Desafíos

Las advertencias sobre los retos del próximo gobierno

Foro de economistas planteó las reformas que deberá encarar el país.

Gobierno: este año emitirá en total US$ 2.700 millones de deuda. Foto: Fernando Ponzetto.
Foto: Fernando Ponzetto.

Corregir los desequilibrios macroeconómicos, diseñar estrategias de inserción comercial internacional, rediseñar el funcionamiento de las negociaciones salariales, mejorar la gestión de las empresas públicas, procesar la suba del tipo de cambio real con inflación controlada y reducir el déficit fiscal son las principales reformas que debería tener en cuenta el próximo gobierno si quiere revertir la situación actual del país.

Al menos esa fue la principal conclusión a la que llegaron los economistas María Dolores Benavente, Ignacio Munyo y Pablo Rosselli, ayer en una conferencia organizada por el Centro de Estudios para el Desarrollo en la Expo Prado 2018.

Si bien hubo consenso en la mayoría de los temas tratados, tales como la "necesaria" corrección del déficit fiscal, entre los expositores hubo discordancia sobre cuál es la mejor manera para lograrlo.

Por un lado, el economista y socio de Deloitte, Pablo Rosselli, manifestó que la mejor opción para disminuir el déficit fiscal es subir los impuestos, aunque reconoció que no será una medida simpática. En esta línea, dijo que "cuanto antes reconozcamos que hay que subir los impuestos, mejor" y especificó que los que deberían aumentar son el Impuesto al Valor Agregado (IVA), el Impuesto Específico Interno (Imesi) y el Impuesto a las Rentas de las Personas Físicas (IRPF).

Respecto al Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE), dijo que no es recomendable que aumente porque "lo que estamos viendo es que las empresas no tienen rentabilidad suficiente".

Por otro lado, tanto Benavente como Munyo discreparon con la medida propuesta por Rosselli y advirtieron que "es una discusión atemporal" que ha sido compartida a lo largo de la historia por todos los partidos políticos que han estado en el gobierno. Sobre una eventual suba de impuestos, Benavente indicó que si bien es posible que en el corto plazo esa solución sea "la más fácil", no puede "ni pensar en aumentar medio punto de IVA" si desde el gobierno "no se le muestra a la población que también hay un esfuerzo en la reducción del gasto" público.

"No hay estatura moral para hacer eso", sentenció y agregó que actualmente la presión fiscal ya "está muy alta en términos históricos y en términos de lo que Uruguay recibe a cambio de esa presión fiscal". Asimismo, dijo que los impuestos están resultando "distorsivos" respecto al incentivo a la actividad y el trabajo.

Para la economista, parte de la solución del ajuste fiscal radica en una "fuerte reducción" de funcionarios públicos por lo que sugirió hacer una "microcirugía" del gasto público para eliminar "el despilfarro". "Eso va a liberar recursos para la actividad económica y va a dejar de asfixiar al sector privado que es el verdadero motor de la economía", indicó.

En esta línea, y según un estudio que realizó, Munyo dijo que el Estado se ahorraría dos puntos del Producto Interno Bruto (PIB) si durante cuatro o cinco años no se permitiera el ingreso de ningún funcionario nuevo a la Administración Pública. "Es un caso hipotético de reposición cero, es un escenario radical pero sirve para saber el peso que tiene", indicó.

Más allá de haber propuesto una suba de impuestos como la "mejor" solución para mejorar el déficit fiscal, Rosselli admitió que si bien está "convencido de que el estado uruguayo gasta en cosas que no debería y en cantidades importantes", también cree que llegar a un consenso sobre cómo corregir el gasto es "un proceso de construcción, trabajoso que más vale empecemos a tratar cuanto antes".

Sobre este punto, en mayo de este año el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, había dicho que no convenía aumentar la carga impositiva ya que había llegado a un "límite". Sin embargo, en diálogo con Radio Uruguay, ayer sostuvo que "la carga tributaria que tiene la población uruguaya, sobre todo teniendo en cuenta la comparación internacional, es una carga razonable, una carga que puede ser absorbida por un dinamismo importante en el nivel de actividad".

Tareas pendientes.

En relación a los desafíos que el país debe afrontar, los tres economistas opinaron que si bien es necesario comenzar a trabajar desde ahora, dudaron que esto efectivamente suceda ya que "queda tan solo un año y medio" para que asuma el próximo gobierno.

Por las buenas o por las malas

El economista y socio de Deloitte, Pablo Rosselli, dijo que Uruguay está "extremadamente caro" frente a todas las referencias relevantes como Argentina, Brasil, Nueva Zelanda, entre otros. Al respecto, indicó que el país deberá "procesar una corrección de precios relativos importante" y que "si no lo hace por las buenas lo hará por las malas pero cambiar, tiene que cambiar". Sobre la situación que vive actualmente Argentina, Rosselli consideró que la lección a aprender es que "las restricciones macroeconómicas hay que tomárselas muy en serio" y dijo que "si bien el gobierno de Macri tenía muchas restricciones, pecó al pensar que iba a contar con un tiempo significativo para ajustar sus cuentas fiscales". Según Rosselli, las perspectivas de Uruguay para el resto de este año y 2019, "señalan un desempeño macroeconómico pobre".

En este sentido, Benavente planteó la necesidad de crear "consensos claves para el desarrollo" ya que considera que refuerzan la participación ciudadana y por ende, la democracia.

"Podemos mantener nuestras diferencias pero no son tantos temas en los que debemos ponernos de acuerdo (...) nos tiene que unir un enemigo común, tenemos que encontrar entre todos un nuevo paradigma, algo que nos ilusione, que genere confianza", indicó.

Por su parte, Munyo manifestó que es menester que Uruguay "vaya pensando desde ahora en un plan pro crecimiento" y dijo que eso solo es posible "de la mano de la inserción internacional y la apertura comercial". Sumado a eso, planteó como desafío que Uruguay debe "volver a ser atractivo para la inversión extranjera directa porque en este país es lo que mueve la aguja".

El economista cuestionó que el país esté desacoplado de la situación argentina, dijo que si bien es cierto que Uruguay "está muy sólido financieramente" con una deuda menos dolarizada, con reservas en el Banco Central y con un sistema bancario sólido, en lo que respecta al nivel de la actividad económica "no hay desacople de Argentina". Enfatizó en la dependencia uruguaya del turismo proveniente del país vecino y dijo que "estamos un 33% más caros, somos una isla financiera y cara con respecto a la región. Eso nos deja con seguridad ante la crisis económica regional pero sin crecimiento".

Además, advirtió que el próximo gobierno deberá atender la "compleja situación del mercado laboral" ya que "hay un espejismo, suben los salarios pero cae el empleo".

Por último, Rosselli dijo que "no hay reformas duraderas si la pretensión es seguir haciendo siempre lo mismo", para el economista la solución está en concretar reformas estructurales.

"Los tiempos electorales mandan y si bien no deberíamos quedarnos quietos es lo que seguramente pase", concluyó el economista.

Así lo ven ellos.

Economista
María Dolores Benavente - Economista. Foto: archivo El País
María Dolores Benavente 

Para la presidenta de la Academia Nacional de Economía, es necesario que el sistema político y la ciudadanía piensen desde ya en cuáles son los temas claves que deberán plantearle al gobierno. "No creo que en el poco tiempo que queda de mandato se inicien las reformas necesarias, pero ahora es el momento para buscar los puntos claves que debemos plantearle al próximo gobierno".

Economista
Ignacio Munyo - Economista. Foto: archivo El País
Ignacio Munyo

Según el economista, es necesario que Uruguay comience "desde ya" a pensar en una agenda "pro crecimiento" para poder revertir la situación de bajo crecimiento económico. "En este ahogo, abrir la economía, reducir tarifas, concretar acuerdos comerciales y salir al mundo es la única forma que tenemos para poder sacar la cabeza y respirar un poco".

Economista
Pablo Rosselli - Economista. Foto: Francisco Flores
Pablo Rosselli

Para Rosselli, el país debe realizar reformas de mediano plazo, al respecto dijo: "No podemos tener una economía cerrada como la que tenemos hoy, tenemos un debe en el sistema educativo, en mejorar la gestión de las empresas públicas; debemos invertir más en educación, mejorar las relaciones laborales, invertir en infraestructura y enfrentar la situación de exclusión social".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º