EL PLAN DEL REGULADOR

El “fino equilibrio” que quiere lograr el Banco Central para poder innovar

El presidente del Banco Central, Diego Labat, explicó cuáles son los lineamientos que seguirá la institución para hacer frente a los cambios tecnológicos sin perder de vista su rol de regulador.

Mujer pasando frente a fachada del Banco Central. Foto: Darwin Borrelli
Diego Labat, presidente del BCU, apunta a que haya un terreno de juego más nivelado y que el usuario sea el que elija. Foto: D. Borrelli

El Banco Central (BCU) tiene un sistema financiero “sólido” debido a lo aprendido a partir de la crisis del año 2002. Sin embargo, pese a haber hecho “bien los deberes” desde ese entonces, al día de hoy enfrenta “desafíos muy fuertes” por la falta de desarrollo, por lo que “no se puede dormir”.

Esa es al menos la visión del presidente del BCU, Diego Labat, quien afirmó ayer -en el marco del segundo día del Compliance Day organizado por Brum & Costa Abogados- que aunque Uruguay tenga un sistema financiero “sólido” tiene que “mirar hacia afuera” y animarse a lograr un mayor desarrollo.

Esa estrategia en la que ya comenzó a trabajar el regulador, implica lograr un “fino equilibrio, un trade off, entre estabilidad e innovación al cual no le podemos sacar el cuerpo” señaló Labat en referencia a que el desarrollo y la innovación en soluciones financieras “no tiene que ir en detrimento de la estabilidad”, sino que se deben acompasar ambos movimientos.

“Tenemos que animarnos a dar pasos en ambos lados”, indicó el presidente del BCU y agregó que a su entender, los reguladores están “absolutamente desafiados, más que nunca en la historia”.

En esta línea, Labat hizo referencia al ingreso de nuevos jugadores como Google, Apple o Whatsapp que en el último tiempo han incursionado en negocios financieros.

Otro de los aspectos clave en la estrategia del presidente del BCU es la agilidad con la que actúa la institución ante los cambios tecnológicos.

Si bien admitió que a los bancos centrales “siempre les costó” ser rápidos porque la regulación “va de atrás”, destacó que es necesario y que el banco está “obligado a ser mucho más ágiles y tener mucho más sentido de urgencia” a la hora de resolver esas cuestiones.

Objetivos del BCU.

¿Cuál es la agenda planteada por el BCU? A partir de la formación de siete mesas de trabajo en las que se analizaron -junto con actores de las diversas industrias- aspectos sobre fintech, promoción y defensa de la competencia, sistema de pagos, prevención del lavado de activos, defensa del consumidor, mercado de valores y de seguros, la institución marcó una hoja de ruta para los próximos cinco años.

En ese mapa que trazó el directorio del BCU hay dos objetivos principales.

En primer lugar, poner el foco en lograr que la tecnología atraviese de forma transversal a todas las actividades del regulador y que la innovación redunde en menores costos y mejores servicios para los consumidores.

En segundo lugar, brindar el marco legal para que los actores de la industria financiera puedan innovar y desarrollar nuevas soluciones, y para que los ciudadanos puedan mantener la libertad de elegir el servicio financiero que le quede más cómodo. Esto sin que el BCU favorezca a alguno de ellos.

Con ese punto -según explicó Labat- se pretende alcanzar una “neutralidad” en el Estado en cuanto a los instrumentos tecnológicos y “no ponerse del lado de ninguno” sino favorecer “un terreno de juego nivelado” en el que el mercado y los consumidores sean quienes decidan.

Vista aérea del Banco Central del Uruguay. Foto: Gerardo Pérez
Vista aérea del Banco Central del Uruguay. Foto: Gerardo Pérez

Cambios en sectores.

De acuerdo con el jerarca, el BCU ya “viene dando algunos pasos” principalmente en el sistema de pagos donde los indicadores uruguayos “son bastante malos”.

En este sentido, puso como ejemplo que están en la fase final del proceso de multiadquirencia -iniciado en la administración anterior- del sistema de pagos electrónicos, lo que implica que un mismo comercio tenga la posibilidad de ofrecer el conjunto de medios de pago disponibles y no uno solo en exclusividad.

Además, Labat destacó que están trabajando en tener un “sistema de compensación moderno” que funcione “los 365 días del año las 24 horas”, eso “Uruguay no lo tenía. Transferencias inmediatas, ya sea desde ir a comer con un amigo o dos empresas que se transfieran fondos y que la persona los reciba dos segundos después. Acá todavía no había eso”,.

Por otra parte, dijo que el BCU enviará “en los próximos días” al Parlamento un proyecto sobre la digitalización de los cheques y el uso de los cheques electrónicos porque entendieron que era una área donde “había que dar infraestructura” a nivel de normativa.

Prevenir el lavado de activos.

Al ser consultado por Leonardo Costa -el abogado especializado en temas de prevención de lavado de activos del estudio Brum & Costa- en relación al trabajo del BCU en cuanto a prevenir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, Labat señaló que Uruguay “tiene un montón de desafíos” y que debe ir “levantando muchas de las observaciones” que el Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica (Gafilat) hizo al país.

Lavado de dinero
Foto: Archivo El País.

“La tecnología nos tiene que ayudar a tener un mucho mejor sistema de prevención de lavado” de activos, dijo Labat y agregó que “no hay que tenerle miedo” a la innovación, sino que hay que “generar esos equilibrios” con la estabilidad para tener un sistema “más estable, sólido y con innovación aplicada”.

Valor de la tecnología.

Quien también participó del Compliance Day y compartió la importancia del aporte de la tecnología en la prevención del lavado de activos fue el ingeniero y CEO de Genexus, Nicolás Jodal.

Su conferencia se basó en explicar el porqué de la revolución del protocolo bitcoin, creado por el japonés Satoshi Nakamoto, de quien dijo que no hay datos sobre su verdadera identidad. “Ni siquiera se sabe si es una persona, un grupo de personas o el gobierno de China”, dijo Jodal.

Según relató Jodal, Satoshi resolvió de forma tecnológica el problema de desconfianza que tenía con los bancos, por lo que creó un “cambio monstruoso” y una “brillante solución de ingeniería” que fue el blockchain de bitcoin.

Blockchain
Foto: Archivo El País

A su entender, el blockchain puede aportar -más allá del uso que se le da en bitcoin- en otros escenarios donde haya desconfianza, como en competencia entre bancos, intendencias que compiten por las patentes, en el manejo de datos personales para prevenir el lavado de activos, así como en el comercio exterior ayudando en la logística de las cadenas de valor.

Libertad y desconfianza.

Presidente del bcu
Diego Labat, presidente del BCU. Foto: Fernando Ponzetto
Diego Labat
“Es importante” sostener “el principio de la libertad de elección” de las personas, pese a que “va a llegar un momento en que la tecnología nos va a ganar” y la “resistencia a los cambios se van a terminar” porque “cada ciudadano se va a dar cuenta de que es más cómodo y más sano”, así como también más económico “en algunos casos”. Además, Labat dijo que el regulador no quiere “decidir cómo se van a hacer los pagos dentro de cinco o 10 años, sino acompañar y generar el terreno de juego nivelado, evitar las llaves de paso, dar el marco para que el mercado se desarrolle” y “vaya encontrando su camino”.
CEO DE GENEXUS
Nicolás Jodal. (Gentileza: CUP)
Nicolás Jodal
El blockchain “solo sirve” en ambientes donde “hay desconfianza”, dijo Jodal y agregó que además, se puede aplicar en aquellos escenarios donde se pueda usar “algún mecanismo de descentralización y que el tiempo de respuesta no sea limitante”. Además dijo que “existen muchos vacíos legales” en cuanto a la utilización del blockchain en Uruguay y manifestó que por eso “es importante que se vayan cubriendo y que los reguladores entiendan la filosofía que hay por detrás y cómo se puede regular”. Al respecto, dijo que en Uruguay “se están haciendo las cosas muy bien en ese sentido”.

“Formar un hub de innovación”

El presidente del Banco Central, Diego Labat, dijo que a la interna del organismo actualmente trabajan en “formar un hub de innovación” para realizar cambios en cómo el regulador maneja los avances tecnológicos. Ese hub será una mesa que operará de forma permanente y que además de contar con integrantes del BCU, estará formado por representantes de diversas industrias como la de fintech y la tecnológica. “Argentina tiene una experiencia muy interesante en esto así que estamos tomando buena parte de esa idea”, manifestó Labat. Además, el presidente del BCU dijo que han mantenido reuniones con cada una de las cámaras involucradas en los diferentes temas que se han analizado hasta el momento. “Escuchamos a todos y uno después como regulador toma la decisión si hay cambios para hacer o no”, concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados