LATINFOCUS

Analistas prevén suba del PIB similar a la del gobierno

Según encuesta, en 2018 la economía crecería 3,1%; Astori habló de 3%.

La inflación se ha mantenido dentro del rango meta ininterrumpidamente desde marzo. Foto: F. Ponzetto
La inflación terminaría este año en 7,2% y en 6,8% el que viene. Foto: F. Ponzetto

El año pasado, se estima, la economía uruguaya alcanzó una "saludable tasa de expansión", con un cuarto trimestre en el que la actividad ganó ímpetu —los datos oficiales del último tramo de 2017 se conocerán en marzo—.

Eso se desprende de lo que esperan las consultoras, los bancos y las AFAP que participaron de la encuesta LatinFocus Consensus Forecast de febrero (a la que accedió El País) elaborada por FocusEconomics.

Además, el informe marca que el rebote de la inversión y la recuperación que atraviesan socios comerciales importantes para Uruguay como Argentina y Brasil debería impulsar el crecimiento económico en el país durante el año que corre (ver aparte). En concreto, los analistas consultados esperan que el Producto Interno Bruto (PIB) uruguayo se expanda 3,1% en 2018 —igual pronóstico que hace un mes atrás— y también 3,1% durante 2019.

¿Cuáles son las expectativas más recientes del gobierno uruguayo en esta materia? El ministro de Economía, Danilo Astori, dijo a principios de enero al semanario Búsqueda que la proyección oficial es que la actividad haya crecido 3% en 2017, y agregó que se puede "tomar ese dato también como una previsión para 2018".

Estos fueron los primeros números oficiales que se manejaron sobre la economía local desde la última Rendición de Cuentas de mediados del año pasado, que contemplaba crecimientos menores a los que ahora se barajan: de 2% para 2017 y 2,5% para 2018.

De esta manera, las proyecciones de los analistas privados a nivel de crecimiento para este año están alineadas con las que adelantó el ministro Astori.

Los últimos datos disponibles revelan que la economía nacional creció 2,2% en términos interanuales en el tercer trimestre del año pasado. Esto fue inferior al incremento alcanzado en el segundo trimestre de 2017 respecto al mismo período de 2016 de 2,8%.

Déficit e inflación.

A la hora de dar cuenta del déficit fiscal —definido una y otra vez por el gobierno como el principal desequilibrio macroeconómico a combatir—, el relevamiento aguarda que este año termine en 2,9% del PIB y en 2,7% en 2019. Así, los analistas prevén que se incumpla la meta oficial de llevar el rojo de las cuentas públicas a 2,5% para el final del periodo de gobierno. Días atrás el banco brasileño Itaú se había manifestado en la misma dirección: un informe de la institución proyecta que 2018 cerrará con un rojo de 3% del PIB y el año siguiente de 2,7%. "La meta oficial para 2019 es un reto producto del fuerte crecimiento de los gastos de pensiones y salarios", sostiene el documento.

A fines de enero se conoció que el déficit fiscal había alcanzado a 3,5% en 2017. De esa manera, logró una caída respecto al año anterior —cuando había sido de 3,9%, el peor en 27 años— pero no consiguió que culminara el año en 3,3%, que era el objetivo que se había trazado el gobierno.

En tanto, por el lado de los precios, el trabajo indica que la inflación subió marginalmente en enero, cuando llegó a 6,7% tras el registro de 6,6% que había alcanzado un mes antes. El valor del primer mes del año, nota el informe, está cerca del techo del rango meta definido por el Banco Central (BCU), de entre 3% y 7%.

Los consultados para este trabajo entienden que la inflación terminará 2018 en 7,2% —también incambiado respecto a la anterior edición de la encuesta—, mientras que cerrará el 2019 algo por debajo, en 6,8%, otra vez dentro del objetivo establecido por el Central.

¿Qué se espera para Argentina y Brasil?

La economía de América Latina se habría expandido a una tasa de 2,3% anual durante el cuarto trimestre del año pasado, según las estimaciones que maneja el relevamiento. Si esto se confirma, añade el trabajo, sería el crecimiento más fuerte desde el primer trimestre de 2014, además de un salto "notable" desde el registro de 1,7% del trimestre previo.

El telón de fondo de la economía de la región luce más auspicioso en los últimos meses, marca el informe, sobre todo de la mano de una mejora de la actividad en su principal economía, la brasileña.

"La inflación cayó a niveles históricos en el cuarto trimestre, permitiendo al Banco Central aflojar agresivamente la política monetaria para impulsar el crecimiento", describe el informe la situación en Brasil.

A su vez, los primeros datos del 2018 dan cuenta de mejoras en las condiciones económicas, como el alza de la confianza de los consumidores norteños. Pese a esto, el clima político "genera incertidumbre en los mercados financieros".

Los analistas aguardan que Brasil crezca 2,5% este año y 2,6% el siguiente.

¿Y Argentina? En el caso del otro vecino, el trabajo marca que la información más reciente sugiere que el crecimiento económico se "enfrió" durante el cuarto trimestre del año pasado.

Además, subraya que el abultado déficit de cuenta corriente que tiene el país se está volviendo "crecientemente preocupante". Esto, indica, no es solo porque eleva las vulnerabilidades de la economía ante shocks externos sino también porque "está poniendo presión adicional en el peso argentino" y en las abultadas obligaciones de la deuda externa.

La inflación en el país vecino, en tanto, es "obstinadamente" alta.

La proyección de los analistas consultados por FocusEconomics es que la economía argentina crezca 3% en 2018 y 3,2% en 2019.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)