LA PLANIFICACIÓN PARA AHORRAR DINERO

Cómo hacer para gastar menos en el presupuesto de la familia

Los expertos dan consejos básicos sobre cómo ahorrar en el consumo diario.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Es recomendable manejar el presupuesto del hogar de forma similar a una empresa. Foto: Archivo El País

En épocas de estancamiento económico, donde caen los niveles generales de actividad y esto impacta en la estabilidad financiera y laboral de las personas, cobra cada vez más importancia ser cuidadosos en el presupuesto del hogar. También por los altos niveles de inflación, que obligan a los consumidores a ser ingeniosos para que su dinero rinda lo más posible.

Existen pasos de manual para intentar reducir gastos, aunque muchas veces la rutina diaria nos lleva a olvidarlos. Tener claro qué nivel de ingresos tendremos en un período de tiempo permite planificar los gastos en base a ello. También es importante discriminar entre el consumo de productos indispensables y aquellos innecesarios o extras, que se deben recortar en épocas difíciles.

Los expertos coinciden en la importancia de la planificación a la hora de gastar, manejando el presupuesto del hogar casi como una empresa. En línea con esto surge el tema del ahorro, ya sea para alcanzar un consumo futuro (como comprar un automóvil o irse de vacaciones) o buscando un resguardo económico a donde acudir en caso de dificultades o eventos inesperados. "Contar con un presupuesto no te asegura ser más o menos rentable, pero te permite saber cuando las cosas van bien o mal y así poder tomar las decisiones oportunas", indica un manual de planificación financiera de República Microfinanzas.

Hogar.

Según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) de 2010 las familias uruguayas consumen el 27% de sus ingresos en productos alimenticios, el 14% en vivienda, el 5% en indumentaria y el 54% restante en productos varios.

El presupuesto hogareño debe iniciar por los denominados gastos fijos sobre los que el consumidor no puede incidir, como el alquiler o la cuota hipotecaria. Es común poner dentro de esta categoría a los servicios públicos, pero por ejemplo "es un mito que uno tiene poca incidencia en el gasto en energía" dijo a El País el experto en temas de eficiencia energética Ernesto Elenter de SEG Ingeniería.

Entre las recomendaciones para reducir el consumo, mencionó elegir la tarifa más conveniente porque según estudios "una buena mayoría de los uruguayos" no tiene una tarifa adecuada a su consumo. También optimizar el uso del calefón —el artefacto del hogar con mayor incidencia en la tarifa de energía— con la colocación de un timer o instalando un panel solar.

A nivel de iluminación, las lámparas de bajo consumo o LED son un 90% más eficiente que las incandescentes. Mientras que para calefaccionarse los métodos más económicos en función de su rendimiento son las estufas a leña con puerta vidriada (controlan la combustión y evitan el ingreso de aire) y los aire acondicionado Split, comentó Elenter.

Para realizar las compras de productos alimenticios, la presidenta de la Liga de Amas de Casa y Consumidores de Uruguay, Mabel Lorenzo, recomienda un criterio histórico: "Ir con una lista de lo que necesitamos y tratar de ceñirnos a ella sin entrar en tentaciones. Si vemos ofertas valorar si son interesantes y siempre mirar la fecha de vencimiento".

Sobre los gastos en comida, la economista Gabriela Mordecki indicó la importancia de "planificar los menú de la semana y si se puede mensualmente, de forma de comprar mayor cantidad, lo que normalmente reporta un precio menor en relación a comprar diariamente". A su vez, recomendó aprovechar los descuentos y promociones para adquirir vestimenta y calzados.

Mordecki señaló como relevante la programación a la hora del transporte, en especial cuando se tienen niños en la familia. "Si no hay buena planificación y uno termina por ejemplo necesitando tomar muchos taxis" se elevan los costos, manifestó.

Para la psicóloga y especialista en investigación de mercado, Verónica Massonier, la sociedad uruguaya "se ha habituado a revisar gastos y consumo con un criterio cada vez más inteligente" y marcó la crisis de 2002 como un punto de inflexión para el cambio de conducta.

Consumidores.

En Uruguay desde el 2000 hay una Ley de Relaciones de Consumo que protege los derechos de los clientes. Entre otras cosas establece la obligación de informar claramente sobre los productos y promociones, así como brinda protección contra la publicidad engañosa y los métodos desleales de venta.

Lorenzo dijo que aún falta avanzar mucho en materia de divulgación del derecho de los clientes. "Eso nos haría mejores consumidores y evitaría un montón de situaciones que nos inducen a perdidas de dinero", agregó.

Otra clave a la hora de consumir es tener información sobre eventos económicos que afectarán las condiciones a futuro. El economista de Equipos, Alejandro Cavallo, expresó que las expectativas de los consumidores sobre el futuro de sus ingresos, de la inflación o de la economía del país determinan en buena medida la decisión de adquirir bienes durables (como automóviles).

Massonier analizó que los uruguayos "ya atravesaron diversas etapas de complicaciones (económicas) y se han habituado a vivir con un nivel de incertidumbre" que no afecta mayormente su consumo. Explicó que los consumidores locales generalmente "están atentos a las noticias que tienen que ver con el país, pero no cambian radicalmente (sus conductas) en función de estas previsiones".

Al 19% de los uruguayos le sobra dinero y ahorran.

Según datos del primer semestre de la Cátedra Sura de Confianza Económica, el 19% de los uruguayos tienen ingresos suficientes y pueden ahorrar. En igual período de 2015 era un 21% y ascendía al 26% en 2014. El economista Alejandro Cavallo de Equipos señaló que más de la mitad de los uruguayos tienen disposición al ahorro, pero muchos se consumen los ingresos al cubrir los gastos del hogar.

"Deberíamos decir llegó la cuenta del calefón".

Ernesto Elenter de SEG Ingeniería informó que en promedio el 37% de la factura de UTE deriva del calentamiento de agua del calefón. "En vez de me llegó la cuenta de la luz deberíamos decir llegó la cuenta del calefón", indicó. El resto del consumo eléctrico se divide en 20% en la conservación de alimentos (heladera), 15% en iluminación y otros consumos menores de electrodomésticos. Sobre estos, Elenter advirtió que los televisores, consolas y cargadores, entre otros, consumen electricidad pese a estar apagados por lo que se recomienda desenchufarlos cuando están en desuso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)