EFECTOS DE LA CRISIS SANITARIA

¿Cómo afectan a los trabajadores uruguayos una cuarentena y el distanciamiento físico?

Un estudio muestra que para 77% de los empleados privados no es fácil trabajar a distancia. Es decir que se ven afectados ante una cuarentena o encierro.

Mujer trabajandoen su casa. Foto: AFP
Un estudio muestra que para 77% de los empleados privados no es fácil trabajar a distancia. Foto: AFP

Ante la pandemia del coronavirus “los gobiernos (y personas) han respondido aplicando distintas variantes de políticas de encierro y/o distanciamiento físico. Las políticas de encierro afectan directamente los trabajos difíciles de hacer a distancia, mientras que las políticas de distanciamiento social afectan directamente los trabajos con contacto muy cercano con otras personas”, señala el economista Rafael Guntín en un trabajo preliminar en el que busca caracterizar qué trabajadores se ven afectados al no poder hacerlo desde sus casas.

En base a datos de la Encuesta Continua de Hogares del Instituto Nacional de Estadística (INE) y de O*NET para calificar los trabajos, Guntín encontró que para el 77% de los empleados privados uruguayos “no es fácil trabajar a distancia”. Es decir que se ven afectados ante una cuarentena o encierro.

Por su parte, el 22% de los empleados privados “trabajan en actividades de alto contacto” que están definidas como aquellas que requieren estar con personas a menos de un brazo de distancia. A estos empleados los afectaría una política de distanciamiento físico.

Mientras, los trabajadores pobres o informales “tienen mayores dificultades para realizar trabajos desde la casa (88% y 87% respectivamente) y tienen más trabajos de mayor contacto (24% y 27% respectivamente). Esto sugiere que trabajadores pobres e informales se encuentran más expuestos a políticas de encierro y/o distanciamiento” físico, indicó Guntín.

En cuanto a las diferencias entre Interior y Montevideo el economista señaló: “Aunque las proporciones de trabajadores con trabajos de alto contacto son similares (21% y 22% respectivamente), hay muchos más trabajadores que no pueden realizar tareas a distancia en el Interior (84%) relativo a Montevideo (66%)”.

Esto sugiere que el distanciamiento físico “no afecta más a trabajadores en el Interior relativo a Montevideo, pero las políticas de encierro si lo harían”, agregó.

teletrabajo
Foto: Archivo El País.

Guntín utilizó ejemplos de profesiones y oficios para entender cómo afectan los encierros y el distanciamiento físico a cada uno.

“Tanto desarrolladores de software, abogados o contadores (y otras actividades profesionales) tienden a realizar trabajos que se pueden hacer a distancia y no requieren un contacto muy cercano. Estas actividades en promedio son de ingresos altos. Por otro lado, maestros de primaria pueden realizar actividades donde hay contacto cercano y se pueden realizar a distancia, sacando este ejemplo común estos trabajos son más raros en el total para Uruguay”, explicó.

Mientras, “albañiles o mozos de restaurante no pueden realizar su trabajo a distancia y requieren de un contacto muy cercano en general, estas actividades tienden a tener ingresos bajos. Por otro lado actividades relacionadas a la agroindustria (peones, agricultores, ganaderos) y otras industrias no requieren contacto cercano, pero no se pueden realizar a distancia. Estas actividades también tienen niveles de ingresos relativamente bajos”, agregó.

También al evaluar los ingresos, “la cantidad de trabajadores con posibilidades de trabajo a distancia incrementan significativamente con el ingreso y que el share de trabajadores con contacto cercano se reducen con el mayor ingreso (pero de manera menos significativa). Esto sugiere que las políticas de encierro y/o distanciamiento físico podrían afectar desproporcionadamente personas de bajos ingresos”.

Guntín concluye que “las políticas de distanciamiento podrían ser regresivas, pero la descripción sugiere que pasar de una política de encierro a una de distanciamiento podría mejorar significativamente la situación de las personas con bajos ingresos. Otro margen novedoso es que la mayoría de los trabajadores que se beneficiarían de salir del encierro al distanciamiento se encuentran en el interior, lo que sugiere también cierta heterogeneidad geográfica”. El autor aclara que la política de encierro “puede ser deseable de todas maneras por cuestiones de salud” y ahí la clave es utilizar instrumentos para atenuar los “efectos regresivos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados