CALIFICACIÓN

La advertencia de Fitch sobre la coalición multicolor y el grado inversor

La calificadora es una de las dos que tiene a Uruguay en el escalón mínimo del grado inversor y la única con perspectiva “negativa”.

Fitch Ratings es una agencia internacional de calificación crediticia de doble sede en Nueva York y Londres.
Foto: Archivo El País.

La calificadora de riesgo FitchRatings emitió un comunicado ayer tras la revisión de la medición del Producto Interno Bruto (PIB), en el que señaló que “la reciente revisión del PIB de Uruguay ha resultado en cambios positivos y negativos en las métricas crediticias, pero estos no serán decisivos para la resolución de la perspectiva “negativa” de la calificación soberana BBB-”.

La calificadora es una de las dos que tiene a Uruguay en el escalón mínimo del grado inversor y la única con perspectiva “negativa”, lo que implica una chance de tres de que baje la nota al país (lo que le haría perder el grado inversor).

“Los nuevos datos resaltan mejor el estancamiento económico estructural ya incorporado en las perspectivas y reducen la relación deuda-PIB, pero no cambian su empinada trayectoria ascendente”, afirmó Fitch. La resolución de la perspectiva (es decir, si hay un cambio de nota o no) “dependerá del progreso de las autoridades para estabilizarla y no de un umbral explícito”.

El comunicado señaló que “la relación entre la deuda y el PIB del gobierno central, que anteriormente proyectamos que alcanzaría el 75% a fines de 2020, sería del 69% con la nueva” medición, lo que igual “sigue siendo más alto que la mediana prevista de la categoría ‘BBB’ del 53% y la curva ascendente sigue siendo empinada”.

A su vez, el crecimiento en el trienio 2017-2019 pasó a ser de 0,8% en promedio en vez de 1,5% con la nueva medición, lo que es “más consistente con la debilidad en otros datos económicos, principalmente la destrucción neta de empleo desde 2014, y destacan los desafíos de competitividad.

Fitch advirtió que “una agenda de reformas más ambiciosa podría enfrentar desafíos por la diversidad ideológica de los partidos políticos en la coalición gobernante -lo que contribuyó a una cierta dilución del ley de urgente consideración-, y por las presiones sociales. Las negociaciones sobre los salarios, que son relativamente altos y no están bien alineados con las tendencias de productividad sectorial, serán una prueba clave en 2021”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados