FINANZAS DE BOLSILLO

¿Qué tan irracionales somos en finanzas y cómo enfrentarlo?

Consejos para “personas normales” del profesor Meir Statman.

Libro: el último de Statman es "Finanzas para personas normales:cómo se comportan los inversores". Foto: El País
Libro: el último de Statman es "Finanzas para personas normales:cómo se comportan los inversores". Foto: El País

El foco de sus investigaciones económicas han sido las conductas humanas y usa un lenguaje llano para que su mensaje llegue tanto a inversores como a ciudadanos de a pie. También abunda en metáforas y ejemplos de la vida cotidiana para explicar ideas financieras que pueden ser difíciles de comprender a primera vista.

Se trata del profesor de Finanzas de la Universidad de Santa Clara (California, Estados Unidos), Meir Statman, que visitó Uruguay esta semana invitado por CFA Society Uruguay. De nacionalidad israelí, ha recibido premios y reconocimientos de instituciones de todo el mundo.

En diálogo con El País, habló de qué significa ser rico, de decisiones irracionales o desviaciones del pensamiento racional (como comprar un boleto de lotería) y cómo debemos hacer para tomar “riesgos inteligentes”. También sobre cómo cambiaron los estudios económicos y tomó impulso una visión relacionada a la psicología, porque “no somos computadoras”. A continuación, un resumen de la entrevista:

-En el título de su último libro menciona a las “personas normales”. ¿Cuánto saben acerca del mundo financiero?

-Algunas personas saben mucho y otras muy poco. En lugares como Uruguay, las personas por ejemplo saben muy poco sobre el mercado de valores, pero ahorran en la cuenta de ahorro. En Estados Unidos, el problema es que cada vez más personas creen saber acerca de inversión, y entran en el mercado de valores o en el mercado de bonos, pero algunos piensan que saben y en realidad no saben. Entonces, el problema no es que lleguen allí, sino que miran a lugares que no entienden.

-¿Piensa que es funcional para los gobiernos y las empresas poderosas que la gente normal no entienda los conceptos básicos de la economía?

-Creo que la gente en general no debe ser economista profesional, lo que necesita saber realmente es a quién debe escuchar en su familia o en su comunidad. Tienes que preguntarte qué necesitarías para alcanzar tus metas. Siempre dije que quieres dos cosas en la vida: una no ser pobre y la otra es ser rico. Por supuesto, para compartirlo con tus hijos, tu familia y más gente. Por lo tanto, debes saber cómo no ser pobre. Para la mayoría de las personas, que no nació en la riqueza, lo es obtener una buena educación, tener un trabajo, desarrollar una carrera y tener lo suficiente como para llevar una vida tranquila y segura. Cuando se habla de ser rico, no es llegar a ser como Bill Gates u otro billonario. Hablamos de tener lo suficiente. Si pierdo un trabajo y tengo suficiente dinero y tiempo para buscar otro trabajo, eso es realmente ser rico. Tener la tranquilidad, de que no debo preocuparme por tener suficiente comida y refugio para llegar al final del mes.

-¿Qué desviaciones del pensamiento racional son habituales en las decisiones financieras que toman las personas?

-Cuando hablamos del pensamiento racional, pensemos por ejemplo en comprar un boleto de lotería, no es racional porque ya sabemos que es casi imposible (ganar el premio). Sin embargo, es normal e incluso inteligente comprar un boleto de lotería porque la persona obtiene el beneficio emocional que es el de la esperanza de ganar. E incluso si no ganás, semana a semana sigue comprando el boleto. Pasa lo mismo cuando ves a alguien que va al cine. Paga dinero para ir al cine y por supuesto que en la película te muestran mentiras, ficción. ¿Eso es racional? No. Pero tu respuesta es "lo disfruté". Entonces, el pensamiento racional es muy neuronal y no representa lo que la gente realmente quiere, porque en las finanzas quiere la mayor cantidad de dinero. Pero la pregunta es: ¿Para qué sirve ese dinero?

-¿Cuáles son los consejos para evitar esas desviaciones?

-El consejo principal es tomar riesgos inteligentes. Hay inteligencia normal y hay estupidez normal. En general todos somos inteligentes pero a veces no somos normales. Por ejemplo, si crees que la forma de hacerte rico es elegir esa acción (bursátil), o esa otra, es una estupidez porque no sabes cuál va a ser la mejor y si elegís el equivocado vas a ser pobre. Por lo tanto, es inteligente asumir buenos riesgos. Y lo hacemos cuando por ejemplo elegimos cuidadosamente con quién casarnos, o cuando decidimos si queremos tener hijos o no, o qué profesión queremos, qué educación seguir o qué hacer en la vida. Todo esto es elegir buenos riesgos. Pero cuando tenés más de 60 años y pensás que ahora vas a comenzar un negocio y vas a poner todos tus ahorros en eso, no es inteligente porque si los perdés serás pobre.

-¿Tienen iguales desviaciones un hombre de negocios que un trabajador?

-Se aplica a todos, pero en diferentes grados y niveles. Si hablamos de un empleado normal no estamos diciendo (que su desviación) sea mudar su negocio a Brasil o Estados Unidos. No estamos hablando de esas grandes cosas. Para la gente normal, la pregunta es: ¿Puedo comprar una casa? ¿Puedo ayudar a mis hijos a comprar una? ¿Puedo ayudarles a conseguir una mejor educación? Todas estas cosas no son riqueza quizás de una manera grandiosa, pero sí están mejorando tu vida, son cosas buenas para ti y para tu familia.

-¿Cómo podría explicar de manera simple la importancia de ahorrar e invertir?

-Creo que es importante para todos nosotros ser responsables y eso significa que debemos saber que vamos a ser cada vez más viejos y tenemos que pensar no solo en el presente sino también en el mañana. Así que el consejo siempre debe ser que se pregunten qué puedo hacer para disfrutar hoy, pero también qué puedo hacer para dejar algo para mañana, de esa forma todo saldrá bien. También pasa que algunas personas que son viejas y han ahorrado mucho, son tan buenas para ahorrar que no pueden gastar. Entonces, como asesor financiero, uno tiene que ayudar a los jóvenes a desarrollar hábitos de ahorro y decirle a los ancianos: “No vas a vivir para siempre”. Hay un dicho que dice “es mejor dar con una mano que dar con la mano fría”. A tus hijos los tenés que ayudar cuando son pequeños y no decirles que cuando mueras van a obtener tu dinero porque no es ahí cuando lo necesitan, lo necesitan hoy.

-¿Qué efectos tienen nuestras decisiones diarias en el comportamiento de los mercados?

-Pensá en lo que hace el miedo, pensá en las emociones. En 2008 y principios de 2009 mucha gente temía que vendieran todas sus acciones y pusieron el dinero en el banco, pero el mercado subió y se quedaron allí parados. Ahí podés ver lo que el mercado le hace a la gente pero ¿Qué le hace la gente a los mercados? Pensá en una inversión responsable a nivel social, por ejemplo los inversionistas que se mantienen alejados de las acciones relacionadas al tabaco y a la fabricación de armas. En realidad ellos van a obtener menores beneficios porque esas acciones tienen mayores alzas, pero no les importa porque obtienen la satisfacción de ser fieles a sus valores. Sin embargo, en los hechos, si esos inversionistas no compran y hay mucha gente que quiere mantenerse alejada de la fabricación de armas, eso afecta a los precios de esas acciones y esos valores.

-¿Cuál es la influencia de los estudios psicológicos en las teorías que has desarrollado?

-Somos seres psicológicos. Las computadoras no tienen emociones, pero nosotros sí y tenemos formas de pensar. A veces podés escuchar a las personas decir "cuando inviertas alejate de tus emociones". Uno: nadie puede hacer eso. Dos: tampoco es sabio hacerlo porque en realidad el miedo suele ser una emoción muy buena que te dice por ejemplo que si ves a una serpiente corras, o que si alguien te ofrece el 100% del rendimiento en dos días te alejes porque no es confiable. Entonces el miedo es una emoción útil.

-La economía ignoró durante mucho tiempo los estudios psicológicos. ¿Por qué?

-El comportamiento moderno de las finanzas comenzó en la década de 1980 y al principio, cuando comencé con esto, la gente pensó que era una locura. Hoy la gente está de acuerdo en que cuando estamos hablando de personas no es una buena idea pensar que son racionales, porque la realidad es que no lo somos. Yo no soy una persona racional, si lo fuera sería una computadora. Entonces lo que debemos hacer si queremos entendernos a nosotros mismos y entender a los mercados es comprender cómo se comporta y qué hace la gente normal.

Bitcoin
Enojo con los banqueros, pero aún los “necesitamos”

El profesor universitario de origen israelí recordó que por lo ocurrido en la crisis global de 2008 “seguramente hay gente que está todavía realmente muy enojada” con los bancos, “pero la realidad es que los necesitamos”. “Algunas personas realmente se enojaron y por una buena razón, cuando los banqueros nos metieron en ese problema y luego se alejaron, y se quedaron con todo el dinero. Muchas personas perdieron su casa o todo lo que tenían. Eso fue muy triste”, manifestó. Aunque resaltó que para multiplicar riquezas en un sistema capitalista son necesarios “los bancos y los mercados de valores”.

¿El bitcoin? “peor que un boleta de la lotería”

Statman opinó acerca del auge de las criptomonedas en el mundo, como el bitcoin. Señaló que “las personas que especulan con las criptomonedas realmente es como si compraran un boleto de lotería o aún peor, porque algunas personas ponen mucho dinero en eso”. Añadió: “He escuchado gente decir que el bitcoin será su fondo de pensiones y entonces compraron cuando el precio rondaba los US$ 27.000 pero ahora está en US$ 3.000. Eso es muy loco. Diría que es aún mejor comprar un boleto de lotería que al menos solo cuesta un dólar”. A su vez, separó esto del blockchain, la estructura tecnológica detrás del bitcoin, que dijo “es probable que sea muy influyente” en el futuro.

La pregunta:

¿Por qué razón en muchos países de América, como Uruguay, la gente no ahorra en la moneda en que cobra el sueldo y prefiere hacerlo en dólares?


La respuesta: “Creo que se debe a que el sistema político en América Latina no es tan estable como en Estados Unidos. No es que en Estados Unidos no tengamos problemas, tenemos nuestros propios problemas si, pero solemos ser más estables. En Israel, cuando yo era chico, las personas también ahorraban en dólares. Inclusive las personas tenían guardadas monedas de oro por si acaso. Es cierto que cada vez que hay una situación de inestabilidad en cuanto a la política económica, como un riesgo de una mayor devaluación, el dólar parece ser lo más estable. Volviendo al caso de Israel, en 1980 cuando la inflación era del 400%, la gente compraba y vendía todo en dólares porque era la moneda que se consideraba estable, y en esa época también había mucha inflación en Estados Unidos, pero en comparación con lo que estaba pasando en Israel, en Norteamérica el dólar casi que ni se movió. Creo que el problema es el mismo en Uruguay. En los pocos días que he estado aquí veo casas de cambio por todos lados, y sin embargo, viven en Uruguay, cobran en pesos y gastan en pesos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)