ACTIVIDAD

Hay un cambio de paradigma en la educación y el trabajo

El Parlamento el año pasado aprobó las modificaciones legales necesarias para implementar las prácticas de capacitación en las empresas por parte de jóvenes entre 15 y 29 años.

José Lestido
José Lestido, vicepresidente de la Cámara de Comercio e Industria Uruguayo-Alemana.

El modelo de formación dual, que combina la enseñanza en el aula con las prácticas rentadas en empresas públicas y privadas, permitirá incluir a unos 1.000 jóvenes este año, según estimaciones del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS).

EDAD MEDIA

La Cámara de Comercio e Industria Uruguayo-Alemana ha impulsado la aplicación a nivel local del sistema de educación dual. “En 2014 planteamos a todos los candidatos a la Presidencia de la República las ventajas de la formación dual, que da la oportunidad de practicar a jóvenes que están estudiando y recibir una remuneración”, señaló a El País José Lestido, vicepresidente de la Cámara de Comercio e Industria Uruguayo-Alemana.

La formación dual, que tiene su origen en las cofradías de maestros artesanos de la Edad Media, en Alemania se reglamentó nada más que hace 150 años, agregó Lestido.

Desestimular la deserción estudiantil, fomentar el empleo juvenil y tender un puente entre la educación y las empresas, son los tres principales logros que exhibe la educación dual en Alemania.

PROGRAMA

A nivel local, la normativa establece el pago de una remuneración del 75% del valor de la categoría y la actividad correspondiente. También determina un subsidio, de un año de duración, del 50% de la remuneración abonada por la empresa al estudiante para favorecer la incorporación o permanencia de las personas en el sistema educativo y como aporte oficial al costo del tutor. La pasantía remunerada tiene una duración de 2 a 3 años.
En este programa el estudiante tendrá un referente del centro educativo y un tutor de la empresa que lo acompañará para que desarrolle mejor el proceso educativo y laboral.

“La formación transcurre un 50% del tiempo en las aulas de los centros de estudio que participan y 50% en la empresa formadora, mientras que en el caso de los sectores sociales críticos el 70% del tiempo de aprendizaje se puede cumplir en la empresa”, indicó Lestido.

El convenio, rubricado por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, el Inefop, la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), el Consejo de Educación Técnico Profesional (CETP/UTU), la Universidad Tecnológica (UTEC), el Pit-Cnt, la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU) y la Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Uruguay (CNCS). permite que la empresa y el estudiante firmen un contrato educativo laboral con responsabilidades y derechos (remuneración, seguridad social, licencias).

“Estamos ante un cambio de paradigma en la educación y en el trabajo, porque lo que el pasante hace en la empresa es aprendizaje y se computa como parte de su formación, además de percibir un ingreso”, destacó Lestido.

ESTUDIO Y TRABAJO

Dijo también que el convenio celebrado entre las autoridades, organizaciones sociales y empresariales “deja de lado el histórico divorcio que existía entre el sistema educativo y las empresas”. Es que el método de formación dual “facilita la inserción laboral de los jóvenes sin abandonar los estudios”.

En 2017, un informe de la Universidad Católica del Uruguay (UCU) reveló que la principal causa de deserción del sistema educativo es el ingreso al mundo del trabajo. “Esta causal tiene mayor incidencia cuanto más edad tiene el estudiante”, apuntó Lestido para agregar: “El sistema dual de formación ataca el corazón de esta problemática ya que el aprendiz estudia y trabaja durante su formación, a la vez que percibe una remuneración”.

EMPLEO JUVENIL

La metodología de formación dual también favorece la inserción laboral de los jóvenes. El estudiante “conoce y aprende sobre aquello que la empresa necesita, inclusive estadísticamente el 70% de los aprendices termina trabajando en la empresa formadora”, destacó Lestido.

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la tasa de desempleo de jóvenes de hasta 24 años de edad en América Latina y el Caribe es del 18,5%. En el caso de Uruguay el desempleo juvenil se ubica entre 26 y 27 por ciento. En tanto, en Alemania apenas es del 5%.

“El sistema dual alemán logra bajar el nivel de desempleo porque inserta a los jóvenes sin expulsar a los trabajadores de mayor edad”, sostuvo el dirigente empresarial.

CERTIFICACIÓN

La operativa de la formación dual es tan sencilla como eficaz. Las empresas postulan cargos para los potenciales aprendices y, en acuerdo con los centros de estudios que participan de la formación dual, se aprueba la currícula para cada estudiante según las necesidades específicas requeridas. Cada contrato de aprendizaje es aprobado por la Comisión Interinstitucional que celebró el convenio marco.

“Cumplido el plan de estudios tanto en el aula como en la empresa, el estudiante obtiene el título que certifica su bachillerato técnico o tecnológico, de modo que está habilitado para ingresar para cursar estudios universitarios”, preciso Lestido.

En Alemania, el sistema dual abarca a tres millones de estudiantes que cursan 350 carreras. “Todos los años se revisan las carreras porque la formación debe responder a las necesidades de las empresas empleadoras”, concluyó el dirigente empresarial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)