TASAS DE INTERÉS

La Fed sube tasa y eso le generará efectos a Uruguay

Presidenta de la entidad de EE.UU. dijo que hay “incertidumbre” por Trump.

Una de las noticias más largamente anunciadas en el mundo económico se produjo ayer: la suba de tasas de interés de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos. Es la segunda alza pos-crisis de 2008 y pos "era de tasa 0%", pero se esperaba que ocurriera bastante antes este año. Si bien era esperada, el contexto político en el que se da —Donald Trump presidente electo de Estados Unidos— abre un espacio de "incertidumbre", como dijo la propia presidenta de la Fed, Janet Yellen.

Y si hay algo que no le gusta a los inversores es la incertidumbre. Esto es lo que puede generar mayores efectos sobre Uruguay, ya que el incremento de la tasa en un cuarto de punto a 0,5%-0,75% (ver gráfico), estaba descontado por el mercado. Tras la decisión, Yellen dijo que el banco central estaba, en el margen, adaptándose a Trump ya que "algunos de los participantes" del comité que decide sobre la tasa (FOMC, por sus siglas en inglés) comenzaron a cambiar los supuestos de política fiscal.

"Estamos operando bajo una nube de incertidumbre (...) Todos los participantes del FOMC reconocen que existe una considerable incertidumbre sobre cómo podría cambiar la política económica y qué efectos podría tener sobre la economía", dijo Yellen.

La Fed ve ahora tres alzas de tasas en 2017 frente a las dos que preveía en septiembre. Yellen lo consideró un "ajuste muy modesto" debido a las sólidas ganancias del empleo, la evidencia de una inflación que se aceleró y el impacto que se espera de las políticas de Trump.

Los mercados reaccionaron con los principales indicadores de la Bolsa de Nueva York en caída (de 0,6% en el Dow Jones y 0,5% en el Nasdaq), el dólar fortaleciéndose a un máximo de 10 meses frente al yen y avanzando frente a otras importantes divisas y los rendimientos de los bonos de EE.UU. aumentando.

La "tasa de los fondos federales" determina el precio del dinero, en este caso del dólar. Una suba de la tasa debería generar un alza del dólar, aunque como era esperada y ya el dólar se había incrementado, el factor detrás del fortalecimiento del billete verde fue el mayor ritmo esperado de ajustes para el año próximo y las declaraciones de Yellen.

Uruguay.

A nivel inmediato, los analistas consultados por El País coincidieron en que no habrá grandes efectos sobre Uruguay. Para 2017, la historia puede ser algo diferente.

"En lo inmediato, posiblemente no haya un efecto significativo al alza sobre el tipo de cambio, pues estamos atravesando una época donde suele haber un aumento estacional en la demanda de pesos, sumado a la oferta de dólares por la temporada turística", dijo el economista de KPMG, Marcelo Sibille.

Para la gerente senior de Asesoramiento Financiero de Deloitte, Tamara Schandy, "lo más novedoso fue el cambio de señal hacia una trayectoria de suba para el futuro algo más rápida que antes". Una Fed "moviendo la tasa en forma más ágil puede significar un entorno de dólar más fuerte en el mundo y un entorno de tasas de interés en dólares más altas, que encarezca el financiamiento para las economías emergentes (como la uruguaya) y que potencialmente puede intensificar un cambio de portafolio, que implique salidas de capitales desde estos mercados", estimó.

Aunque, matizó al explicar que "el cambio de señal fue acotado y por ahora la trayectoria que sigue anunciando la Fed es muy gradual, con lo cual tampoco se trata de un cambio a un escenario muy distinto" al previsto.

En el mismo sentido, el economista de CPA Ferrere, Santiago Rego señaló que "antes de esta reunión, los miembros de la Fed indicaban que durante todo 2017 la tasa iba a subir 50 puntos básicos, mientras que hoy indicaron que esperan una suba un poco más intensa (75 puntos básicos) para 2017. Esto confirmaría que la transición financiera ocurriría de forma más rápida que lo que se esperaba hace algunos meses. Esto implica tasas de interés más altas y dólar más fuerte a nivel global".

Sibille en tanto, dijo que su expectativa "sigue siendo la de un aumento en el tipo de cambio (en Uruguay) durante 2017. En la medida que este aumento esperado no tenga una incidencia marcada sobre la inflación, ello implicará una mejora en la competitividad del sector exportador".

Mientras, el socio de Vixion Consultores, Aldo Lema expresó que la suba de la tasa ya estaba "internalizada", sumado a que "el mensaje respecto a la velocidad del ajuste y destino de la tasa, no tuvo un gran cambio" y que "tampoco cambió mayormente el nivel a la larga: la (tasa de interés) neutral la ven en 3% en vez de 2,9%". Por ello, "no son esperables grandes efectos en el dólar a nivel local", indicó Lema. Su valor, "seguirá dependiendo de otros fundamentos, entre los que destacan el comportamiento global y regional de la divisa, los términos de intercambio y las perspectivas para la reactivación local", agregó.

El porqué del ajuste.

La Fed puede bajar la tasa para estimular el gasto y la inversión a fin de impulsar la economía (lo que hizo desde 2007 hasta llevarla a 0%, ver gráfico), o aumentarlas para evitar un sobrecalentamiento de la economía o una inflación acelerándose (lo que está haciendo tenuemente ahora). De hecho, la Fed ve ahora un crecimiento levemente más rápido, un menor desempleo y una inflación apenas bajo su meta del 2%. Las tasas bajas facilitan el crédito en la economía estadounidense, estimulando principalmente sectores claves como el inmobiliario y el automotor. A su vez lleva los capitales a mercados emergentes (que dan mejores rendimientos) lo que abarata el financiamiento de esos países. Con información de AFP Y REUTERS

Trump y cambio a alzas rápidas.

El gobierno del republicano Donald Trump en Estados Unidos sumaría más autoridades favorables a la política monetaria restrictiva (tasas más altas) a las filas de la Fed, lo que podría alterar la inclinación expansiva del organismo y dar vuelta el frágil consenso sobre la senda de alzas graduales de tasas. El presidente electo tendrá dos sitios vacantes en el panel que decide la política monetaria de la Fed a partir del mes próximo y , se espera que escoja a funcionarios inclinados al ajuste monetario acelerado. Además, Trump posiblemente nominará para la aprobación del Senado al sucesor de la presidenta de la Fed, Janet Yellen, en el 2018, una decisión que ya ha dado pie a especulaciones sobre los candidatos. Todo esto genera más incertidumbre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)