LA OFICIALIZACIÓN

Efecto indirecto en Uruguay de un acuerdo previo al G20

Antes del encuentro Trump-Macri hubo un anuncio con repercusiones.

Acuerdo.  El gobierno de Estados Unidos confirmó que abrirá su mercado para la carne bovina de Argentina luego de 17 años. Foto: Reuters.
Acuerdo. El gobierno de Estados Unidos confirmó que abrirá su mercado para la carne bovina de Argentina luego de 17 años. Foto: Reuters.

Uno de los acuerdos alcanzados en el marco de la cumbre del G20 -que se desarrolló en Buenos Aires- tendrá efectos indirectos sobre Uruguay.

Tres días antes del encuentro entre los presidentes de Argentina Mauricio Macri y Estados Unidos Donald Trump, el país norteamericano confirmó que abrirá, luego de 17 años, su mercado para la carne bovina argentina.

Lejos de un riesgo de desplazamiento de exportaciones por el reingreso de Argentina, en el sector cárnico uruguayo sostienen que ahora habrá mejores condiciones para negociar en forma conjunta una ampliación de la actual cuota o, incluso, para avanzar en un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

“Hay que tener en cuenta la dimensión del mercado estadounidense. Es un mercado que consume 13 millones de toneladas de carne e importa en el entorno de 800.000 a 900.000 toneladas por año. Uruguay y ahora Argentina tienen una cuota de 20.000 toneladas cada uno al año para ingresar sin aranceles, por lo que no mueven la aguja ni en volumen ni en precio”, dijo a El País el presidente de la Cámara de Industria Frigorífica (CIF) uruguaya Daniel Belerati.

“La novedad es que Argentina tendrá ahora más interés para avanzar en ampliar el comercio con Estados Unidos porque su carne ya está entrando”, agregó.

Las condiciones de ingreso al mercado estadounidense, el principal importador de carne vacuna del mundo, continúan siendo desventajosas para los países rioplatenses.

Por sobre el cupo de 20.000 toneladas, las exportaciones tanto de Uruguay como de Argentina deben pagar un arancel del 26,4%. “Australia tiene una cuota de 416.000 toneladas para ingresar al mercado estadounidense con arancel cero; Nueva Zelanda, de 213.000 toneladas; y los países de América Central y el Caribe, de 67.000 toneladas. Competir en estas condiciones implica un esfuerzo muy grande”, señaló Belerati.

Las desventajas de Uruguay y Argentina con otros países exportadores de carne amenazan con profundizarse en los próximos años.

A partir de 2020 habrá comercio sin aranceles de carne bovina entre los países centroamericanos y República Dominicana con Estados Unidos en el marco del CAFTA. Además, en 2022 entrará en vigencia un tratado de libre comercio entre Australia y Estados Unidos.

En ese marco, también en Argentina coinciden en la necesidad de profundizar las negociaciones con Estados Unidos. “La apertura del mercado estadounidense es apenas simbólica. Estas 20.000 toneladas son un primer paso, pero claramente deberíamos ir por lograr mayores volúmenes. La siguiente meta sería ampliar cupos porque un tratado de libre comercio es más complicado dado que debería hacerse en el marco del Mercosur”, dijo a El País Fernando Herrera, director de la Asociación de Productores Exportadores de Argentina (APEA).

En todo caso, el visto bueno otorgado por Estados Unidos permitirá a Argentina encarar negociaciones con otros países desde una posición de mayor fortaleza.

“El hecho de contar con la habilitación estadounidense significa ahorrarse algunos pasos en las negociaciones para habilitar otros mercados. Sentarse a negociar con algún país partiendo de la base que ya tenemos un acuerdo con Estados Unidos, puede ser valioso para Argentina”, señaló Herrera.

El Instituto de Promoción de la Carne Vacuna de Argentina (Ipvca), espera que la reapertura del mercado estadounidense allane las negociaciones con México, y otros mercados muy exigentes y de alto valor, como Japón y Corea (a los tres Uruguay ya tiene el ingreso).

“Luchar juntos” es oportunidad

En el marco de la fuerte competencia que Argentina impone a Uruguay en China, una de las opciones para el sector cárnico uruguayo es ampliar las exportaciones a Estados Unidos, el segundo mercado en importancia. Entre enero y octubre, las ventas a ese destino sumaron US$ 179 millones, el 11,9% del total de exportaciones de carne bovina. “Debemos luchar juntos con Argentina para abrir más el mercado estadounidense. La habilitación para el reingreso de carne argentina, más que un riesgo para Uruguay, puede representar una oportunidad que habrá que aprovechar”, señaló Belerati. Uruguay tiene protocolos con Estados Unidos que valorizan la carne como el bienestar animal y la ausencia de antibióticos y hormonas en el engorde.

Competencia en China

En los últimos tres años, Las exportaciones argentinas de carne vacuna han venido recuperando su histórico protagonismo en el mercado mundial.

Según el Ipcva, entre enero y octubre de este año las ventas externas sumaron 288.680 toneladas peso producto (no se incluyen menudencias ni vísceras), equivalentes a 432.152 toneladas de res con hueso.

Ese volumen representa un alza del 70,7% con respecto al mismo período de 2017 y de casi el 200% con relación a 2014.

Buena parte de esa recuperación viene siendo impulsada por la demanda china. En los últimos cinco años, las ventas argentinas hacia ese destino se multiplicaron por 16. Con eso, hacia China se destinó el 53,7% de la carne argentina exportada entre enero y octubre de este año.

También para Uruguay el mercado chino es el principal. Entre enero y noviembre, las ventas de carne vacuna al gigante asiático sumaron US$ 669 millones, un alza interanual del 20,6%, según datos de Uruguay XXI. En ese período, el mercado chino se llevó el 44,6% de los envíos cárnicos uruguayos.

Pero, aún con ese crecimiento, las exportaciones uruguayas empiezan a sufrir la irrupción de Argentina. “El salto de las exportaciones argentinas a China está afectando a Uruguay. El gran problema es que, tras la fuerte devaluación del peso, el ganado en Argentina vale US$ 800 menos por tonelada, y eso le permite a tener una posición competitiva muy fuerte no solo en China, sino también en la Unión Europea. Para nosotros es prácticamente imposible competir a esos precios”, dijo Belerati.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)