INN CONTENT PARA MEIKLE BIENES RAÍCES

Invertir en ladrillos de una manera más práctica y segura

El servicio de administración de propiedades de Meikle Bienes Raíces permite disfrutar la renta mientras se delegan las tareas de gestión.

Meike Bienes Raíces
En sus comienzos la inmobiliaria se concentró en Carrasco. Hoy su área de influencia va de Pocitos y Punta Carretas a Carrasco Este y La Tahona. 

Históricamente, invertir en inmuebles es un buen negocio, siempre y cuando haya alguien que se encargue de su administración. Atender al inquilino, escuchar sus reclamos, realizar reparaciones, reclamar los pagos, todas estas tareas significan tiempo, y contar con la ayuda de un asesor profesional puede hacer una diferencia.

Con más de 35 años de experiencia, Meikle Bienes Raíces es uno de los principales referentes del sector inmobiliario. En sus inicios, la empresa se concentró en Carrasco, pero en las últimas décadas inició un proceso de expansión hacia Pocitos y Punta Carretas: Hoy abarca toda una zona de influencia que va desde estos barrios a Carrasco Este y La Tahona.

Según Ignacio y María José Albanell, los directores de Meikle, si bien la administración de propiedades forma parte del ADN de la empresa, en los últimos años se apostó especialmente a esta área, con la creación de un equipo específico y un portal propio para administración y alquileres temporarios: InHome.

El objetivo es hacer más fácil la vida de los propietarios, resolviendo todas las cuestiones vinculadas a la gestión y mantenimiento. Desde la búsqueda de un inquilino, el estudio de la garantía y la redacción del contrato hasta el control del inventario, las reparaciones y la respuesta ante cualquier reclamo.

“La inversión en inmuebles es un negocio que existió siempre, pero mientras que antes las personas se encargaban ellas mismos, las nuevas generaciones prefieren delegar la atención del inquilino. Se rompe el aire acondicionado, se levanta el piso, entra agua por la ventana, cuando esto pasa hay que encontrar una rápida solución. Con este servicio el propietario se olvida de estos problemas”, asegura María José Albanell.

Esto incluye toda la gestión relativa al cobro. La empresa se encarga de que el pago se realice en tiempo y forma todos los meses y de liquidar los impuestos correspondientes, un proceso que termina con el dinero en la cuenta del propietario. Eventualmente también se encarga de cobrar las multas y recargos establecidos en el contrato.

“Lo que buscamos es que el cliente perciba su inversión en ladrillos como un título valor. Que coloque su dinero y se olvide de los problemas del día a día. Lo único que tiene que hacer es chequear su cuenta para ver si le ingresó el dinero”, asegura Ignacio Albanell.

María José Albanell e Ignacio Albanell, los directores de Meikle.
María José Albanell e Ignacio Albanell, los directores de Meikle Bienes Raíces.

Un vínculo delicado

Por su naturaleza, el vínculo entre propietario e inquilino siempre es delicado. Muchas veces no se conocen y sus intereses son contrapuestos. En esos casos es fundamental que exista un mediador con una visión neutra, que escuche a ambos y encuentre la mejor solución.

Meikle cuenta con un equipo especial para esta tarea, que recibe los reclamos y si corresponde realizar trabajos contacta a la empresa de limpieza, mantenimiento o albañilería. “Ante cualquier problema, hay un teléfono habilitado prácticamente 24 horas para llamar, por lo que la solución está muy aceitada. Resolver los problemas del inquilino es la mejor forma de proteger al inversor”, aseguran los directores.

Los años de experiencia han dado a Meikle un valioso know how a la hora de lidiar con estas situaciones, en las que según los directores, la comunicación asertiva y la calma son la clave del éxito. En este sentido, destacan que el diferencial de la empresa es el servicio personalizado.
Por ejemplo, hace un tiempo se dio el caso de un cliente muy organizado que se enojaba mucho, porque no podía entender cómo el inquilino se olvidaba de pagar y lo hacía fuera de fecha. Lo que podría haber terminado en un desastre se solucionó fácilmente recordándole todos los meses la fecha de pago. Así el contrato duró 4 años.

Otro caso fue el de un director de cine brasilero, que buscaba una casa en Carrasco pero era muy exigente con la decoración. Para poder cumplir con sus requisitos, un asesor de Meikle fue hasta la casa junto al asistente del director y acomodaron toda la decoración a su gusto. “Hacemos lo que haya que hacer para que ambas partes queden contentas”, asegura Ignacio Albanell.

Consejos para alquilar tu propiedad

A la hora de ofrecer una propiedad en alquiler, lo más importante es realizar una justa tasación. Muchas veces por ambición o cuestiones afectiva, la gente sobreestima el valor de su casa u apartamento, y eso dificulta la operación. Otro aspecto a tener en cuenta es la presentación. La primera impresión es muy importante, y una casa limpia, con buena luz y un aroma agradable puede seducir a los interesados. Cada caso es particular, pero para apartamentos chicos se aconseja mostrarlo amueblado. En el caso de casas lo contrario. Lo tercero es que la propiedad no solo esté bien mantenida, sino actualizada. Uno de los aspectos en que más se fijan los inquilinos es que baños y cocinas estén reciclados, y una pequeña inversión en ese sentido puede valorizar el alquiler. “Son pequeños detalles que hacen una diferencia”, aseguran los directores.

Inversión de un 5% anual 

Desde sus orígenes, los clientes del servicio de administración de Meikle fueron extranjeros, que viven fuera del país y necesitan alguien que se encargue de sus propiedades. Y si bien este público se mantiene, la inmobiliaria viene realizando una fuerte apuesta a uruguayos que invierten en inmuebles o heredaron uno.

Hoy la mayoría de las unidades bajo esta área son apartamentos chicos, de uno o dos dormitorios en Pocitos, Punta Carretas y Carrasco, que tienen una rápida colocación en el mercado. Pero también hay algunas casas y locales comerciales. Según los Albanell, depende mucho del caso, pero hoy la renta de un inmueble promedia un 5% anual, a lo que se debe sumar la valorización.

El objetivo final es que la gente perciba la inversión en ladrillos como una colocación financiera, y no como un negocio que exige trabajo. “Con este servicio el propietario resigna a un porcentaje marginal de la renta, pero tiene beneficios a largo plazo, ya que un administrador le ahorra tiempo y mejora su calidad de vida. Invertir en una propiedad tiene que ser una solución y no un problema”, concluyen los especialistas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados