Dos miradas sobre el fenómeno

Las advertencias sobre la crisis argentina que el FMI y BBVA le hicieron a Uruguay

El Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo que una recesión mayor en el vecino “daría lugar a considerables efectos”. El banco español bajó su previsión del PIB por los impactos en el turismo.

Expertos señalan que la situación argentina tendrá consecuencias en Uruguay. Foto: R. Figueredo
Expertos señalan que la situación argentina tendrá consecuencias en Uruguay. Foto: Ricardo Figueredo

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y los analistas de BBVA Research —el centro de estudios del banco español— coinciden en que la delicada situación que atraviesa Argentina tendrá impactos en Uruguay, enfocados mayormente en el turismo y con riesgos más acotados en el resto de los canales de transmisión. Ambos esperan que el Producto Interno Bruto (PIB) crezca 2% este año —BBVA re-visó a la baja su estimación desde el 2,9% que tenía hace seis meses.

Desde el FMI, el director adjunto en el Departamento del Hemisferio Occidental, Jorge Roldós, manifestó ayer en la presentación del informe "Perspectivas económicas: Las Américas, una recuperación despareja" realizada en el Banco Central, que "los riesgos de contagio de Argentina se han intensificado y todavía persiste una alta incertidumbre política en la región".

En ese sentido, señaló que tanto Uruguay como Bolivia y Paraguay están más expuestos a los riesgos que el resto por las condiciones financieras de Argentina. "Los países más pequeños y cercanos son los más expuestos", dijo y agregó que "una recesión mayor de la prevista en Argentina podría dar lugar a considerables efectos en los países vecinos con importantes exposiciones comerciales".

Al mismo tiempo, Roldós enfatizó que una "agudización de la tensión financiera en Argentina podría provocar un aumento de la aversión al riesgo y reversiones de los flujos de capital en las economías financieramente integradas de la región".

Por su parte, los economistas de BBVA Research —Gloria Sorensen, Juan Manías y Adriana Haring— indicaron que hay "reducidas posibilidades de contagio de Uruguay a las turbulencias del entorno regional" dado que el país cuenta con una "menor vulnerabilidad externa que en 2002". Agregaron que hay una menor dependencia de la región, fundamentalmente de Argentina, en materia de comercio ya que Uruguay logró reducir las exportaciones al vecino pasando este del segundo al cuarto puesto en el ranking general de destinos, "con solo un 5,6% de participación en el total" de las ventas externas.

Sin embargo, señalaron que la "crisis de confianza" en Argentina sí impactará en Uruguay por el lado del turismo, dado que los ciudadanos del país vecino representan el 60% del total de visitantes de Uruguay con gastos que significan un 2,7% del PIB.

Cautela: autoridades y gremiales de turismo prevén posible reducción de turistas argentinos de niveles económicos medio y bajo. Foto: Ricardo Figueredo.
Foto: Ricardo Figueredo.

"La próxima temporada turística será afectada por la devaluación en Argentina que ya acumula 110% en 10 meses (y una inflación de 38% en igual período), que llevará a que el peso uruguayo se aprecie en términos reales un 35% respecto del peso argentino, quedando en niveles muy cercanos a los de 2002 posdevaluación argentina", sostiene el informe de BBVA Research.

Respecto a la revisión a la baja del crecimiento de la economía para 2018 y 2019, los analistas del banco español explicaron que se debió a una "ralentización del crecimiento de la demanda interna, tanto consumo como inversión, (factores) que de todas maneras tendrán una contribución positiva al crecimiento del PIB". En esta línea, dijeron que el consumo privado ha perdido dinamismo por la caída en los salarios reales y un mercado laboral estancado.

Las proyecciones de BBVA indican que la actividad económica se desacelera en Uruguay y prevén que la expansión del PIB para el año que viene sea de 1,3%.

"Para 2019 no prevemos una mejora de los salarios reales con lo cual el consumo no mostrará una significativa expansión. Por otra parte, tampoco se evidencia una mejora en el mercado laboral: la caída en los niveles de empleo, en parte impulsado por la caída en construcción están sosteniendo la tasa de desempleo por encima del 8% en lo que va del año", agrega el informe.

Relacionado con esa baja en las proyecciones de BBVA Research, el estudio que presentó ayer el director adjunto en el Departamento del Hemisferio Occidental del FMI detalla que las revisiones de las perspectivas de crecimiento a corto plazo han sido desparejas en América del Sur, y que corresponden sobre todo a las desaceleraciones de las economías brasileña y argentina.

Sobre el crecimiento de Uruguay en este contexto regional, el informe del FMI indica que se espera una desaceleración de la economía en 2018. Entre las razones principales de esto señala la reciente sequía, el efecto perjudicial de la depreciación del peso en los salarios reales y el consumo, y el empeoramiento de las perspectivas para Argentina y Brasil.

La región tiene una "oportunidad" fiscal
Jorge Roldós. Foto: Darwin Borrelli

Desde el Fondo Monetario Internacional (FMI) manifestaron que "hay una ventana de oportunidad" para mejorar la situación fiscal en los países de la región ya que la recuperación económica está presente.

"Si bien se han desacelerado las grandes economías, el resto de los países tienen bastante oxígeno, la economía mundial sigue firme y se espera que siga así al menos hasta la primera mitad del año que viene", indicó Jorge Roldós.

Según el análisis del FMI, la "sólida" demanda externa y el repunte de los precios de las materias primas son los dos principales factores que ofrecen una oportunidad para que los países puedan recomponer las reservas.

"Hay una oportunidad ahora, tanto para reformas estructurales como para consolidar el ajuste fiscal, hay que seguir en esta senda", indicó Roldós y especificó que el balance fiscal promedio de la región debería ajustarse un 2%.

Por otro lado, el informe del FMI señala que la política fiscal en algunas economías importantes es "moderadamente expansiva", con lo cual la región en general está recibiendo un leve impulso equivalente a 0,2% del PIB.

Sobre este punto, se prevé que ese impulso fiscal se revierta el próximo año, y que esas economías emprendan una consolidación fiscal a medida que afiance la demanda del sector privado.

Por último, en relación a la situación fiscal de las cuentas nacionales, Roldós indicó que "un mayor ahorro público redundaría en un aumento del ahorro total y en una mayor inversión" y que las "bajas tasas de inversión en América Latina están correlacionadas con las bajas tasas de ahorro, en gran medida debidas a un menor ahorro público".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)