inn content para baker tilly 

"En una firma, los socios no se pueden eternizar en los cargos"

Baker Tilly se renueva y apunta a ser una de las cinco mayores consultoras del mundo

Gonzalo Hordeñana
Gonzalo Hordeñana, chairman regional para América Latina de la firma internacional.

Hace 30 años, cuatro contadores jóvenes se asociaron y crearon un estudio jurídico contable ante las constantes consultas que recibían de clientes extranjeros sobre negocios en Uruguay. Hoy esa firma tiene 80 empleados, integra una red de servicios profesionales con presencia en 147 países, y uno de esos fundadores está al frente del negocio en la región de una consultora de escala mundial.

La historia trata de la filial local de Baker Tilly y de Gonzalo Hordeñana, un contador uruguayo que ocupa el cargo de chairman regional para América Latina de la firma internacional. A su cargo tiene 17 países, cerca de 2.000 personas y la responsabilidad de liderar en la región la etapa 3.0 de Baker Tilly.

Tras comenzar también en 1988 sus operaciones globales y tener el centro de control inicialmente en Nueva York, en 2001 con el cambio de nombre y el traslado de su sede a Londres es que Baker Tilly comenzó a posicionarse como una red de servicios contables, auditoría, impuestos y servicios legales de relevancia en el mundo. En la actualidad tiene 38.000 personas trabajando en las distintas filiales locales y el objetivo es posicionarse entre las cinco mayores consultoras del mundo.

En ese contexto, lanzó de forma simultánea en todos los países un nuevo logo «que apela a lo nuevo y mira al futuro», cuenta Hordeñana, junto con la decisión de eliminar de la denominación de las filiales el lugar geográfico, es decir que todas pasan a denominarse solo con el nombre Baker Tilly. «La idea es cambiar la identidad. Si uno ve un automóvil de los 80 se da cuenta por el diseño, lo mismo si ve uno del 90 o del 2000. El nuevo logo busca posicionarse en 2018 y hacia adelante», destaca el director regional de Baker Tilly.

El chairman regional ve el refresh de la marca como parte de un proceso que sintoniza a la perfección con el ADN de la organización. «Las principales característica de la red están reflejadas en la nueva imagen: jerarquizamos y privilegiamos las Great Conversations y la colaboración inter- Red. Tenemos socios y amigos confiables en cualquier país de la tierra que responden rápido y con los mismos estándares de calidad. Ese es nuestro diferencial, el factor humano».

Recambio

En la actualidad Hordeñana se encuentra enfocado en su labor como encargado de América Latina de Baker Tilly, al tiempo que del trabajo en la filial local se encargan los socios más jóvenes. Precisamente el rol de las nuevas generaciones y la sucesión al frente de las empresas es un tema que lo desvela. «Todos nos creemos inmortales, pero en una firma los socios no se pueden eternizar en los cargos. Está comprobando que si una compañía no se va renovando y los socios envejecen, la empresa va envejeciendo también», sostiene.

Es por eso que una de las prioridades en su gestión como chairman regional será que «todas las firmas tengan planes de sucesión elaborados y aprobados, donde los socios establezcan a qué edad se retiran y cómo lo hacen». Entiende que por la idiosincrasia latina es algo que nos cuesta más, pero toma de ejemplo modelos de Estados Unidos y Europa donde los responsables de una empresa se retiran entre los 55 y 60 años.

«Si no hay movimientos dentro de la firma, los socios más jóvenes no están estimulados a quedarse en la organización. Y eso no es bueno para una red global que está en expansión como Baker Tilly, que precisa de filiales pujantes con gente joven y ambiciosa que quiera crecer y apuesta por la marca», subraya Hordeñana.

El mismo entusiasmo que muestra hoy al hablar de estos planes es el que lo impulsó hace 30 años y con el que defiende su profesión frente al avance de la tecnología. «Hoy hay software que resuelven toda la parte de contabilidad, pero la parte de consultoría es distinto: hay que sentarse, escuchar al cliente, ver sus problemas y buscar la solución», concluye el responsable regional de Baker Tilly.

Duplicar la facturación

Uno de los objetivos del chairman regional es aumentar en un 50% la facturación de la red en América Latina en los próximos dos años, una meta ambiciosa que cree posible a través de una mayor interconexión entre los socios de cada país. «Desde mi cargo quiero estimular más ese tipo de negocios, que desde Perú nos digan a qué clientes les puede interesar Uruguay y viceversa. Acercar a las partes y trabajar juntos», dice Hordeñana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos