FINANZAS DE BOLSILLO

¿Qué sectores se benefician con un dólar "planchado"?

Electrodomésticos y vehículos, agencias de viajes y compras web son algunos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Con un dólar más barato, los uruguayos encuentran más atractivo viajar al exterior; las agencias lo perciben. Foto: Archivo El País.

La "siesta" que está durmiendo el dólar desde el comienzo del año generó — junto a otros fenómenos, como una inflación en descenso en los últimos meses — las condiciones necesarias para que los uruguayos compraran con mayor fuerza que el año pasado productos y servicios cuyos precios están íntimamente ligados a la suerte que corra la divisa estadounidense.

Durante los primeros cinco meses de 2016 el billete verde cotizó en promedio a $ 31,5. A principios de marzo alcanzó su máximo a lo largo de ese periodo, cuando tocó los $32,5. Por esos días, se especulaba con que podría terminar el año bien por encima de los $35 o $36, lo que volvía más precavidos a los consumidores a la hora de gastar en esa moneda.

Entre enero y mayo de este año, en tanto, el escenario cambiario fue bastante distinto al que se había observado un año atrás. En esos meses del año en curso, la cotización promedio fue de $28,4, lo que marca una caída interanual de 10%. El 11 de enero se registró el mayor valor del dólar dentro de estos cinco meses: $28,7.

Uno de los estudios que refleja el cambio de humor que experimenta la población a impulso del desempeño que tiene el tipo de cambio es el Índice de Confianza del Consumidor (ICC), elaborado por la Cátedra SURA de Confianza Económica de la Universidad Católica y Equipos Consultores. En abril (último mes del que hay datos), y tras dos años fuera, el ICC retornó a la zona de "moderado optimismo". Además, el subíndice que más se recuperó en el mes fue "predisposición a la compra de bienes durables", que creció 34,6% frente a marzo (ver aparte).

¿A qué sectores del consumo beneficia más este dólar "planchado"? Entre otros, las ventas de vehículos, electrodomésticos, compras web y turismo emisivo tuvieron un mejor desempeño este año que el que habían mostrado en los mismos meses del año pasado.

"El caso más notorio es el de los vehículos", dijo el economista Alejandro Cavallo, director de Economía de Equipos Consultores. Los datos, agregó, dan cuenta de una recuperación de las ventas, aunque aclaró que también esto es frente a un "punto de comparación muy bajo" como fue el primer tramo de 2016.

En los primeros cinco meses de 2017, el total de vehículos cero kilómetro vendidos fue 31% superior al registrado en el mismo período de 2016, según la información difundida la semana pasada por la Asociación del Comercio Automotor del Uruguay (ACAU). Así, se alcanzaron siete meses de crecimiento consecutivo en la comparación interanual. Para el gerente de la gremial, Ignacio Paz, "indudablemente hay una reactivación" en las ventas. Pese a esto, precisó que todavía no se llegó a los niveles de 2014 o 2013, años récord en el comercio automotor en el país.

A la hora de señalar las razones detrás de este fenómeno, Paz señaló que la "fundamental" es el tipo de cambio. Por eso, siempre y cuando el dólar no se dispare —"ahí se juega mucho de este partido", dijo— se espera que el año termine con un crecimiento que ronde el 30% frente a 2016.

El empresario del sector automotor indicó que durante los primeros meses del año los vehículos más demandados fueron los de menor cilindrada y, en consecuencia, los menos "impactados" por el Impuesto Específico Interno (Imesi), el tributo más importante que abonan este tipo de productos y del cual hay cinco franjas definidas en función de la cilindrada del coche.

Las marcas, agregó Paz, se enzarzaron ya el año pasado en una "guerra de precios" para seducir clientes, práctica que se extendió hasta hoy. A esto se sumó la llegada de vehículos compactos desde Brasil, que empezaron a competir en precio con los asiáticos de iguales características, agregó.

Las agencias de viaje también están de parabienes con un dólar a valores como los actuales. "Para nosotros ha pegado bárbaro", graficó el gerente comercial de Abtour Viajes, Favio Lambrechts. "Nos está favoreciendo para viajar", agregó, y dijo que la empresa observó una concreción de ventas entre 15% y 20% por arriba a la de los mismos meses de 2016. Esperan, además, que estas cifras se repliquen en la comparación al terminar el año.

En 2016, relató, la situación era otra y, a medida que el billete verde trepaba, se percibía cómo la demanda disminuía. Esto empezó a revertirse sobre noviembre, de la mano de la contracción que experimentó el dólar, añadió.

Electrodomésticos.

Otra de las categorías que se resiente cuando el dólar se dispara es la venta de electrodomésticos. Si eso pasa, el recambio de la heladera se suele dejar para más adelante. Ahora sucede lo contrario y los comercios que ofrecen este tipo de productos lo notan.

El gerente comercial de Barraca Europa, Marcelo Zador, dijo que efectivamente el sector está hoy más "dinamizado" que un año atrás. Hay una "recuperación", pero el panorama no es de una "explosión de ventas", precisó.

De todas maneras, el empresario agregó que si el dólar estuviera en $ 31 "la situación de ventas sería la misma". Según lo que planteó, la "ecuación" del negocio sería "más sana" si oscilara entre $30 y $31, para así tener un mejor "equilibrio" con los costos, fijados en pesos.

El dólar también alentó que, tarjeta en mano, los uruguayos hicieran más compras a través de internet por el régimen de envíos postales internacionales en el primer tramo del año. En concreto, en el acumulado del primer cuatrimestre el salto interanual ascendió a 18,5%, según la información proporcionada por la Dirección Nacional de Aduanas (DNA).

Mientras que entre enero y abril de 2016 habían ingresado al país 94.734 de estos paquetes, para el mismo periodo de este año esa cifra había ascendido a 112.231.

En concreto, durante abril (último mes del cual se disponen estadísticas) llegaron a Uruguay 27.920 envíos de esta naturaleza, 15% más de lo que se había registrado en el cuarto mes del año en 2016.

La suerte que han corrido los bienes durables.

De acuerdo con lo planteado por el economista de Equipos Consultores, Alejandro Cavallo, ya hubo una "recuperación bastante clara" frente a 2016 de la "predisposición a la compra de bienes durables", uno de los subíndices que se relevan en el marco del Índice de Confianza del Consumidor (ICC), y la mayor parte ya se "procesó". Así, ya se compensó la porción más grande de la caída que se registró, sobre todo, durante la primera mitad de 2016. A su vez, Cavallo agregó que el desempeño del subíndice todavía no alcanza los máximos que registra la serie, que se lograron con un dólar a $20 y una economía creciendo a tasas de 7%. Sacando el efecto inflacionario hoy el billete verde rondaría ese valor, pero la actividad no tiene el mismo vigor, agregó. Asimismo, Cavallo comentó que la situación del mercado laboral —el último dato de desempleo fue de 9%, el máximo registro desde 2007— "puede generar dudas" en los consumidores. Incluso los que sí tienen trabajo se sienten más inseguros respecto a sus puestos que tiempo atrás, indicó el economista en base a estudios que han llevado adelante. Esto, resaltó el director de Economía de Equipos Consultores, "afecta las decisiones de consumo" y puede estar generando que "la recuperación de los bienes durables no sea mayor" a la que ya se ha observado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)