ESPAÑA

Abengoa consiguió una prórroga y evitó entrar en concurso

La empresa española tuvo el aval del 75% de los acreedores.

La empresa Abengoa presentó ayer ante la justicia española la solicitud de homologación del contrato de espera tras conseguir el apoyo del 75,04% de los acreedores financieros, en busca de un plazo adicional para presentar un plan de reestructuración que evite el concurso de acreedores.

El día en que se cumplían los cuatro meses que otorga la ley española desde la solicitud del preconcurso, Abengoa pidió un tiempo adicional (que la normativa fija en siete meses) con el objetivo de tener listo el plan definitivo durante abril.

En un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) —regulador bursátil español—, la multinacional subraya que el apoyo logrado a este contrato supera en un 15,04 % la mayoría requerida por la ley española fijada en un 60%.

La empresa, que solicitó el preconcurso de acreedores en noviembre del año pasado asfixiada por un fuerte endeudamiento, añade que a este contrato de espera podrán adherirse nuevos acreedores hasta la fecha en la que el juez se pronuncie, por lo que el porcentaje de apoyos podrá incrementarse en los próximos días.

El contrato permite a la compañía dejar en suspenso el ejercicio de determinados derechos de resolución y vencimiento anticipado de financiaciones.

En paralelo, Abengoa también presentará, como parte del proceso de reestructuración de la compañía, las solicitudes de la ley de quiebras de Estados Unidos para aquellas sociedades que están presentes en ese país y para todas las sociedades. Con esto busca hacer extensiva la protección y homologación del acuerdo en Estados Unidos.

La reestructuración de la compañía dibuja una empresa más pequeña, centrada en la ingeniería y construcción, y que se desprenderá de una serie de activos no estratégicos.

De acuerdo con el plan acordado con sus principales acreedores, la nueva Abengoa necesitará en total una inyección de capital de entre 1.500 y 1.800 millones de euro, que concederá a los nuevos acreedores el 55% de la compañía, es decir su control.

El 45% restante del capital quedará también en manos de otros acreedores, entre ellos la banca, mientras que los actuales accionistas se quedarían con un 5%.

Abengoa, que comunicó unas pérdidas de 1.213 millones en 2015, sumaba una deuda bruta de 9.395 millones de euros y pagos pendientes a proveedores por 4.379 millones de euros.

La filial uruguaya de Abengoa es la empresa Teyma, una de las principales constructuras de obra pública. Entre otros proyectos, tiene a su cargo la construcción del Antel Arena, la cárcel de Punta de Rieles, el saneamiento de Ciudad de la Costa y una terminal portuaria en Capurro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º