ELECCIONES Y ECONOMÍA

El analista del exterior que destaca lo “bueno” de Uruguay en ser “aburrido”

“Nada realmente emocionante está sucediendo en Uruguay, pero aburrido puede ser algo bueno en el mundo emergente”, escribió para sus clientes —un análisis al que accedió El País— el jefe de Mercados Emergentes de BCP Securities, Walter Molano.

Walter Molano, economista jefe de BCP Securities Inc. Foto: La Nación (GDA)
Walter Molano, economista jefe de BCP Securities Inc. Foto: La Nación (GDA)

“Nada realmente emocionante está sucediendo en Uruguay, pero aburrido puede ser algo bueno en el mundo emergente”, así concluye Walter Molano, economista jefe para Mercados Emergentes de la firma de inversión estadounidense BCP Securities, un informe sobre la economía uruguaya para sus clientes (al que accedió El País), tras estar en Uruguay semanas atrás.

Molano analiza que “el panorama ideológico uruguayo no está polarizado ni es tan amargo como Argentina”, si bien es una competencia “entre la izquierda y la derecha”.

El economista indica que “aunque el presidente Tabaré Vázquez es bien considerado internacionalmente, su apoyo ha estado disminuyendo a nivel nacional debido a una desaceleración en la actividad económica”. Aún así, considera que el candidato presidencial del Frente Amplio Daniel Martínez está “en la posición dominante”.

Del otro lado ubica al candidato blanco Luis Lacalle Pou a quien describe como el líder de “una coalición de tres partidos de centroderecha”.

Pero, remarca que “a diferencia de sus dos grandes vecinos, rara vez hay drama en las elecciones uruguayas”.

“Uruguay es un poco atípico en América Latina. Tiene una fuerte tradición de políticas estatistas, casi socialistas. Nunca se embarcó en la moda de la privatización que arrasó la región en la década del 90. Los intentos de privatizar Ancap y la compañía telefónica estatal Antel fueron rechazados rotundamente. Al mismo tiempo, ambas compañías están bastante bien administradas y el electorado no ve la necesidad de trasladarlas al sector privado”, escribe Molano. “La corrupción en Uruguay es bastante baja, en comparación con el resto de América Latina. Sin embargo, el giro hacia la derecha se debe en gran medida a una sensación de preocupación por la seguridad. El crimen ha ido en aumento en los últimos años”, añade.

Recuerda que “el país sufrió una severa crisis financiera y económica hace casi dos décadas” y “sin embargo, fue capaz de exportar su salida del desorden y, en una década, volvió al grado de inversión”.

Según el analista “una de las grandes historias de éxito económico ha sido su incursión en la industria de la pulpa de celulosa” con proyectos de inversión en el sector forestal que “han estado en proceso durante décadas y han sido apoyados por la administración de diferentes inclinaciones ideológicas”.

Para Molano, “la reciente desaceleración de la actividad económica es más un reflejo de las condiciones externas. Primero, Brasil volvió a caer en recesión, luego de un breve pausa. En segundo lugar, Argentina ha estado lidiando con su propio ajuste doloroso. Muchos argentinos decidieron pasar el verano en casa este año, evitando las glamorosas playas de Punta del Este. Tercero, las continuas guerras comerciales entre Estados Unidos, Europa y China han afectado a todas las formas de comercio internacional”.

En ese sentido, agrega que el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, “podría ser muy positivo para Uruguay”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)