Reunión del Banco Central

Vuelve la preferencia de los uruguayos por el dólar

Pese a que en octubre y noviembre bajó y en lo que va del mes apenas sube, el Banco Central ve que en el trimestre hay una mayor preferencia por el dólar respecto al peso por parte de inversores institucionales, empresas y familias.

Los técnicos del Central de un lado y los directores del otro en la última reunión del año. Foto: Copom
Los técnicos del Central de un lado y los directores del otro en la última reunión del año. Foto: Copom

En lo que va de diciembre, el dólar apenas se movió (si se compara con el cierre de noviembre) con una suba de 0,54%. En noviembre y octubre había bajado (1,97% y 1,17% respectivamente). De hecho, en lo que va del mes podría haber caído también si no fuera por las intervenciones que realizó el Banco Central (BCU) mediante la compra de dólares.

Pese a eso, el BCU ve que durante el trimestre se siguió dando "una mayor preferencia por la moneda extranjera por parte de inversores institucionales y del sector privado no financiero (empresas y familias)", según el comunicado divulgado tras el análisis que realizó ayer su Comité de Política Monetaria (Copom). Este comité reúne a técnicos y jerarcas del BCU.

Según el BCU "durante diciembre se registró una presión vendedora estacional" de dólares, "por lo que el Banco Central adquirió dólares en el mercado a efectos de evitar presiones excesivas sobre el tipo de cambio". En lo que va del mes, compró US$ 235,4 millones.

"Sin embargo, el panorama general sigue marcando un cambio de portafolio hacia la moneda extranjera en un contexto de fortalecimiento global del dólar", agregó el Central.

La próxima reunión del Copom será en abril, pero mientras "el Banco Central utilizará todos sus instrumentos disponibles a efectos de contribuir a mantener la inflación y las expectativas de inflación dentro de la meta y mitigar el traspaso de la incertidumbre internacional y regional al mercado doméstico", aseguró.

El Copom decidió ratificar la "instancia contractiva de la política monetaria". Eso significa que el ritmo de aumento de la cantidad de pesos que circulan en el mercado será menor que el que se demanda. En la teoría, una política contractiva mitigaría en parte el fortalecimiento del dólar y ayudaría a combatir las presiones al alza de los precios al consumo (por el lado de la demanda).

Pero, hay dudas que la política sea efectivamente contractiva. "Pese a que el Banco Central ha repetido insistentemente que la política ha sido contractiva, la inflación termina 2018 en el entorno de 8%, sobre el techo del objetivo (3%-7%)", escribió el economista Aldo Lema en su cuenta de Twitter.

El Central y el Ministerio de Economía y Finanzas ratificaron que esa meta de 3%-7% de inflación anual seguirá por los próximos 24 meses. El problema es que solo en dos de los últimos nueve años el BCU cumplió esa meta.

"Uruguay se debe un buen debate sobre las bondades de la inflación baja/estable, y el régimen monetario (cambiario) más eficiente/eficaz para conseguirla", agregó.

Según el Central, "la menor depreciación del peso respecto a trimestres previos, acuerdos salariales en línea con las pautas oficiales y la reversión de shocks específicos sobre alimentos determinaron una senda decreciente de la inflación en el trimestre" (estaba en 8,26% en los 12 meses a septiembre y pasó a 8,05% en los 12 meses a noviembre).

"De esta forma, no se estarían registrando efectos de segunda vuelta de los shocks cambiarios anteriores", agregó.

Economía.

El Copom también evaluó la marcha de la economía uruguaya y el contexto regional. "El nivel de actividad continuó creciendo a tasas moderadas", afirmó en el comunicado.

En cuanto a la región, "si bien se registran indicios de corrección de los desequilibrios macroeconómicos, ello se da en un contexto de caída de la actividad, mayor inflación, incremento de la prima por riesgo país y aumento de la incertidumbre política por el ciclo electoral en el caso de Argentina, y de interrogantes respecto a los cambios en la política económica que implemente el nuevo gobierno que asumirá la presidencia en Brasil", evaluó el Central.

A su vez, "el panorama internacional mantiene un alto grado de incertidumbre, derivado de la escalada de medidas proteccionistas entre las dos principales economías del mundo (Estados Unidos y China) y sus posibles efectos sobre el crecimiento global", afirmó el Copom.

"En este marco se continuó observando un cierto fortalecimiento del dólar respecto a las monedas emergentes, menores flujos de capitales y aumentos de las primas de riesgo en forma diferenciada según fundamentos", agregó.

El Central no compró y la divisa subió 0,23%

BCU  "no se ata de manos" en materia de instrumentos para contener suba de precios. Foto: F. Ponzetto
Foto. Fernando Ponzetto

Por sexta sesión consecutiva y a diferencia de los sucedido en la región y a nivel global, el dólar interbancario se negoció al alza, ayer con un aumento de 0,23% al cotizar en promedio en $ 32,354. Esto sucedió sin intervención del Banco Central (BCU), que había realizado compras en el mercado spot en las siete sesiones previas en que hubo operativa.

La divisa estadounidense alcanzó así su mayor valor desde el 28 de noviembre (cuando se negoció en $ 32,367) y se trata de la mayor racha al alza desde el pasado 5 de septiembre.

Como consecuencia de ello el billete verde registra en lo que va de diciembre un aumento de 0,54% y de 12,48% en lo que va del año.

En la sesión de ayer la moneda estadounidense osciló entre $ 32,35 y $ 32,38, para cerrar en el mínimo precio alcanzado.

Al público en las pizarras del Banco República (BROU) la divisa subió cinco centésimos tanto a la compra como a la venta al cerrar en $ 31,65 y en $ 33,05 respectivamente.

La operativa fue reducida a través de las pantallas de la Bolsa Electrónica de Valores ya que se realizaron apenas 22 transacciones por un monto de US$ 10,62 millones.

En Brasil, principal mercado de referencia en materia cambiaria, el dólar retrocedió ayer prácticamente lo que había avanzado en la sesión previa al finalizar en 3,8942 reales con una caída de 0,7%.

En igual dirección se movió la divisa estadounidense en Argentina que luego de haber aumentado un 1,65% el miércoles, registró ayer una caída de 0,78 % al cerrar en 38,3 pesos argentinos.

El dólar estadounidense retrocedió también a nivel global. En efecto, el índice dólar que mide el desempeño del billete verde frente a un grupo de seis relevantes monedas descendió ayer un 0,51% a 96,558.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados