EL COVID-19 EN URUGUAY

El análisis interno del gobierno sobre los sectores que recuperarán la economía y el déficit

“El gran apoyo nuestro, del Estado, tiene que volcarse hacia los más vulnerables y sacarle lastre al que va a pedalear, al que va a traccionar en la economía", dijo el presidente uruguayo.

Lacalle Pou descartó gravar más al capital como forma de obtener recursos ante la pandemia del coronavirus. Foto: Gerardo Pérez
Lacalle Pou descartó gravar más al capital como forma de obtener recursos ante la pandemia del coronavirus. Foto: Gerardo Pérez

El presidente Luis Lacalle Pou utilizó una metáfora ciclística para referirse al “día D” (o día después de superada la pandemia por el coronavirus): “al malla oro lo tenemos que estimular para que pedalee más rápido, ese es el que va a hacer la inversión, el que va a dar trabajo” y como gobierno “ocuparnos de los rezagados”.

“El gran apoyo nuestro, del Estado, tiene que volcarse hacia los más vulnerables y sacarle lastre al que va a pedalear, al que va a traccionar en la economía. Esa es la visión que uno tiene del gobierno siempre y que la profundiza en este momento de epidemia”, agregó Lacalle Pou en la conferencia de prensa del miércoles.

Pero, ¿qué implica esto (más allá de si la metáfora ciclística es exactamente así)? ¿En qué sectores se piensa desde el gobierno cuando se habla de “malla oro”? ¿Qué lastres hay que sacarle?

Según pudo saber El País, la visión en el equipo económico es que el marco general es el previsto antes de que estallara el coronavirus a nivel global: esto es dinamizar la actividad económica y generar empleo, en especial, facilitando el desempeño de las pequeñas y medianas empresas. Para ello los desafíos son generar competitividad, facilitar la inversión y seguir con el plan de bajar el gasto.

Todo ello, claro, con las restricciones que dejará la pandemia, asumen en el gobierno.

Lacalle Pou dijo el miércoles que tras analizarlo con el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Isaac Alfie y con la ministra de Economía, Azucena Arbeleche, descartó gravar más al capital como forma de obtener recursos ante la pandemia del coronavirus. “Hoy gravar el capital, es amputar la posibilidad de los que van a hacer fuerza en la salida de la crisis, por eso no lo vamos a hacer”, afirmó.

"Malla oro".

En cuanto a qué sectores pueden ser los “malla oro”, en el gobierno evalúan que son aquellos que tienen ventajas competitivas naturales. En ese sentido, el sector agroexportador y aquellos que generan más mano de obra, como la construcción son los puntales.

De hecho, el presidente del Banco Central, Diego Labat dijo en entrevista con El País que “hay indicadores que hacen ser optimistas en el día después en el sector agroexportador y creo que ahí el país puede tener una buena palanca para continuar una vez que pase la crisis sanitaria”.

“El gran apoyo nuestro, del Estado, tiene que volcarse hacia los más vulnerables y sacarle lastre al que va a pedalear", dijo el presidente. Foto: Gerardo Pérez
“El gran apoyo nuestro, del Estado, tiene que volcarse hacia los más vulnerables y sacarle lastre al que va a pedalear", dijo el presidente. Foto: Gerardo Pérez

Labat dijo que “si bien hay algunos temas puntuales como la industria frigorífica (que estuvo parada una semana) y hay alguna otra dificultad en algún otro sector, sí se prevé una buena siembra para invierno”.

En cuanto a la construcción, ya retomará las tareas el lunes 13 tras la licencia especial en el sector que se acordó entre empresarios, sindicato y el gobierno.

En ese sentido, hay obras de infraestructura importantes previstas para este año como las vinculadas a la planta de celulosa de UPM en Durazno (el ferrocarril central) y otras de proyectos de Participación Público-Privada (PPP):

A eso se suman las obras en vivienda. El gobierno resolvió quitar los topes de precio de venta a la vivienda promovida (que recibe exoneraciones de impuestos para promover la construcción en barrios no costeros de Montevideo) que se habían puesto en 2014. Con eso busca reactivar al sector.

A eso se suma que extenderá un decreto del gobierno anterior que otorga más beneficios a aquellos proyectos de vivienda de gran porte.
La construcción es un sector que emplea unas 45.000 personas y que con las iniciativas previstas en infraestructura y vivienda, demandará más personal.

Respecto a la obra pública Lacalle Pou dijo: “veremos después de este túnel, que no sabemos cuán largo es, qué tan endeudado queda el país, cuánto ha sido la renuncia en ingresos. Porque entre lo que gastamos y los ingresos que el gobierno deja de tener, es una cifra importante”. Agregó, de todas maneras, que. “para la reactivación, no nos amputamos ningún instrumento”.

¿Y el déficit?

Lacalle Pou se refería a la “cifra importante” entre los gastos del gobierno por esta pandemia, estimados hasta el momento en US$ 400 millones (con la estimación de algunos meses de duración), es decir un 0,7% del Producto Interno Bruto (PIB) y los ingresos que el gobierno deja de percibir por la menor actividad económica: menos impuestos y menos aportes a la seguridad social tanto de empresas como de personas.

Arbeleche escucha hablar a Lacalle Pou en una conferencia de prensa; detrás están Alfie y LAbat. También Bartol (Mides). Foto: Presidencia
Arbeleche escucha hablar a Lacalle Pou en una conferencia de prensa; detrás están Alfie y LAbat. También Bartol (Mides). Foto: Presidencia

A eso se suma que se prevé una fuerte caída del PIB, sobre todo en el segundo trimestre y eso hace que al comparar el déficit en términos del tamaño de la economía, el mismo monto en dinero implique un déficit mayor, al achicarse el denominador.

El déficit fiscal estaba en 5% del PIB al cierre de febrero. ¿A dónde se puede ir esa cifra? Algún analista manejó que podría llegar a duplicarse.
Sin embargo, a nivel del gobierno se evalúa que un escenario así es exagerado.

¿En qué se basan? En que más allá de la caída del PIB y de la recaudación, el mayor gasto en que se está incurriendo es transitorio, no permanente. En ese sentido, de los US$ 400 millones, más de US$ 300 millones corresponden al aumento de personas en seguro de paro y el subsidio por enfermedad.

En marzo el Banco de Previsión Social (BPS) recibió 86.044 solicitudes de seguro de desempleo y entre el 1° y el 7 de abril recibió 37.083.

Pero, hay un factor que en el gobierno hacen especial hincapié: el ahorro en el Estado sigue adelante. Si bien con ese ahorro se pretendía disminuir el déficit fiscal, ahora va a servir para que no se dispare demasiado.

El decreto que topea el gasto (excluidas partidas salariales) en 85% del presupuesto en 2019 para todos los ministerios y exhorta a lo mismo a las empresas públicas y servicios descentralizados, sigue vigente.

Además ese decreto establece que de cada tres vacantes que se producen en el Estado (salvo en Ministerio del Interior para seguridad, personal docente y personal técnico de salud) solo se reponga una.

Con eso, entienden en el gobierno, el déficit fiscal podrá subir desde el 5% del PIB, pero no duplicarse.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados