CON UN OJO EN LA INFLACIÓN

La nueva medida del BCU para contener al dólar; ¿hasta cuándo vende reservas?

El Banco Central busca evitar que los inversores pasen por el mercado.

El BCU amplió el set de medidas para que el dólar suba de manera más gradual de lo que venía haciendo últimamente. Foto: Leonardo Mainé
El BCU amplió el set de medidas para que el dólar suba de manera más gradual de lo que venía haciendo últimamente. Foto: Leonardo Mainé

El Banco Central amplió el set de medidas para amortiguar la suba del dólar ayer, con la decisión de recomprar Letras de Regulación Monetaria (LRM) con vencimiento este año, ofreciéndole a los inversores recibir pesos o dólares.

Eso se suma, a la posibilidad de recibir dólares en las LRM que vencen este mes y a las intervenciones en el mercado de cambios mediante la venta de reservas.

En todos los casos, el fin es el mismo: que la suba del dólar se procese de forma gradual.

La medida que el BCU comunicó ayer (luego que cerrara el mercado de cambios) consiste en recomprar Letras, los papeles que emite el Central para sacar pesos del mercado y que no son otra cosa que deuda, por un monto nominal de $ 35.000 millones (US$ 992 millones). Las LRM elegibles son las que vencen entre el 31 de mayo y el 6 de diciembre de este año.

Al ofrecerle a los inversores darle pesos o dólares por esas Letras, hace que aquellos que quieren cambiar su inversión a la moneda estadounidense no tengan que pasar por el mercado de cambios para comprarla, lo que impulsa al alza su precio.

La justificación del BCU es que “dado el entorno macroeconómico y financiero global y regional” se ha producido un “cambio de portafolios de los agentes económicos” lo que se refleja en “volatilidad” en el mercado de cambios local. La medida busca “facilitar” ese cambio de portafolios y “mitigar” la volatilidad del dólar, añadió el Central en un comunicado.

“Permitir saltos bruscos (del dólar) en una economía como la nuestra nunca es bueno”, dijo el presidente del BCU, Alberto Graña la semana pasada.

Las LRM que son elegibles para ser recompradas por el BCU suman US$ 3.882,5 millones. Si bien el Central dijo que podrá recomprar hasta US$ 992 millones, podrá adjudicar “hasta 200% del total” (es decir US$ 1.984 millones).

“El plazo de recepción de las ofertas será del 27 de mayo a las 11 horas hasta el 29 de mayo a las 14 horas”, indicó el Central.

¿Hasta cuándo vende?

Además de esta medida, que le implicará desprenderse de reservas, el Banco Central lleva vendidos US$ 570,8 millones para amortiguar la suba del dólar. De hecho, intervino en 14 de las 15 jornadas que hubo operativa en el mes.

En lo que va de mayo, la moneda estadounidense sube 0,85%. En abril había tenido el mayor aumento (fue 4,47%) en siete meses.

Pero, ¿hasta dónde puede el BCU seguir desprendiéndose de sus reservas?

Al martes (último dato disponible) las reservas que administraba el BCU eran US$ 15.138 millones, US$ 60 millones menos que hace una semana.

Pero, en ellas hay una parte que corresponde a los bancos por los encajes (porcentaje de los depósitos que las instituciones están obligadas a inmovilizar en el Central), otra al gobierno central y finalmente está la porción de “libre disponibilidad” del BCU.

Entonces, las reservas propias del BCU totalizaban US$ 6.303 millones al martes, US$ 410 millones menos que hace una semana.

¿Eso implica que el Banco Central puede usar todas esas reservas para amortiguar la suba del dólar?

No. Según el informe Gestión de Reservas del BCU, “los activos de reserva permiten: asegurar el acceso a la liquidez en moneda extranjera para poder intervenir en el mercado” (es lo que hace al vender dólares que su suba sea más gradual) y “garantizar el servicio de la deuda en moneda extranjera del BCU”. Además, un “nivel de reservas consistente con el logro de los objetivos del BCU reviste en gran parte el carácter de un seguro, constituyéndose en un fondo disponible para cubrir las eventualidades referidas, y en tanto tal, excede en general el volumen de liquidez requerido para lo que puede considerarse la ‘operativa diaria o normal’”, agregó.

Así que parte de ese dinero está para hacer frente al pago de Letras.

Con la operación de recompra, se reduce el stock de LRM que actualmente (previo a la operación) totaliza el equivalente a US$ 6.998,02 millones.

Entonces, entre los que US$ 570,8 millones que ya lleva vendidos y los US$ 992 millones que podría recomprar de Letras, ¿hasta dónde puede seguir el Central con la venta de reservas?

El socio de Deloitte, Pablo Rosselli dijo a El País que “en las últimas semanas se han intensificado las presiones devaluatorias” del peso, lo que trae aparejado una mayor “presión inflacionaria”. En ese sentido, señaló que “si no mejora el contexto internacional, el BCU va a continuar interviniendo en el mercado” para que la inflación no se vaya del 8%.

El Central “tiene reservas importantes” y va a seguir con la política de “suba gradual” del dólar, agregó.

Además, el BCU tiene otra herramienta en el menú para utilizar, indicó.

El gerente del área económica de CPA Ferrere, Santiago Rego dijo a El País que “en los últimos años, la acumulación de reservas y las LRM se han movido bastante al unísono” y recordó que “en 2015 y 2018 (setiembre), con expectativas al alza en el tipo de cambio el BCU recompró LRM con dólares”.

“Con este tipo de operaciones, el BCU baja sus activos (reservas) pero también reduce sus pasivos (LRM) por lo que baja su hoja de balance y reduce en el margen el pago de intereses”, explicó.

Rego señaló que “en los primeros cuatro meses del año, el BCU alentó cierta depreciación del peso con el objetivo de reducir la brecha de precios relativos, en general y con la región. Ahora con algo más de presiones inflacionarias y entrados en el ciclo electoral, es dable pensar que el objetivo es reducir la volatilidad pero dejando depreciar gradualmente el peso”.

El as bajo la manga del BCU

Además de la intervención directa y la recompra de Letras, el BCU guarda un as bajo la manga para amortiguar la suba del dólar. “Si las presiones de devaluación (del peso) no cedieran y la inflación se acelerara más, podríamos ver al Banco Central subiendo tasas” que paga por las Letras, dijo a El País el socio de Deloitte, Pablo Rosselli. De esa forma, hace más atractivo invertir en pesos y quita presión al billete verde. Rosselli enfatizó que el BCU recurre primero a la intervención cambiaria, luego da la opción de “llevarse dólares” mediante la recompra de Letras y su tercera opción es la suba de tasas. Claro, que esta es el último recurso porque de hacerlo, descuida el déficit parafiscal y la “señal de tasas que el gobierno uruguayo tendrá en próximas emisiones de deuda”, afirmó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)