AMÉRICA CENTRAL

Análisis: Honduras, mucho más que bananas

Honduras tiene al único puerto de aguas profundas en Centroamérica, sin contar Panamá. Es una ventaja.

Walter Molano, economista jefe de BCP Securities Inc. Foto: La Nación (GDA)
Walter Molano, economista jefe de BCP Securities Inc. Foto: La Nación (GDA)

Honduras se extiende a ambos lados de América Central, la mayor parte en la costa del Caribe y una pequeña franja en el Pacífico. Aunque parece pequeño, en realidad es el segundo país más grande de Centroamérica. Nicaragua es el primero y Honduras es un poco más grande que Guatemala. En cuanto a población, también ocupa el segundo lugar después de Nicaragua, con 8,7 millones de habitantes. Desafortunadamente, con un Producto Interno Bruto (PIB) de US$ 25.000 millones, en lo que respecta al ingreso per cápita, se ubica en el penúltimo lugar de la región y de toda América Latina con apenas US$ 2.873. Solo Nicaragua es más pobre.

Honduras es principalmente un país agrícola, con algunas manufacturas ligeras. Sus dos principales exportaciones agrícolas son el café y la banana, pero las operaciones pertenecen principalmente a grandes corporaciones multinacionales y envían la mayor parte de las ganancias de valor agregado al exterior. Una de las principales ventajas comparativas del país es Puerto Cortés, que es el único puerto de aguas profundas en Centroamérica, sin contar Panamá. El país también tiene abundante tierra cultivable en el interior, pero la mayor parte del territorio es montañoso.

La infraestructura del país es deficiente y el terreno no es apto para la agricultura o el transporte mecanizados. Honduras también tiene una industria maquiladora significativa, que es una de las razones por las que es miembro de la Asociación Centroamericana de Libre Comercio (CAFTA-DR). En realidad, Honduras fue miembro del Mercado Común Centroamericano (MCCA) durante la década de 1960, pero se retiró después de la Guerra del Fútbol de 1969 con El Salvador. El acuerdo comercial no fue una muy buena experiencia, ya que estableció altas barreras comerciales para la región, pero eliminó los aranceles internos. Como resultado, Honduras se vio inundada por productos industriales salvadoreños baratos y productos agrícolas guatemaltecos igualmente baratos.

Después de la desaparición del MCCA, Honduras reorientó sus esfuerzos en la fabricación de textiles de gama baja y se convirtió en parte de la cadena de producción de maquila que se extiende por la región.

Esto no quiere decir que Honduras no tenga el potencial para ascender en la cadena de valor agregado, tiene una tasa de alfabetización del 89%.

A pesar de ser pobre, Honduras es un crédito sólido, calificado como BB- por Standard & Poor’s y B1 por Moody’s. El país ha promediado una tasa de crecimiento del PIB de 3,5% anual desde 2014, y el FMI espera que disminuya 2,4% en 2020. Esto se debe principalmente a la aparición del COVID-19. Afortunadamente, la pandemia no ha tenido el mismo efecto devastador que en muchos otros países.

La desaceleración de la actividad económica ha afectado las cuentas fiscales y el déficit del gobierno alcanzó el 4,9% del PIB durante los doce meses hasta junio. La deuda externa del país también alcanzó el 33% del PIB. Afortunadamente, los niveles de reservas internacionales son altos y cubren casi todas las obligaciones externas.

Aunque el país tiene pocos productos de exportación, una de sus principales exportaciones informales es su población. Las remesas hondureñas representan casi el 10% del PIB, lo que lo convierte en uno de los países que más depende de la generosidad de sus ciudadanos que viven en el exterior. Como resultado de las enormes entradas de remesas, el déficit en cuenta corriente del país es solo del 0,7% del PIB.

La inflación de Honduras ha sido baja, fue de 4,1% en 2019 y bajó a 3,4% en septiembre de este año.

La estrecha relación con Estados Unidos se debe principalmente a la lealtad que los sucesivos gobiernos hondureños han demostrado durante décadas. Durante la década de 1980, Honduras fue un aliado cercano en la lucha contra la insurgencia comunista en la región.

En general, Honduras es un país interesante, pero es una historia que se basa principalmente en las remesas y su lealtad a Washington.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error