FINANZAS DE BOLSILLO

La propina al mozo en tiempos de débito y "pin y verde"

¿Qué cambios llevó a la gastronomía la transformación del sistema de pagos?

Las tarjetas ganaron protagonismo en establecimientos gastronómicos. Foto. Archivo
Las tarjetas ganaron protagonismo en establecimientos gastronómicos. Foto. Archivo

Cuando salen a comer y llega la cuenta, los uruguayos tienen un incentivo fuerte para pagar con una tarjeta de crédito o de débito. Si usan este plástico en lugar del efectivo, se les descontarán nueve puntos del Impuesto al Valor Agregado (IVA) del consumo que realizaron.

Pese a que este beneficio tiene más de una década en el país —nació con un decreto del año 2005 para una serie de compras vinculadas al turismo, que incluía los servicios gastronómicos— el uso de estos medios de pago en los establecimientos gastronómicos despegó de la mano de la ley de inclusión financiera de 2014. Esta norma contempla un recorte menor al que se otorga en restoranes y bares —es de cuatro puntos si se usa débito—, pero sirvió para popularizar el abandono paulatino del efectivo en este tipo de locales.

No existe información específica disponible acerca de cómo creció el uso de estos instrumentos en la gastronomía, pero sí hay datos globales que dan cuenta de su avance.

El Índice de Pagos Electrónicos vs. Tradicionales (IPET) llegó a 33 en el segundo semestre de 2017, es decir que por cada $ 100 abonados con medios tradicionales, se pagaron $ 33 con medios electrónicos, según el Reporte Informativo Sistema de Pagos Minorista divulgado en febrero pasado por el Banco Central. Dos años atrás, eran $ 16 por cada $ 100.

La masificación de estos medios de pago en los establecimientos gastronómicos generó varios efectos. Uno de ellos está relacionado con las propinas que cobran sus trabajadores. Estos empleados reciben cada vez menos efectivo en la mano y, por el contrario, escuchan más la pregunta "¿me puede agregar el servicio?" cuando llegan a la mesa con el POS al final de la comida.

El presidente del Sindicato Único Gastronómico y Hotelero del Uruguay, Jorge González, dijo a El País que el hecho de que la mayoría de las propinas ahora se realice con tarjetas es un "problema" que enfrentan los trabajadores del sector. ¿Por qué? Si este pago se realiza en efectivo, el empleado se hace con él de manera inmediata. En cambio, si hay una tarjeta de por medio, se dilata la obtención del dinero.

En algunos casos, comentó González, hay comercios que se "quedan con esa propina durante un mes y los trabajadores tienen que llevar anotado en un papel para que a fin de mes se la entregue". El dirigente contó el caso de un mozo que se acercó al sindicato porque se le debían $ 28.000 solo de propina generada en un mes.

Es que, pese a que es "muy variable" cuánto pesan las propinas dentro de lo que gana un empleado gastronómico al final del mes, representan una porción importante. Esto depende de una serie de factores —tipo de establecimiento, dónde está ubicado, entre otros—, pero puede oscilar entre $ 200 u $ 800 diarios, dijo González. "Hay boliches donde incide muchísimo la propina", agregó.

Estos montos se disparan durante la temporada, sobre todo en Punta del Este. "No te hacés una idea, es un disparate", dijo González. Allí se puede sacar una propina mensual de entre US$ 2.000 y US$ 3.000 "a las risas".

Por su parte, Alberto Latarowski, directivo de la Asociación de Hoteles y Restaurantes del Uruguay (AHRU), coincidió en que el incremento en el uso de plásticos ha generado algunos desafíos para el negocio. Esto porque las tarjetas tienen un plazo para abonar a los comerciantes los consumos que se realizan con ellas —de 24 horas en el caso del débito y de unos tres días si se trata de crédito en modalidad al contado.

Si un cliente gastó $ 1.000 en la comida y dejó $ 100 de propina, relató Latarowski, el empresario tiene dos opciones: pagar la propina al trabajador esa misma noche o esperar a que la tarjeta efectúe el pago. En su caso —es propietario del restaurante Francis— eligió dar la propina a su personal al final de cada jornada. "Hay noches que empezás con $ 10.000 en la caja y los pagaste de propina, te quedaste con $ 1.000, para el comercio produce un falta de efectivo y le genera un problema financiero", dijo.

Al igual que González, Latarowski destacó que la propina cumple un rol "súper importante" dentro de los ingresos de los trabajadores del sector gastronómico. "Puede ser desde un sueldo a dos sueldos o más todavía", ilustró. En su restaurante, ejemplificó, entre salario y propina en promedio los empleados rondan los $ 40.000 mensuales.

Modalidad.

González indicó que está establecido en el convenio que negoció el sector —son alrededor de 50.000 quienes trabajan a nivel nacional, contando gastronomía y hotelería— que la propina es del trabajador que la recibe, quien luego decidirá qué hace con ella. En cada establecimiento los empleados definen qué modalidad seguir: si ir a lo que llaman "tronco" (una especie de fondo común donde todos depositan las propinas, que luego se divide), o manejarla de forma individual.

Además, de esta forma se elige si las propinas alcanzan solamente a los mozos o si también se comparten con el personal de cocina y del bar, por ejemplo.

Impuestos.

¿Cómo es el tratamiento tributario que recibe la propina? No está gravada con IVA. "Es algo que el restaurante cobra y después se da media vuelta y se la da al empleado", graficó la directora de PwC, Eliana Sartori.

La contadora —experta en tributación— explicó también que la ley N° 16.713 , que reformó el sistema de seguridad social en Uruguay, previó el tratamiento tributario de las propinas por contribuciones especiales de seguridad social (ver aparte). En síntesis, lo que se estipuló es que se aporte un monto fijo —"no pagan sobre lo que efectivamente perciben", dijo Sartori—, que equivale a tres Bases Fictas de Contribución, unos $ 3.063 actuales. "Esa es la base sobre la cual se aplican los aportes a la seguridad social" de los trabajadores del rubro gastronómico, señaló.

El argumento detrás de esta decisión es que hay una "dificultad práctica para constatar cuánto recibe cada persona" por concepto de propinas, dijo Sartori, debido a que depende de un varios de factores.

La reforma tributaria de 2007 dispuso que esta misma fórmula se aplicara para el caso del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Para considerar cuánto gana esa persona, además de su sueldo, se le agrega entonces ese ficto para determinar cuánto abonará por este tributo.

Las propinas y la seguridad social

El decreto 113/996 estableció cómo se contarían las propinas para las contribuciones a la seguridad social. Indica que "estarán gravadas con tres Bases Fictas de Contribución, siempre que se trate de su tarea principal en la empresa y en los siguientes casos" los "mozos en establecimientos de gastronomía o en establecimientos que expendan comidas y bebidas". Este régimen también corre para "mucamos, maleteros, pisteros, mozos de bar y/o cafetería, mozos de plaza, recepcionistas, conserjes de establecimientos de hotelería en general; personal de pista de estaciones de servicios y lavado de vehículos; personal de gomerías; choferes de coches de taxímetros y remises; dependientes de peluquería en general y salones de belleza y que prestan servicios directamente al público; porteros y acomodadores de espectáculos públicos; repartidor a domicilio de garrafas a supergas, bebidas, comidas y farmacias; mandaderos de reparto de correspondencia; y maleteros del servicio de transporte colectivo de pasajeros nacional e internacional".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)