MEDIDAS

FMI: tasas bajas frenan impulso del crudo

El efecto positivo del petróleo barato ha sido menor al previsto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Christine Lagarde, directora del FMI. Foto: Archivo El País

El Fondo Monetario Internacional (FMI) reconoció que el esperado impulso económico por la caída de los precios del petróleo ha sido menor del esperado, y apuntó que parte del problema es el excepcionalmente bajo nivel de las tasas de interés en todo el mundo.

"La ampliamente anticipada inyección para la economía global todavía tiene que materializarse", aseguró un artículo del FMI, firmado por el economista jefe de la institución, Maurice Obstfeld, junto con Gian Maria Milesi-Ferretti y Rabah Arezki

"Creemos que, paradójicamente, los beneficios globales de los bajos precios probablemente aparezcan solo cuando los precios se han recuperado algo y las economías avanzadas hayan hecho progresos remontando el actual panorama de bajos tipos de interés", agregó la nota.

El organismo había apuntado meses atrás que el descenso en los precios, de cerca de un 65% desde mediados de 2014, supondría un importante apoyo para la recuperación económica, especialmente en los países importadores de petróleo como EE.UU. y Europa, donde ha sido menor del esperado.

En su próxima reunión anual, a mediados de abril, se espera que el Fondo vuelva a revisar a la baja las previsiones de crecimiento global, actualmente en el 3,4% para este año.

De acuerdo a la teoría básica, al igual que un alza del petróleo llevó en 1970 a frenar el crecimiento; su caída abrupta actual conllevaría unos menores costes de producción, mayores contrataciones y menor inflación.

Sin embargo, afirmó la nota del organismo, "este canal sufre un problema cuando los bancos centrales no pueden bajar las tasas de interés".

Como consecuencia, la menor inflación lo que provoca es "que suban las tasas reales (ajustadas por los precios), se comprima la demanda y se ralentice cualquier alza en la producción y el empleo".

Actualmente, los bancos centrales de las economías avanzadas, como Japón y de la zona euro se encuentran inmersos en agresivos planes de estímulo monetario, incluidos tipos de interés negativos.

Solo la Reserva Federal de EE.UU. ha iniciado un gradual ajuste monetario, pero aún cuenta con tasas de interés entre el 0,25% y el 0,5%, y ha anunciado que prevé llevar a cabo un máximo de dos ajustes en 2016 en lugar de los cuatro previstos hace unos meses.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º