IMPUESTOS

Ajuste de IRPF y IASS: el criterio que podría cambiar las franjas

El gobierno deberá definir qué criterio utiliza para ajustar el valor de la BPC, un instrumento que, entre otras prestaciones, modifica las franjas del IRPF.

Ajuste de la BPC no solo varía el mínimo no imponible del IRPF e IASS. Foto: Archivo
El IRPF es un impuesto de carácter anual (los contribuyentes realizan adelantos cada mes). Foto: Archivo El País.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

En los últimos años, el Poder Ejecutivo ha utilizado el dato de la inflación para definir el ajuste de la Base de Prestaciones y Contribuciones (BPC), instrumento que define cuánto deberá aportar cada trabajador por el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF), los montos a deducir por hijos a cargo o cuota hipotecaria, así como las franjas de contribución de los jubilados que pagan el Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social (IASS).

Según la normativa vigente, el ajuste de la BPC puede realizarse tanto por la evolución del Índice de Precios al Consumo (IPC) que determina la inflación -y que cerró el año en 9,41%-, como por el Índice Medio de Salarios (IMS), de 7,76% cerrado en noviembre.

En cualquiera de los dos casos, el Poder Ejecutivo tiene la potestad de incrementar o reducir el porcentaje en un 20%, aunque desde el año 2012 las autoridades siempre han decidido no hacer uso de esa facultad y ajustar por inflación.

Sin embargo, desde el gobierno señalaron que aún no se ha definido qué criterio se va a emplear para actualizar el valor de la BPC.

¿Qué puede implicar un cambio de criterio en el contexto económico actual? ¿Qué elementos entran en juego para tomar esta decisión?

Según explicó el gerente del Área de Consultoría Económica de Grant Thornton, Nicolás Cichevski, el criterio elegido en los últimos años ha sido el de incrementar la BPC de acuerdo a la inflación, lo que incrementa de forma proporcional las franjas de ingresos del IRPF.

Cuando los salarios/pasividades aumentan por encima de la inflación, el pago real de IRPF en el año aumentará, es decir más personas pagarían dicho impuesto, ya que en ese caso el salario aumentó proporcionalmente más de lo que aumentaron las franjas (o por ejemplo, el mínimo no imponible, es decir, el monto a partir de cuándo hay que empezar a pagar).

Empero, cuando los salarios aumentan menos que la inflación, (como en el año 2020) y el criterio elegido para ajustar la BPC es el IPC, el pago real de IRPF será menor.

Ya está habilitada la consulta para saber si tiene saldo para cobrar por el IRPF. Foto: Fernando Ponzetto
Pago de impuesto. Foto: Fernando Ponzetto

Cichevski explicó a modo de ejemplo, que si en el año 2020 el mínimo no imponible alcanzaba los $ 31.633, si se ajustase ahora por IPC sería de $ 34.610 en 2021. En ese caso, un salario nominal de $ 32.000 se encontraba por encima del mínimo en 2020, pero en base al IMS, en 2021 ese salario ($32.000 + 7,76%) de $ 34.483 se encontraría por debajo.

“La particularidad que tiene este año es que con la caída del salario real (el IMS aumentó en torno a 1,5% menos que el IPC), ajustar la BPC en base a la inflación implicaría una baja del peso del IRPF en el salario para un salario promedio”, indicó Cichevski.

Es decir que “si bien el punto de equilibrio” sería aumentar la BPC en 7,76%” dado que los trabajadores pagarían lo mismo y el gobierno recaudaría lo mismo, “consideramos que el gobierno no debería de innovar y debería de ajustar la BPC en base a la evolución de la inflación”, con lo cual este año “el peso del IRPF en el salario sería algo menor para un salario promedio”, detalló el economista.

Por su parte, la directora del Instituto de Economía (Iecon), Gabriela Mordecki, afirmó que la decisión “dependerá de cuál es el análisis del Poder Ejecutivo”, decisión que deberá tomar “en función de sus necesidades y posibilidades”.

Además, Mordecki manifestó que este año el gobierno deberá contemplar “la difícil situación” que atraviesa el mercado laboral uruguayo debido a las medidas de restricción tomadas para contener la pandemia del COVID-19.

De acuerdo con la economista, el ajuste de la BPC afecta tanto a los ingresos como a los egresos del sector público y la población en general. En el caso del IRPF, Mordecki señaló que “si se ajusta por debajo de la inflación, más personas deberán pagar” (el impuesto) y lo contrario ocurrirá si el ajuste es mayor a la evolución del IPC.

Pero por otro lado, la directora del Iecon explicó que el ajuste de la BPC también influye en algunos pagos que realiza el Estado, como prestaciones del Banco de Previsión Social o asignaciones familiares, entre otros.

Pesos uruguayos. Foto: Archivo El País
Pesos uruguayos. Foto: Archivo El País

Por lo que entonces su aumento hace que el Estado deba pagar más cuanto más se ajuste la BPC. “El impacto que el ajuste tiene para las cuentas públicas es importante”, afirmó Mordecki.

¿Qué criterio se utilizaba antes? Según la economista, “muchas de las prestaciones” estaban fijadas en términos de salarios mínimos.

“Al salario mínimo no se lo ajustaba justamente por eso, porque muchas prestaciones que el Estado debía pagar estaban fijadas en porcentaje del salario mínimo”, recordó Mordecki.

Sobre ese punto, la especialista señaló que fue por eso que “se creó la BPC, para que el salario mínimo tenga el significado que tiene que tener, de ser el mínimo salario autorizado a ser pago por las empresas”.

Esa diferenciación es la que permitió que las dos variables (salario mínimo y BPC) puedan ser ajustadas de forma diferente.

“El impacto que pueda tener un ajuste por la inflación, ya sea por debajo o por encima” de la misma, “dependerá de quién es el que lo está considerando”, afirmó Mordecki y añadió que lo que debe tenerse en cuenta “es el impacto que tiene cada decisión”.

¿Cómo funciona el IRPF?

El IRPF es un impuesto de carácter anual (los contribuyentes realizan adelantos cada mes) y para su liquidación se deben considerar las rentas del trabajo generadas en todo el año.

Asimismo, el IRPF es un impuesto progresional que grava con distintas tasas incrementales a diferentes tramos de ingresos laborales, que se determinan en base a las BPC y por tanto también sufren modificaciones cada 1° de enero.

Para comprender el funcionamiento, sirve un ejemplo: la primera franja de aportes que hoy va de $31.633 a $45.190, está gravada al 10% solamente en el tramo de ingresos mencionado. Es decir, alguien con un salario de $ 35.000 nominales solo pagará 10% por el tramo que supera la primera franja, en este caso por los $ 3.367 que exceden el mínimo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados