EL FUTURO DEL BILLETE

¿Por qué hay señales que apuntan a que el dólar va a debilitarse y cuáles son?

Más allá de la coyuntura, hay señales de parte de la Fed y en menor medida del BCU que apuntan a un debilitamiento del billete verde en el próximo año.

Dólar. Foto: Archivo El País
Las señales del mercado, bancos centrales, etc., apuntan a que el billete verde se debilite en los próximos años, sin cisnes negros. Foto: Reuters.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El dólar se debilitó ayer a nivel global y Uruguay no fue la excepción. Más allá de la coyuntura, hay señales que apuntan a un debilitamiento del billete verde en el próximo año en ausencia de eventos inesperados como el coronavirus que se dio este año.

¿Por qué pasa esto con la principal moneda del mundo? La Reserva Federal (Fed, el banco central) estadounidense cambió su estrategia, en un anuncio realizado en la tarde del jueves, por la que buscará una meta de inflación promedio de 2% en el tiempo y que compensará los periodos por debajo de ese umbral permitiendo un índice inflacionario mayor “por cierto tiempo”. En la práctica, los actores del mercado esperan que esto signifique que las tasas ultrabajas actuales (0%-0,25%) se mantendrán durante más tiempo, presionando al dólar hacia abajo.

La tasa de interés de referencia para un banco central es el precio del dinero y en el caso de la Fed, ese dinero es el dólar. Con tasas bajas, los actores del mercado (grandes fondos de pensión, fondos de inversión, etc.) buscan alternativas fuera de la moneda estadounidense para obtener la rentabilidad que no consiguen en ella. En forma caricaturesca, ello los lleva a desprenderse de dólares y posicionarse en otras monedas. Como cualquier producto, rige la ley de oferta y demanda. Si la Fed tiene las tasas en 0% y además toma medidas para inundar de liquidez la economía estadounidense (ante la crisis del coronavirus), hay oferta creciente del producto (dólar) y caída de la demanda del mismo (porque es más atractivo invertir en otras monedas), con lo cual su precio va a tender a bajar.

En el mercado uruguayo, el dólar se mueve por lo que pasa en el mundo, aunque también hay componentes locales. Uno de ellos es la anunciada nueva estrategia del equipo económico para bajar la inflación, con una nueva meta a partir de setiembre de 2022 (de 3%-6% en vez de 3%-7%) y la vuelta a la tasa de interés como instrumento de política monetaria a partir del mes próximo en vez de los agregados monetarios (cantidad de dinero).

Actualmente, el Banco Central (BCU) tiene una política monetaria expansiva, pero a medida que la economía se siga recuperando empezará a volverla contractiva y con el nuevo instrumento, eso implica que empezará a subir la tasa de interés de referencia. Con ello, los activos en pesos uruguayos se vuelven más atractivos que los que son en dólares ya que se agranda el diferencial de tasas entre ambos. De todas maneras, el BCU buscará que la tasa no esté en un nivel tan alto que genere el ingreso de capitales especulativos.

Así que hacia el año próximo y 2022, las señales de la Fed y del BCU apuntan hacia una moneda estadounidense más debilitada. Claro, siempre y cuando no haya efectos negativos o incertidumbre a nivel internacional. Es que el billete verde es considerado un activo de refugio y cuando suceden eventos inesperados en la economía global (como el coronavirus), los inversores vuelven a él, lo que hace subir su valor.

Vista aérea del Banco Central del Uruguay. Foto: Gerardo Pérez
Vista aérea del Banco Central del Uruguay. Foto: Gerardo Pérez

Operativa bancaria.

Ayer el dólar interbancario a nivel local cayó por quinta jornada consecutiva, esta vez 0,35%, y cotizó en promedio a $ 42,501. El billete verde apenas se movió en la víspera entre $ 42,50 y $ 42,51 para finalizar en el mínimo. Ese valor de cierre cae 0,35% respecto al anterior.

En la semana el dólar bajó en los cuatro días hábiles, con una caída “punta a punta” (al comparar el valor de ayer con el del viernes previo) de 1,02%. Esta es la mayor reducción semanal en más de un mes (en la semana del 20 al 24 de julio la moneda estadounidense bajó 3,35%).

En lo que va de agosto, la divisa apenas sube 0,29%, mientras que en lo que va del año aumenta 13,83%.

Ayer, a través de las pantallas de la Bolsa Electrónica de Valores (Bevsa) se realizaron 44 transacciones por US$ 22,4 millones. En la semana, con un día menos de operativa y varios con escasa actividad, se hicieron 99 transacciones por US$ 50,9 millones.

Al público, en las pizarras del Banco República (BROU), el dólar bajó ayer 15 centésimos y cerró en $ 41,30 a la compra y $ 43,70 a la venta. En la semana “punta a punta” al público, el billete verde cayó 40 centésimos tanto para compra como para venta.

En Brasil, principal mercado de referencia cambiaría, el dólar retrocedió ayer 2,28% y cerró en 5,4679 reales. En la semana la divisa estadounidense bajó 2,47% mientras que en agosto acumula una suba de 5,09%. En lo que va del año la divisa estadounidense aumenta 35,66%.

En Argentina, el dólar oficial subió 0,08% y cerró en 74 pesos argentinos. En la semana el alza fue de 0,57% y en lo que va del mes se incrementa 2,32%. En 2020 el dólar oficial en Argentina aumenta 23,56%.

A nivel global, el billete verde reanudó su caída frente a una canasta de seis destacadas monedas tras el discurso del presidente de la Fed, Jerome Powell, en la conferencia virtual de Jackson Hole, donde anunció el cambio de estrategia. Así, el índice dólar bajó un 0,7% a 92,325 unidades.

En tanto, el euro ganó un 0,63% a US$ 1,1896 y ante el yen, el dólar perdió un 1,1% a 105,38 yenes. En este último caso, también influyó la noticia de la renuncia del primer ministro de Japón Shinzo Abe debido a problemas de salud. (Con información de Reuters)

¿Qué fue lo que dijo Powell?

“Nuestra estrategia revisada refleja nuestro aprecio por los beneficios de un mercado laboral sólido, especialmente para muchas comunidades de ingresos bajos y medios, y porque creemos que un mercado laboral robusto puede sostenerse sin causar un avance indeseado de la inflación”, dijo el presidente de la Fed, Jerome Powell, en el encuentro de jefes de bancos centrales. Powell intentó contener el tono de los cambios en la estrategia de la Fed al asegurar que cualquier avance significativo de la inflación en Estados Unidos sería moderado y no ocurriría por periodos extensos. Aún así advirtió que la recuperación del mercado laboral de Estados Unidos tomará un buen tiempo y las personas necesitarán ayuda del gobierno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados