Nota de la deuda uruguaya

Fitch ratifica grado inversor a Uruguay y esperará por propuestas que surjan tras las elecciones 

Uruguay se mantuvo en el nivel BBB-, el más bajo dentro de la categoría de inversión, según la calificadora Fitch. Además, la nota de la deuda uruguaya sigue con perspectiva "negativa", lo que puede implicar una baja a futuro. Eso dependerá de las propuestas del nuevo gobierno.

Fitch Ratings
Fitch encontró que Uruguay supo manejar la desfavorable situación económica en la región 

La calificadora Fitch mantuvo a Uruguay en el nivel más bajo dentro de la categoría “BBB”, aunque destaca que el país se mantuvo resistente ante las problemáticas económicas de la región. Asimismo, el informe destaca que las finanzas públicas “débiles” y la deuda en moneda extranjera hacen que la economía del país sea sensible a cambios bruscos al tipo de cambio y a la inflación elevada.

Durante el primer cuatrimestre de 2019 el crecimiento se desaceleró -0,2%. Asimismo, de 2,6% en 2017 se pasó a 1,6% en 2018. La consultora señala como sus causantes que la actividad del sector privado se contrajo, y que la crisis monetaria y la recesión de Argentina afectó el sector turístico. A su vez, la cifra negativa también es por un “mercado laboral débil” y una baja de confianza que, combinadas, afectaron el consumo. Por último, destaca que la inversión se contrajo un 30% desde el 2014.

Fitch pronostica que el crecimiento se desacelere un 0,5% a finales de 2019. En cuanto a 2020 y 2021, espera que aumente un 1,5% y 2,5% respectivamente. Para llegar a esa conclusión tomaron en cuenta la construcción de la planta de celulosa y de la ferroviaria que estará en funcionamiento en 2022, como otros proyectos público-privado.

La ley de los cincuentones tuvo un “impacto estadístico transitorio” y aumentó el déficit fiscal del gobierno. “Fitch proyecta que el déficit del sector público alcanzará el 5,4% del PIB en 2019, por encima del objetivo del 2,8%”.

En cuanto a la deuda del gobierno, Fitch proyecta que llegará al 64,3% del PIB de 2019. La consultora aclara que los pronósticos son sensibles al tipo de cambio, a la posible “cancelación de los bonos de recapitalización y el tamaño de las futuras transferencias de cincuentonas en los próximos tres años”.

Listas de partidos para las elecciones internas. Foto: Francisco Flores
Las políticas públicas económicas seguirán siendo las mismas sin importar quién gane las elecciones nacionales, según consultora Fitch. Foto: Francisco Flores

La inflación se ubicó en 7,7% en mayo y esperan que se mantenga estable para fines de este año. En cuanto a las finanzas externas, pronostican que seguirán siendo “sólidas”. Las reservas de divisas internacionales brindan seguridad ante las deudas externas e importaciones actuales, como también le permitió al Banco Central del Uruguay intervenir en los últimos meses para desacelerar la depreciación del peso uruguayo.

El informe hace hincapié en que el país está en año electoral. Subraya que las medidas para abordar las tendencias fiscales y macroeconómicas negativas son inciertas pero que, luego de las elecciones nacionales de octubre, podrían aclararse.

La calificadora afirma que, sin importar cuál sea el resultado de las elecciones de 2019, ve probable que exista una continuidad en las políticas públicas económicas. Sin embargo, entiende que las elecciones serán importantes para ver cuáles van a ser las medidas que tome el próximo gobierno sobre el ajuste fiscal (para frenar la duda pública) y para mejorar la “economía débil”.

“La reactivación económica ha sido un tema clave en la campaña electoral de 2019, pero las perspectivas para las reformas no están claras y las propuestas concretas han sido limitadas hasta el momento”, reafirma el estudio. Asimismo, aunque los candidatos defendieron la “austeridad presupuestaria y la oposición ha detallado una serie de recortes particularmente ambiciosos que espera lograr”, la consultora ve una estrategia de este estilo “desafiante y lenta”.

Si se tiene una mayor confianza en un “camino de consolidación fiscal, “una reducción sostenida de la inflación y un mejor perspectiva sobre las expectativas” de este indicador y una evidencia de inversiones o ganancias en el sector productivo pueden llegar a mejorar la calificación que tiene el país, según Fitch.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)