REUNIONES

Acuerdo de precios: supermercados e industriales solicitarán cambios al MEF

La Cámara Industrial de Alimentos y la Asociación de Supermercados pidieron reunión por el tema a la ministra de Economía, Azucena Arbeleche.

Supermercado
El acuerdo de precios se anunció luego que la inflación llegó en abril a 10,86%; en mayo se ubicó en 11,05% aunque moderó la suba. Foto: Fernando Ponzetto.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

"Voluntario”, fue la palabra más repetida el 8 de mayo, cuando la ministra Azucena Arbeleche y el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, anunciaron el acuerdo para mantener los precios de una canasta de artículos por tres meses. Pasado un mes, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) hace una evaluación “buena” de los resultados y entiende que hubo “un mayoritario respeto” a lo acordado, según dijeron a El País fuentes de la cartera.

Del otro lado del mostrador están las gremiales empresariales. Los supermercados, los comercios minoristas, los industriales y los importadores, entre otros, aceptaron participar de ese acuerdo voluntario que propició el gobierno. Un mes después, al menos dos cámaras empresariales harán planteos al MEF para revisar las condiciones del mismo.

El presidente de la Cámara Industrial de Alimentos (Ciali), Fernando Pache, dijo a El País que hubo quejas de empresas asociadas respecto a que los supermercados no están aceptando nuevas listas de precios de ningún producto. La clave pasa porque en un principio en la reunión entre el gobierno y las gremiales se planteó congelar una canasta de 84 artículos, pero luego se aceptó extender el congelamiento a todas las “familias” de productos.

Esto quiere decir, por ejemplo, que el pacto para no elevar los precios abarca no solo al pan flauta sino también al pan con semillas, o no solo a los fiambres clásicos sino también al jamón serrano, comentó Pache

“Ese no es el objetivo (del acuerdo de precios). Cuando se nos presentó esto como medida de combate a la inflación lo aceptamos, y también cuando se habló de extenderlo a familias de productos. Pero los socios nos dicen que no es justo que abarque al 100% de los productos. Una compañía que importa en dólares sal del Himalaya (que vale más de $ 350) no puede ajustar el precio de ese producto, que debería estar por fuera de la canasta, porque no es lo mismo una sal común que una especial”, declaró.

El presidente de la Ciali señaló que “en estos 30 primeros días de congelamiento, el 100% de los supermercados no han aceptado ningún aumento en el 90% de los productos”. Al momento del anuncio, se estimó que la canasta de “familia” de productos abarcaría a más de 4.000 artículos.

Por este motivo, la Ciali solicitará al MEF “que por favor libere a los artículos que no son de primera necesidad o que no integran la canasta básica de este congelamiento, porque no es justo ni necesario”. Esto es volver al plan inicial de que el acuerdo abarque a una canasta de unos 80 productos.

Pache además criticó que “se haga publicidad diciendo que se congelan los precios, cuando en realidad el que los congeló es el proveedor” y no los supermercados, donde el consumidor final adquiere los productos.

A su vez, también la Asociación de Supermercados (ASU) pidió una reunión a Arbeleche para hablar, entre otros temas, de cómo vienen monitoreando las grandes superficies el acuerdo de precios, confirmaron a El País fuentes del sector. “Es un encuentro de rutina, porque aún no tuvimos una reunión mano a mano (con la ministra). Es para repasar la situación del sector y hacer una puesta a punto del acuerdo de precios”, dijo un informante.

Ante la consulta de El País, desde ASU no hicieron comentarios respecto a la reunión y se expresó que “seguimos pensando que está bien” el acuerdo para no variar los precios.

Carro supermercado
Foto: Archivo El País.

Pero, otras fuentes vinculadas a los supermercados dijeron que se planteará el caso de las frutas y verduras, incluidas dentro del acuerdo pero cuyo precio suele ser muy volátil por estar asociado al clima y la oferta disponible. “Si hay una variación mínima se absorbe”, pero hay situaciones de productos como el morrón que pueden “pasar de $ 40 a $ 100”, explicó una fuente del sector.

Respecto al planteo de la Ciali de que hay grandes superficies que no aceptan ninguna lista de precios nueva a proveedores, las fuentes vinculadas a los supermercados señalaron que no hay ningún acuerdo general en ese sentido y que cada uno actúa según su definición. “Alguno puede aceptar que proveedores aumenten precios de productos por fuera de los comprometidos, otros no aceptan ninguna lista nueva. Son temas comerciales o de marketing” de cada supermercado, indicó un informante.

Sobre este tema, el presidente de Cambadu -gremial que nuclea a almacenes minoristas y autoservices-, Antonio Ameijenda, dijo a El País que es una práctica “histórica” de los supermercados y la vinculó al mayor poder de negociación que tienen frente a los proveedores. Diferenció esta situación de lo que puede ocurrir en un comercio de barrio, donde “no hay ninguna posibilidad de no aceptar listas de precios”.

Además, comentó que luego de que se anunciara el acuerdo en mayo hubo algunos proveedores que presentaron nuevas listas de precios, pero hoy “ya se estabilizó el mercado fundamentalmente por el dólar”, que revirtió la tendencia al alza en las últimas semanas. “Creo que sirvió el acuerdo de precios, por el mensaje que dio”, concluyó Ameijenda.

“Tomadores de precios”

El presidente de Cambadu subrayó que “el negocio de cercanía no quiere cobrarle más al cliente, porque trabaja con él todos los días, y si sube los precios es porque se lo subieron (los proveedores) pero a nadie se le ocurre hacerlo por su cuenta, porque hay diversidad de negocios y si cobro mucho más pierdo” compradores. Informó de un relevamiento que hizo la gremial que incluyó 1.400 puntos de venta en todo el país, donde se vio “una diferencia del orden de 5%” en los precios del mismo artículo, lo que muestra que “no hay una diferencia abismal ni que uno cobra más”. Detalló estos números como “una señal de que somos tomadores de precios”. Agregó que hay que tener en cuenta que los comercios más chicos no pueden almacenar mercadería.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados