INVERSIÓN EXTRANJERA

Alemania protege sus empresas de China

El gobierno alemán adoptó ayer miércoles un decreto para reforzar las reglas sobre inversiones extranjeras en sus empresas consideradas estratégicas, en un contexto de desconfianza de las inversiones chinas en Europa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ministro de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, y la ministra de Economía y Energía, Brigitte Zypries. Foto: EFE

"Seguimos siendo una de las economías más abiertas del mundo, pero también velamos porque las condiciones de la competencia sigan siendo justas", dijo la ministra de Economía socialdemócrata Brigitte Zypries en un comunicado.

Aunque no se cita ningún país en particular, China está en el punto de mira, en un contexto de preocupación por el "expansionismo chino", en palabras de la canciller alemana Angela Merkel.

En Alemania, cualquier inversión superior al 25% del capital de una empresa por parte de una compañía extranjera -es decir de fuera de la Unión Europea (UE) o de la Asociación Europea de Libre Cambio (AELC)- debe ser supervisada por el ministerio de Economía.

Se trata de verificar si la transacción es susceptible de atentar al orden público o a la seguridad del país.

Pero ante el número creciente de compras de empresas, que además son "cada vez más complejas", Alemania considera indispensable "adaptar las modalidades de proceso de revisión", explicó el ministerio de Economía.

El gobierno alemán quiere así prorrogar de dos a cuatro los meses para estudiar las ofertas de compra de empresas extranjeras.

Además extenderá las empresas que puede evaluar a las de servicios o a los fabricantes de programas informáticos en sectores estratégicos, como las redes eléctricas, las centrales nucleares, el suministro de agua, las redes de telecomunicaciones, los hospitales o los aeropuertos.

Teniendo en cuenta que las compañías alemanas se enfrentan a inversores de países cuya economía "no es tan abierta como la nuestra", las medidas de ayer miércoles permitirán, según la ministra alemana, "una mejor protección y mayor reciprocidad".

De manera menos diplomática, el secretario de Estado Matthias Machnig afirmó en un artículo en el periódico Süddeutsche Zeitung que "es cierto que somos una economía abierta pero no somos inocentes". 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)