IMPUESTOS

Tras la liquidación anual del IRPF, la DGI devolvió US$ 63,5 millones a los contribuyentes

Al ser un impuesto de liquidación anual, parte de los contribuyentes tienen saldos a cobrar. Algunos recibieron el dinero de forma automática y otros tras una declaración jurada de sus ingresos.

Dirección General Impositiva. Foto: Archivo El País
La Dirección General Impositiva recepcionó unas 224.000 declaraciones juradas . Foto: Archivo El País

El Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) que pagan los trabajadores es de liquidación anual, aunque mes a mes los empleadores realicen retenciones sobre el salario que operan a modo de adelanto. Al liquidar los pagos correspondientes al 2018, la Dirección General Impositiva (DGI) devolvió a 349.000 contribuyentes unos $ 2.298 millones —que equivalen a casi US$ 63,5 millones a valores actuales— según informaron desde el organismo a El País.

Estos son los resultados al tomar en cuenta las devoluciones automáticas que realizó el fisco y las que surgen de las declaraciones juradas de contribuyentes.

La explicación de esta devolución es que puede ocurrir que un trabajador haya obtenido en algunos meses del año una retribución mayor a la habitual y en ese caso la retención mensual se realizó a una tasa mayor de la que correspondía aplicar considerando los ingresos de todo el año.

En casos como los del ejemplo, desde fines de mayo el contribuyente podía acceder de forma automática al cobro de lo retenido por exceso por concepto de IRPF.

Para hacerse del dinero podía concurrir a un local de RedPagos o Abitab, o recibirlo previo trámite ante DGI en su cuenta bancaria. Esto último era obligatorio para quienes tuvieran saldos a cobrar mayores a 10.000 Unidades Indexadas —algo más de $ 42.000—.

Según dio cuenta El País hace unas semanas, la DGI estimaba hacer devoluciones automáticas a unos 250.000 trabajadores por un monto aproximado de $ 918 millones —US$ 25,3 millones—.

Expedientes acumulados en la Dirección General Impositiva. Foto: Fernando Ponzetto
Del total de devoluciones juradas que recepcionó la DGI, unas 100.000 dieron un saldo a favor del contribuyente. Foto: Fernando Ponzetto

Las casi 100.000 devoluciones restantes surgen de la campaña de declaraciones juradas de IRPF y el IASS que abonan parte de los jubilados, que comenzó en junio. Se trata de resultados preliminares hasta el 14 de agosto, porque el plazo para la presentación de la declaración jurada vence el 26 de agosto.

Quienes deben realizar este trámite son los trabajadores dependientes que hayan percibido más de un ingreso como empleados en 2018 y que en el total del año hayan superado los $ 604.050 nominales, y los jubilados con más de una pasividad y cuyos ingresaron superaron dicho umbral.

También deben presentar la declaración jurada aquellos trabajadores que tuvieron un único empleador durante todo el año, pero en el mes de diciembre no tuvieron ingresos.

Así como también los que pretenden pagar el IRPF como núcleo familiar (sumando el ingreso de la pareja y beneficiándose de un mínimo no imponible más alto), o aquellos que quieran descontar el pago de parte del alquiler o de la cuota hipotecaria para compra de vivienda.

Por su parte, los trabajadores independientes, profesionales y no profesionales, que hayan prestado servicios personales fuera de la relación de dependencia durante el año 2018 y no hayan tributado Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE) por esas rentas deben presentar declaración jurada de IRPF —sin importar el monto de ingresos obtenido en el año—. Estos contribuyentes además de la declaración de IRPF deben presentar la declaración jurada para IVA Servicios Personales.

DGI estimó que la evasión sobre el IVA fue de 14,8% en 2016. Foto: Archivo El País
Crece la cantidad de personas que realizan el trámite vía web y no concurren a las oficinas de DGI. Foto: Archivo El País

Según lo informado desde DGI, hasta el miércoles último se habían recepcionado 224.094 declaraciones juradas: 187.741 correspondientes al IRPF, 25.232 del IASS y 11.121 de contribuyentes que desean tributar como núcleo familiar. Estos datos muestran un aumento cercano al 10% en comparación con el año anterior.

En el caso del IRPF, hubo 147.999 declaraciones juradas recibidas a través de la web, donde la DGI puso a disposición de los contribuyentes un formulario con datos precargados. Además, 18.397 individuos realizaron el trámite a través de las redes de cobranza y 21.345 acudieron a las oficinas del fisco para una atención personalizada —hay un calendario para agendarse en función del último dígito de la cédula (el 22 de agosto culmina para las cédulas terminadas en 9)—.

Desde DGI comentaron la importancia de estos números, ya que 8 de cada 10 contribuyentes optaron por hacer el trámite vía web (la forma más ágil y sencilla), cantidad que viene creciendo año a año en línea con las facilidades que da el organismo para optar por esta modalidad.

A su vez, informaron que se han mandado notificaciones a algunas personas que deben realizar por primera ocasión la declaración jurada para evitar omisiones.

Al igual que con las devoluciones automáticas, si de la declaración jurada surge un saldo a cobrar por el contribuyente podrán hacerlo por las redes de cobranza o por cuenta bancaria. Si en cambio surge un saldo a pagar a la DGI, hay un plan para hacerlo en hasta cinco cuotas, venciendo la primera el 27 de agosto.

La campaña de declaraciones juradas del año pasado, correspondiente al ejercicio 2017, culminó con la recepción de unos 309.186 documentos por parte de los contribuyentes de IRPF e IASS, superando el registro anterior. En esa oportunidad, hubo 160.390 que dieron créditos a cobrar por parte del contribuyente, 48.371 que culminaron con un saldo a abonar, y 21.515 con saldo cero. En monto, se determinaron créditos a pagar por DGI por $ 2.088 millones, al tiempo que los saldos a cobrar por el fisco sumaron $ 1.953 millones.

Advertencia por mensajes engañosos por Whatsapp

Hace pocos días la Dirección General Impositiva (DGI) divulgó una advertencia sobre la circulación de audios a través de Whatsapp “que tienen como objetivo engañar y estafar a contribuyentes”. Informó que el 14 de agosto realizó una denuncia penal por esto. A su vez, aclaró a los contribuyentes que “la DGI no utiliza las aplicaciones de mensajería como mecanismos de notificación” y que “toda comunicación de la Administración se realiza a través de los canales institucionales”. Además, pide a quienes hayan recibido mensajes de este tipo que realicen la denuncia correspondiente. Semanas atrás, por Whatsapp había circulado una comunicación falsa sobre la obligatoriedad de constituir domicilio electrónico ante DGI.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)