COTIZACIÓN 

La onza de oro tuvo un nuevo aumento récord, ¿qué esperan los analistas?

El oro aumentó US$ 500 este año, US$ 200 solo en las últimas dos semanas y llegó hasta los US$ 2.055 el miércoles.

Lingote de oro. Foto: Archivo El País
El oro podría alcanzar los US$ 3.000 en 18 meses, de acuerdo al Bank of America. Foto: Archivo El País.

La velocidad con la que el oro superó el umbral de US$ 2.000 por onza ha generado cierto temor en el mercado sobre una corrección, pero muchos analistas predicen más ganancias a medida que la crisis del coronavirus incita a los inversores a comprar la relativa seguridad que otorga el lingote.

El repunte a niveles récord, que llevó el oro hasta los US$ 2.055 el miércoles, ha convertido al metal precioso en uno de los activos de mejor desempeño en 2020. El metal ha aumentado 500 dólares este año y 200 dólares solo en las últimas dos semanas.

El superar la barrera psicológica de US$ 2.000 hace que los inversionistas deban cambiar sus referenciales, dijo Frederic Panizzutti, de la firma suiza de metales preciosos MKS.

"El ajuste será mayor. Definitivamente estamos en una carrera alcista", sostuvo.

Una ola de acaparamiento ha impulsado el repunte. Los inversores agregaron 922 toneladas de oro por un valor de US$ 60.000 millones a precios actuales a sus existencias en fondos negociados en bolsa este año, según el Consejo Mundial del Oro.

Los inversores ven el oro como un activo que debería mantener su valor mientras la crisis de salud y la impresión de dinero por parte de los bancos centrales erosionan el valor de los demás activos.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense, en tiempos normales, un activo seguro que es mucho más popular que el oro, han caído a menos 1,07% desde un 0,15% a principios de año, lo que hace que los lingotes parezcan una mejor apuesta.

El dólar, otro rival del oro como activo seguro y la moneda en que cotiza, ha caído a mínimos de dos años a medida que el coronavirus infecta a más estadounidenses.

Con los bancos centrales manteniendo bajas las tasas de interés y bombeando dinero a los mercados, incluso un rebote de la economía, que normalmente vería pasar el dinero desde los lingotes a activos más productivos, ayudaría al metal, dijo Carsten Fritsch, analista de Commerzbank.

Esto se debe a que las crecientes expectativas de inflación empujarían aún más los rendimientos reales de los bonos.

"En última instancia, con el oro no se puede imprimir más, no se puede crear artificialmente. Mantendrá su valor", dijo Michael Hewson de CMC Markets.

Bank of America pronostica que el oro podría alcanzar los US$ 3.000 en 18 meses.

Pero no todos están convencidos. La demanda de oro en Asia se ha derrumbado debido a las medidas de confinamiento y los altos precios parecen exagerados para muchos, al menos a corto plazo.

"Este es un mercado en corto, no en busca de un alza", dijo Gianclaudio Torlizzi, de T-Commodity, que agregó que los precios podrían, probablemente después de una corrección, subir a US$ 2.300, pero es poco probable que avancen más.

"El seguro que el oro proporciona a la cartera de un inversor se ha vuelto muy costoso", dijo Carsten Menke, analista de Julius Baer.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error