INFORME

¿Cómo le ha ido al negocio de la pirotecnia tras los cuestionamientos?

En los últimos años se han multiplicado los cuestionamientos al uso de fuegos artificiales en Navidad y fin de año. También algunos departamentos han regulado su uso, ¿qué pasa con el negocio?

Fuegos artificiales en Punta del Este recibiendo el 2021. Foto: Ricardo Figueredo
Fuegos artificiales: ¿cambió el negocio o no?. Foto: Ricardo Figueredo

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Cada vez se importa menos pirotecnia. Además, en los últimos seis años se redujo la cantidad de empresas que compran estos productos en el exterior. A eso se le suma que las ventas en 2020 no fueron las mejores por la pandemia del coronavirus.

Las importaciones cayeron 68,62% en los últimos seis años, según los datos que proporcionó a El País la agencia Uruguay XXI. Se trajo mercadería por US$ 1.702.047 en 2015 y US$ 534.020 en 2020.

Si se mira el volumen físico de las importaciones, como es de esperar, también hubo una reducción. Al comprar 2015 y 2020, la disminución fue de 70,43%. Ingresaron al país 630.417 kilos en 2015 y 186.445 kilos en 2020.
Si nos acercamos más en el tiempo, y se mira qué pasó en los últimos dos años, también hubo una baja. Las importaciones cayeron un 35,41% en 2020 en relación a 2019. El año pasado se hicieron compras por US$ 534.020 y en 2019 por US$ 826.730.

Más allá de la cantidad de productos que se importaron, también hubo una reducción en el número de empresas que compraron en el exterior.
Hubo cinco compañías que trajeron fuegos artificiales en 2015. Luego, hubo seis en 2016, cuatro en 2017 y 2018, tres en 2019 y dos en 2020. Los datos fueron proporcionados a El País por el director del Servicio de Material y Armamento del Ejército, César Díaz. Esa institución es quien brinda las autorizaciones para poder realizar las compras en el extranjero e inspecciona el material cuando llega al país.

Explicación

¿Qué factores explican la caída en importaciones de fuegos artificiales?

Tal vez, la gran pregunta es por qué hubo una caída en las importaciones de pirotecnia. El director de Mundo Pirotécnico, Gustavo Prato, explicó a El País que hubo dos factores en 2020. El primero fue el aumento del valor del dólar. Entiende que el tipo de cambio que se registró el año pasado influyó en el nivel de compra. El segundo fue la pandemia. A causa del COVID-19, algunas empresas “optaron por arriesgar mucho menos” o compraron otros productos.

En el caso de Mundo Pirotécnico, la empresa decidió bajar el nivel de importaciones en los últimos tres años. La medida se tomó para “vender stock”, aunque se continuaron trayendo nuevos productos. “En un momento, cuando el tipo de cambio estaba favorable para las importaciones, se importó más de lo que el mercado podía consumir”, comentó Prato.

Un caso diferente fue el de Arcoiris Fuegos Artificiales. Su gerente comercial, Daniel Pereira, dijo a El País que no importó pirotecnia en 2020. Sucedió que no pudieron viajar a China por la pandemia del coronavirus.

Sobre qué pasó en los últimos seis años, cree que varió “el tipo de producto” que se trae. En términos de cantidades, señaló, es “más difícil de determinar” ya que “un año se importa menos, pero al siguiente más”. Además, indicó que las compras dependen del nivel de consumo en las diferentes zafras. Por ejemplo, el año pasado fue “poco”, por lo tanto, las importaciones en 2021 van a ser menores “en caso de que se hagan”.

Un capítulo aparte es la cantidad de fuegos artificiales que se vendieron en Uruguay. Prato contó que el nivel de comercialización fue “similar” en 2020 y 2019. No obstante, aclaró que “no ayudó” el crecimiento de los casos de COVID-19 en noviembre.

En referencia a los últimos cinco años, señaló que “hubo una caída” de las ventas, pero no fue “sustancial”. El director de Mundo Pirotécnico cree que la disminución de la comercialización es consecuencia del avance de la tecnología en los sistemas de cobro.

Parte de las “mesitas” que venden fuegos artificiales “no pudieron acceder al pago electrónico”, indicó.

Aunque “esté cambiando un poco el sistema de trabajo, sigue siendo una fuente de ingreso para mucha gente”. A su vez, los festejos de aniversario de los equipos de fútbol Peñarol y Nacional generaron otra “mini zafra”.

Pereira, por su parte, contó que la venta en 2020 fue “menor” por varios factores. Entre ellos están la situación económica de la gente por la pandemia del coronavirus, el aislamiento, la reducción de las reuniones sociales y el no ingreso de turistas.

Luego, al hacer un balance de los últimos seis años, señaló que “la venta no cambió”. Lo que sí “pueden” haberse modificado son las preferencias del público. No obstante, “eso sucede todos los años”.

El director de Mundo Pirotécnico dijo que entre los fuegos artificiales más vendidos están las tortas y los volcanes. En el último tiempo disminuyó la comercialización de petardos y “los aéreos cuya única función es hacer un estruendo”. Sobre la bomba brasilera, están “orgullosos de haberla erradicado del mercado”.

Empresarios del sector están abiertos a una regulación “seria” del mercado
“Si tenemos que sacrificar parte del mercado con los petardos, se tendrá que hacer" 
Fuegos artificiales en Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo

Previo a la celebración de Navidad y fin de año, algunos ediles evaluaron si prohibir o no la pirotecnia sonora. Finalmente, Lavalleja decidió el 10 de diciembre prohibir el uso y la venta de pirotecnia en todo el espacio público del departamento. También se aplicaron restricciones en Flores, Río Negro y Salinas.

El director de Mundo Pirotécnico, Gustavo Prato, había dicho a El País en diciembre que estaba por definir si presentaba una demanda civil o un recurso de inconstitucionalidad. Cuando se lo consultó en enero para esta nota, dijo que aún no se habían iniciado acciones.

El empresario también habló sobre la posibilidad de que se presente un proyecto de ley sobre el asunto, el cual apoyarían. “Nuestra idea sería tratar de resolver el tema en el Parlamento”. Sería “lo mejor”, comentó.
Además, remarcó que un proyecto debería contemplar a toda la sociedad y no solo a un grupo de la población. En última instancia, cree que pueden convivir los dos mundos.

“Si tenemos que sacrificar parte del mercado con los petardos, se tendrá que hacer”. Hay una disposición a adaptarse, “pero trabajando con seriedad, coherencia y considerando el comercio”.

El gerente comercial de Arcoiris Fuegos Artificiales, Daniel Pereira, dijo que están “muy de acuerdo” con que se regule, pero entiende que debería ser de forma “seria”. Tendrían que intervenir “todas las partes interesadas” y contar con “la participación” de los que tienen conocimiento, experiencia y especialización en la materia.

Prato contó que en la empresa vieron un sector del mercado que consume productos de “poco estruendo” y, por esa razón, se empezaron a importar más. No obstante, dijo que son difíciles de conseguir y que China no los produce de forma masiva.

“La gran mayoría de los uruguayos es tradicional y quiere los mismos fuegos de siempre”, explicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados