COVID-19

Aerolíneas temen pérdidas abismales por coronavirus, que se cobra en Flybe a su primera víctima

Flybe era la mayor aerolínea regional de Europa y anunció su quiebra a pesar de haber recibido a mediados de enero un impulso fiscal del gobierno de Boris Johnson.

La aerolínea Flybe. Foto: AFP.
La epidemia de coronavirus ha provocado una importante disminución en los vuelos a nivel mundial. Foto: AFP.

Las aerolíneas podrían perder hasta US$ 113.000 millones en ingresos en 2020 debido al impacto del nuevo coronavirus, estimó este jueves la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA).

La epidemia de COVID-19 se cobró este jueves su primera víctima en el sector, la aerolínea regional británica Flybe, que anunció su quiebra, tras haber escapado a ella recientemente gracias a una ayuda gubernamental.

"El giro de los acontecimientos como resultado de la COVID-19 es casi sin precedentes", dijo el titular de la IATA, Alexandre de Juniac, tras una reunión de la asociación en Singapur. "En apenas dos meses, las perspectivas de la industria en la mayor parte del mundo se han vuelto peores", agregó.

La IATA estimó las pérdidas de ingresos de las aerolíneas entre US$ 63.000 millones —si la propagación del virus logra controlarse— hasta 113.000 millones si el coronavirus sigue extendiéndose.

Esta estimación no toma en cuenta las pérdidas de transporte de flete. El escenario más crítico supone una reducción de 19% de los ingresos mundiales del transporte aéreo de pasajeros.

Según la organización, "desde el punto de vista financiero, sería equivalente a lo que atravesó el sector durante la crisis financiera mundial".
Más de 3.200 personas en el mundo, de 84 países y territorios, han muerto debido al nuevo coronavirus y 95.000 personas están contaminadas.

Flybe, primera víctima

El informe de la IATA se dio conocer horas después de que Flybe, la mayor aerolínea regional de Europa, anunciase su quiebra, a pesar de haber recibido a mediados de enero un impulso fiscal del gobierno de Boris Johnson, que le acordó aplazar el pago de impuestos, después de otro rescate el año pasado por el consorcio Connect Airways.

"Todos los aviones están en tierra y las operaciones en el Reino Unido cesaron con efecto inmediato", anunció Flybe, llamando a sus clientes a no ir a los aeropuertos dado que no existen vuelos alternativos.

"El impacto del (virus) covid-19 en las operaciones de Flybe significa que el consorcio ya no puede comprometerse a continuar con el apoyo financiero", explicó un portavoz de Virgin Atlantic, uno de los inversores del consorcio, junto con los fondos Stobart y Cyrus.

La epidemia de coronavirus ha provocado una importante disminución en los vuelos a nivel mundial, lo que llevó a numerosas aerolíneas, a reducir considerablemente su tráfico.

La alemana Lufthansa anunció el jueves la suspensión de todos sus vuelos hacia Israel después de que ese país prohibiera la víspera la entrada de ciudadanos de Francia, Alemania, España, Suiza y Austria para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

Sin embargo, Flybe ya sufría graves dificultades financieras desde hace mucho tiempo. Stobart señaló en un comunicado haber inyectado más de 135 millones de libras en la aerolínea en los últimos 14 meses.

Esta aerolínea, que empleaba a unas 2.400 personas y tenía su sede en Exeter, en el suroeste de Inglaterra, transportaba unos ocho millones de pasajeros al año.

Esta es la última gran bancarrota del sector del transporte británico, después de la de Monarch en 2017 y la del operador turístico Thomas Cook en 2019.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error