Dólar fortaleciéndose

El “efecto Argentina” recargado: ¿qué ven el gobierno y los analistas?

Para gobierno percepción sobre el país se destaca en “desorden” regional.

Guido Sandleris: el flamante presidente del Banco Central de la República Argentina implementó un nuevo esquema para reordenar. Foto: AFP
Guido Sandleris: el flamante presidente del Banco Central de la República Argentina implementó un nuevo esquema para reordenar. Foto: AFP

Cambio de autoridades en el equipo económico de gobierno, nuevas medidas, otro acuer-do con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Todo eso pasó en apenas dos días en Argentina.

Para el gobierno uruguayo, la situación del vecino es "preocupante" y todo ese "ruido" generado no constituye una buena "señal". Por eso, las autoridades uruguayas están "alertas" y si bien reconocen que habrá "impactos", creen que el país tiene "buenas fortalezas" para afrontarlos.

Del lado de los analistas, ven que el deterioro de Argentina y sus efectos cambiarios, pueden llevar a un "virtual estancamiento" de la actividad económica en el segundo semestre.

El "desorden".

El martes, el presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Luis Caputo renunció tras apenas tres meses en el cargo. Fue sustituido por Guido Sandleris, que hasta entonces se desempeñaba como viceministro de Economía.

Un día después, se confirmó que el FMI ampliaba su crédito de US$ 50.000 millones a US$ 57.100 millones en total. Además, más que duplica el desembolso de fondos en 2018 y 2019, al pasar de US$ 17.400 millones a US$ 36.200 millones.

También el miércoles, Sand-leris anunció el nuevo esquema monetario-cambiario: base monetaria (cantidad de dinero) en vez de tasa de interés (precio del dinero) y una banda de flotación aggiornada para el dólar (con una zona amplia de no intervención entre 34 y 44 pesos argentinos y con intervención del BCRA por hasta US$ 150 millones diarios si el billete verde pasa el "techo").

Con ello, "Argentina busca generar certezas y desacelerar la inflación" dijo a El País el analista de la consultora Oikos, Pablo Moya.

Pero, ¿cómo pegará este combo sobre Uruguay?

El presidente del Banco Central (BCU), Mario Bergara, dijo ayer en rueda de prensa al inaugurar la Feria Interactiva de Economía y Finanzas en Montevideo, que "la situación de Argentina sin dudas es preocupante" con "la economía argentina que va a caer quizás un 3%, con una inflación que ha recrudecido en los últimos meses y se estima que va camino al 40%, con una situación fiscal insostenible, un déficit de órdenes de ocho puntos del Producto Interno Bruto".

Bergara criticó que en Argentina "ha habido mucho ruido en estos días, que haya autoridades que se alejan, que entran, que salen en muy poco tiempo, nunca es una buena señal" y que "lo mejor que le puede pasar a Uruguay es que Argentina acomode su situación".

La directora de Departamento de Asesoramiento Financiero de Deloitte, Tamara Schandy dijo a El País que en el vecino, "lo que parece más claro es que vamos a un escenario con un apriete monetario importante. Es una apuesta riesgosa. Abre una perspectiva más recesiva en Argentina y puede complicar el cumplimiento de las metas fiscales, pero todo este paquete de anuncios también puede terminar teniendo un efecto positivo de expectativas".

Bergara recordó la crisis de 2002 y dijo que "estos problemas que hay en Argentina e incluso en Brasil, en otras épocas hubieran tenido impactos absolutamente dramáticos sobre la economía y la sociedad uruguayas".

Admitió que "lo que pasa en la región nos impacta porque no vivimos aislados, pero muchísimo menos que en el pasado. Uruguay sigue creciendo a pesar de la situación regional, seguimos con buenas fortalezas en el terreno macroeconómico, en el terreno financiero". Pero, señaló que a nivel internacional la "muy buena" percepción sobre Uruguay "se consolida y se destaca aún más en este contexto de tal desorden en la región".

El presidente del BCU evaluó que "lo que pasa en Argentina tiene impactos en términos de competitividad, en términos de precios, en términos de lo que pasa en la frontera (ver aparte), en términos del turismo. Ha habido ya respuestas del gobierno en esta materia, pero hay que seguir atentos y alertas con cada señal en ese sentido".

Un informe del Centro de Investigaciones Económicas (Cinve) publicado ayer, evaluó que "el deterioro del contexto regional, en particular de Argentina, y los efectos sobre el tipo de cambio, seguramente conduzcan a que en el segundo semestre del año la actividad económica de Uruguay se mantenga virtualmente estancada".

El Cinve espera "un desempeño levemente mejor en el cuarto trimestre" ya que en el tercero "la actividad habría mostrado un muy magro crecimiento, de apenas 0,2% (en términos interanuales)".

Para Schandy, "a priori podría pensarse que con un endurecimiento monetario podemos ver una apreciación cambiaria (del peso argentino frente al dólar) en los próximos meses en Argentina. Aunque eso pasara, no deberíamos pensar que se va a revertir completamente la pérdida de competitividad que Uruguay ha tenido respecto a nuestro vecino".

Según Moya, "la mejora de competitividad vía precio es efímera dado que una parte de ella se compensa con inflación doméstica; ayuda pero no compensa el encarecimiento relativo de la economía de los últimos años".

Ayer el dólar subió 0,3% y cotizó en promedio en $ 33,044. Así, lleva un alza de 2,18% en el mes y de 14,88% en el año. En Argentina la divisa se incrementó 3,1% y cerró en 39,70 pesos argentinos. El dólar en Uruguay "acompaña lo que pasa en el mundo, pero sin verse tan afectados por lo que fue el salto en Argentina", concluyó Bergara.

Un 28% más caro que Argentina

La brecha de precios de artículos del hogar entre Uruguay y Argentina llegó a 28,8%. Según, el Índicador de Precios Fronterizos elaborado por el Observatorio Económico del Campus Salto de la Universidad Católica (UCU), la canasta de ocho rubros representativos del consumo de un hogar, es 28,8% más cara en Salto que en Concordia. Este indicador es elaborado desde julio de 2015 y la brecha de precios ha oscilado entre 31% en septiembre de 2015 a 5% en octubre de 2017, siempre a favor de Concordia. La mayor diferencia cambiaria (el dólar en Argentina subió 105% en el año frente al casi 15% en Uruguay) explica esa brecha de precios, dijo la UCU. En el rubro Alimentos y Bebidas, el más relevante, la brecha de precios alcanzó a 32,8%.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)