interbancario fondo se negoció ayer en promedió a $ 28,478, lo que implicó un alza diaria de 0,32% y el mismo nivel del viernes previo. Así, la divisa avanzó en julio por octavo mes consecutivo, la racha positiva más prolongada desde abril de 2004, y acumula una suba de 17,03% en 2015.

Si no puede ver la imagen haga click aquí

A su vez, las compraven- tas interbancarias del mes se efectuaron en promedio a $ 27,684, un 3,33% por encima de la media de junio.

En tanto, el Banco República (BROU) ubicó la cotización al público al cierre del mes en $ 28,10 para la compra y en $ 28,90 para la venta, 10 centésimos más que el cierre del jueves. En la semana, la cotización aumentó 15 y 10 centésimos en cada caso.

La variación mensual al público fue de un fuerte incremento de $ 1,45, compra y venta respectivamente.

A través de las pantallas de la Bolsa Electrónica de Valores (Bevsa) se operó un total de US$ 508,9 millones en el séptimo mes del año.

El mercado cambiario local se movió, básicamente, al influjo de la evolución internacional del dólar, donde se movió al alza por distintos factores.

En primer lugar, la crisis en Grecia generó mucha incer- tidumbre entre los inversores, y los llevó a buscar activos y monedas más seguras, como el dólar.

Una vez que se redujeron las presiones por Grecia, la crisis política y económica que está atravesando Brasil, principal referencia para la plaza cambiaria local, llevó al dólar en ese país a niveles no vistos desde abril de 2003, y su consiguiente impulso alcista en Uruguay.

De hecho, el billete verde se ubicó ayer en Brasil a 3,4247 reales, con lo que cerró julio con un salto de 10,16% y ha subido un 28,81% en 2015.

La presión sobre el tipo de cambio ha sido tal en Uruguay que ha alcanzado en varias ocasiones del mes los guarismos más elevados desde septiembre de 2004.

Esto determinó que el BCU, que había estado ausente des-de junio de 2013 (tanto comprando como vendiendo), apareciera el viernes pasado a vender dólares en el mercado spot —o al contado— por prime- ra vez desde marzo de 2009, como una forma de mandar una señal al mercado de que considera que la divisa ha subido de forma desmedida. El pasado viernes, vendió US$ 4,4 millones.

Esta semana debió volver a aparecer en dos sesiones vendiendo montos más elevados, (US$ 15,5 millones) dada la persistente presión alcista.

Pero, la intervención de la autoridad monetaria también estuvo muy activa vendiendo dólares a futuro —forward— en todo el mes.

Allí efectuó ventas a siete días por un total de US$ 163 millones.

Astori.

El ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori dijo ayer entrevistado en radio Sarandí que "no esperamos ninguna explosión en materia del tipo de cambio en los tiempos que vendrán. Lo que está ocurriendo es absolutamente previsible y lo venimos anunciando desde el año pasado".

Astori señaló que "no" obvia "lo que ocurre en Brasil" —en julio el dólar en el país vecino aumentó casi el doble que en Uruguay— "pero" mira "la historia de Uruguay en el largo plazo y veo que todas y cada una de las etapas han sido previsibles: el tipo de cambio deprimido y el más acelerado hoy".

El ministro dijo que "el ruido brasileño" puede "tener algún impacto circunstancial, sin duda. Pero nada que ver con 1999". Por aquel entonces, tanto Brasil como Uruguay tenían tipo de cambio fijo y el vecino dejó de fijarlo en enero de 1999, liberándolo y por ende devaluando fuertemente su moneda en un día. Uruguay siguió con el esquema de tipo de cambio fijo, si bien aceleró su ritmo devaluatorio, pero en junio de 2002 —con la crisis encima— debió liberarlo. Así, ambos países hoy tienen tipos de cambio flexibles, por lo que las grandes subas o bajas se dan en meses, en vez de en un día.

Según Astori, "Brasil está en una situación que no vivió en 1999 y Uruguay está en una situación absolutamente diferente. Uruguay aparece desacoplado de la región y en 1999 no ocurría eso. No estoy convocando a no prestar atención a esto, de ninguna manera. Pero Uruguay debe promover su diversificación" para seguir con "el desacople".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)