COMERCIO EXTERIOR

La caída de las exportaciones a Argentina, ¿se profundizará con el cambio de gobierno?

La llegada de Alberto Fernández en lugar de Mauricio Macri planea dudas acerca de qué pasará con las exportaciones uruguayas que caen 26% en 10 meses del año.

Cristina Kirchner y Alberto Fernández celebran la victoria en primera vuelta en Argentina. Foto: Reuters
Los analistas creen que en el mandato del segundo, no retornarán las trabas a importaciones que puso la primera. Foto: Reuters

Argentina es el único de los grandes mercados de exportación de Uruguay en el que las ventas siguen cayendo con fuerza. Entre enero y octubre sumaron US$ 261,6 millones, un derrumbe del 26,5% con respecto al mismo período de 2018.

Con variaciones interanuales que se mantienen negativas desde octubre del año pasado, la duda es si con el próximo cambio de gobierno en Argentina la tendencia se quebrará o si, por el contrario, la caída de las exportaciones hacia ese mercado se profundizará.

“El Producto Interno Bruto (PIB) está cayendo este año más del 3% y para el año próximo se proyecta un descenso de entre 1,5% y 2%. En ese marco, las importaciones argentinas continuarán sin recuperarse. Quizás caigan a menor ritmo que el de este año, pero para ver un cambio de tendencia habrá que esperar recién hasta el segundo semestre del año próximo o al 2021”, dijo Marcelo Elizondo, titular de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI), en Buenos Aires.

En línea con la severa crisis económica, las importaciones totales en Argentina serán en 2019 las más bajas de los últimos 10 años. Entre enero y septiembre sumaron US$ 38.462 millones, un 26,2% menos que en el mismo lapso del año pasado, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

En un escenario de fuerte caída de la producción y de la demanda interna, en los primeros nueve meses del año las importaciones de bienes de capital cayeron 34,3%; las de bienes intermedios, 13,5%; las de piezas y accesorios para bienes de capital, 19,1%; y las de bienes de consumo, 28,6%.

Despejada la incertidumbre electoral, la expectativa pasa ahora por saber cuáles serán las medidas que pondrá en marcha el gobierno de Alberto Fernández a partir del 10 de diciembre para intentar revertir la crisis económica.

Puerto de Buenos Aires. Foto: archivo El País.
Puerto de Buenos Aires. Foto: archivo El País.

Hasta ahora, las definiciones del presidente electo han sido muy vagas.

De hecho, todavía no confirmó a quiénes promoverá para ocupar los cargos de ministro de Hacienda y presidente del Banco Central.

Sin embargo, aún en ese escenario de indefinición, todo indica que en materia de comercio exterior no retornarán las severas restricciones a las importaciones que se impusieron durante el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner.

Alberto Fernández ha sido crítico de las políticas de Guillermo Moreno, el polémico secretario de comercio que introdujo en 2012 las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI), un filtro con el que el gobierno kirchnerista limitó al extremo las importaciones para evitar una mayor salida de divisas.

Aunque en Argentina volvió a regir un esquema de control de cambios desde septiembre pasado, las empresas pueden acceder sin inconvenientes al mercado oficial para pagar las importaciones.

Esas condiciones seguirían tras el cambio de gobierno. “Descarto que Argentina vuelva al esquema de las DJAI. Alberto Fernández es más partidario de un funcionamiento de las instituciones del comercio mucho más regular que Cristina Kirchner. Ahora bien, sí es posible que las importaciones tengan como principal obstáculo un tipo de cambio elevado. El límite a las importaciones va a venir más por precio que por regulaciones administrativas”, dijo Elizondo.

Dólar alto.

Lejos del atraso cambiario que estimulaba las importaciones hacia el final del gobierno de Cristina Kirchner, el valor del dólar está en niveles altos en Argentina luego de las sucesivas devaluaciones registradas desde abril de 2018.

Los economistas que asesoran al presidente electo adelantaron que será necesario mantener en los próximos años un tipo de cambio elevado con el objetivo de impulsar las exportaciones y sustituir importaciones por producción nacional donde eso sea posible.

En ese marco, la recuperación de las importaciones en Argentina se hará esperar.

Bancos y AFAP demandaron más dólar por la situación en Argentina y liquidez de pesos.
Dólares. Foto: Archivo El País.

“Durante los primeros meses del año próximo la actividad va a seguir resentida y, con un tipo de cambio real alto, continuará la caída de las importaciones”, dijo Juan Pablo Di Iorio, economista de la consultora ACM.

“Pero, si se resuelve el problema de la deuda, podría haber algún rebote de la actividad económica, lo que permitiría impulsar levemente las importaciones hacia fines del año próximo”, agregó.

Ese escenario general promete replicarse para las importaciones provenientes desde Uruguay.

“Probablemente los primeros meses del año próximo sean complicados, pero si se logra cierta estabilización de la economía y un alza del consumo, las exportaciones uruguayas podrían recuperarse más rápido que el resto”, dijo Eva Bamio, especialista en comercio exterior de la consultora Abeceb.

“Buena parte de esas ventas son insumos para la industria, como hilos de cable, plásticos, y pasta química y de madera, que, al ser parte de un proceso de producción, pueden recuperarse rápido si se confirma un rebote de la economía. A eso se suman las buenas perspectivas en las importaciones de porotos de soja dado que Argentina logró abrir el mercado de exportación de harina de soja a China”, agregó.

“No hay mercado interno”

En una entrevista con el diario La Nación semanas atrás, el presidente de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA), Rubén García, dijo que” los números no mienten, la importación está en caída libre y es porque no hay mercado interno”. Según García, “más del 80% de lo que el país importa es para producir, va a la industria, sea para exportar o para el mercado interno”. Pero, como “no hay dinero, entonces no se consume; hay fábricas que están trabajando en sus mínimos históricos, esto obliga a suspender y a parar”, agregó. En un balance de los cuatro años de Mauricio Macri, el dirigente empresario relativiza la mentada liberalización comercial. “Cuando el Gobierno vio que las importaciones se movían, empezó a aplicar el freno”, indicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)