UNA CORRIDA CAMBIARIA

La turbulencia en Argentina y el efecto sobre Uruguay

El dólar en el vecino saltó y la autoridad monetaria tuvo que tomar medidas.

El presidente del BCRA quedó con su liderazgo cuestionado en diciembre pasado. Foto: Senado argentino
El presidente del BCRA quedó con su liderazgo cuestionado en diciembre pasado. Foto: Senado argentino

Argentina está en medio de una turbulencia de su mercado cambiario con un dólar que no deja de subir y complica aún más el objetivo de reducir la elevada inflación que acarrea desde hace años. Ante ello, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) ha salido a vender divisas y ayer subió inesperadamente su tasa de interés de referencia.

Al otro lado del río, el Banco Central (BCU) ha comprado US$ 199,6 millones esta semana (el monto más alto para ese período desde al menos dos años) para intentar que suba la divisa estadounidense, algo que logró en esta ocasión (ver aparte). Al mismo tiempo, la inflación está dentro de la meta oficial de 3%-7% (era 6,65% en los 12 meses cerrados a marzo).

La situación del vecino, ¿supone un riesgo para Uruguay?

"No lo percibo como un riesgo; entiendo que le permitiría en algún caso al BCU no tener que intervenir en el mercado de cambios para detener la caída del dólar", dijo a El País el analista de Oikos, Pablo Moya.

"A nuestro juicio, desde Uruguay debemos trabajar sobre la hipótesis de que el tipo de cambio nominal en Argentina va a seguir subiendo, aunque el ritmo va a estar condicionado por el espacio que le deje la inflación", dijo a El País la directora de Asesoramiento Financiero de Deloitte, Tamara Schandy.

El supervisor del Departamento de Economía de CPA Ferrere, Santiago Rego dijo a El País que "por ahora no hay una derivada directa sobre Uruguay. Sin embargo, si pensamos que parte del dinamismo reciente tuvo que ver con una región que se había encarecido y se recuperaba en términos de actividad, lo que pasa en Argentina agrega ruido. La depreciación de Argentina afecta precios relativos (y nos hace menos atractivos para el turismo, por ejemplo), aunque esto puede ser transitorio en la medida que la inflación sigue muy elevada".

Para el economista jefe de KPMG, Marcelo Sibille "no está claro que Uruguay esté perdiendo competitividad con Argentina que pueda llevar a una depreciación del peso uruguayo, porque el aumento del tipo de cambio en Argentina viene acompañado de inflación doméstica con lo cual el tipo de cambio real no aumenta de forma significativa".

"Tampoco vemos que la situación de Argentina altere significativamente los demás fundamentos que están ejerciendo presión a la baja en el tipo de cambio (en Uruguay). En todo caso, vemos más factible una reacción cambiaria por efecto de una eventual aceleración en el aumento en las tasas de interés internacionales", dijo Sibille a El País.

¿Qué pasa en Argentina?

Según Moya, "la compra de dólares en Argentina por motivo riqueza es una característica particular fundamentada en las fuertes y continuas devaluaciones a lo largo de la historia; por ello siempre —aunque existan factores económicos/financieros contrarios— existirá esta demanda".

"En particular, en los últimos días, lo que se exhibe es: efecto directo de la continua suba de tasas en EE.UU. que determina que se revalúe su moneda y la entrada en vigencia del impuesto a la renta financiera para no residentes que determinó la cancelación de activos financieros en moneda nacional para hacer frente a ello, y su excedente se volcó al mercado cambiario exacerbando el alza del dólar", agregó.

Para Schandy "con los niveles de inflación (25,4% en los 12 meses a marzo) y de desequilibrio externo que tiene Argentina, es esperable que el tipo de cambio nominal suba. De hecho, las expectativas de los analistas argentinos y los contratos a futuro apuntan a niveles claramente más altos que los actuales para el final de este año y para 2019".

Agregó que el BCRA "está interviniendo en el mercado (con ventas y hoy con una suba relativamente sorpresiva de la tasa de referencia) para tratar de suavizar la suba. El motivo es que la inflación está resultando mayor a la que se anticipaba algunos meses atrás, y eso deriva en expectativas bastante desancladas respecto de la meta oficial".

Según Rego, "lo que ocurre en Argentina es bastante idiosincrático y responde a descoordinación en política económica y mensajes confusos sobre las prioridades y liderazgos. Por un lado, los cambios en la política monetaria de diciembre desanclaron expectativas de inflación, al tiempo que la depreciación posterior y los aumentos de tarifas presionaron la inflación en los primeros meses, aumentando el riesgo argentino". A eso se sumó el impuesto que mencionó Moya y "puso presión sobre el BCRA que tiene que salir a vender dólares para frenar el alza de la moneda estadounidense (de lo contrario tendría mas presión sobre los precios internos)", agregó.

En definitiva, "Argentina hoy tiene una tasa de interés más alta que antes del cambio de política monetaria de diciembre, con peor escenario de inflación y expectativas", concluyó Rego.

Medidas.

Ayer, el BCRA subió inesperadamente su tasa de política monetaria en 300 puntos básicos. El BCRA "tomó esta decisión con el objetivo de garantizar el proceso de desinflación y está listo para actuar nuevamente si resultara necesario", dijo la autoridad monetaria en un comunicado.

La entidad monetaria había intervenido con fuerza en el mercado cambiario en las dos sesiones previas, con ventas de reservas por más de US$ 2.300 millones. Ayer, vendió otros US$ 1.382,1 millones con lo que logró desactivar una escalada de la moneda estadounidense frente al peso argentino, que cerró en 20,88 pesos argentinos, tras haber superado la barrera de los 21 pesos a la mañana cuando llegó a venderse a 21,20 pesos argentinos, un máximo histórico. [CON INFORMACIÓN DE REUTERS]

Dólar sube 1% en la semana

El dólar interbancario se negoció ayer por cuarta sesión consecutiva al alza (+0,13%) al cotizar en promedio en $ 28,45. Así que registró un aumento semanal de 1,06%, el mayor en 10 semanas. Como consecuencia acumula una suba de 0,34% en lo que va del mes y reduce su caída a 1,09% en lo que va del año. La suba en la semana estuvo sostenida por el Banco Central (BCU) que compró esta semana US$ 199,6 millones de los US$ 431,7 millones que lleva comprados en el mes. En lo que va del año el Central adquirió US$ 1.709,6 millones. Al público en las pizarras del Banco República la moneda estadounidense se mantuvo estable ayer al finalizar al igual que el jueves en $ 27,90 a la compra y en $ 29 a la venta. A través de las pantallas de la Bolsa Electrónica de Valores se transaron ayer US$ 34,4 millones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º