REPORTE

¿Cómo analizó la solvencia y liquidez de los bancos uruguayos el Comité de Estabilidad Financiera?

El órgano de control y evaluación del sistema financiero, integrado por distintos representantes, emitió su primer informe luego de desatarse la pandemia.

Entre enero y marzo el BCU había comprado US$ 500,8 millones para ponerle un “piso” al dólar. Foto: Darwin Borrelli
Bancos con solvencia. Foto: Darwin Borrelli - Archivo El País

Por primera vez desde que se desató la pandemia del coronavirus en Uruguay (el pasado 13 de marzo), el jueves se reunió el Comité de Estabilidad Financiera que integran el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), el Banco Central (BCU) y la Corporación para la Protección del Ahorro Bancario (Copab). Este comité mantiene reuniones trimestrales y ayer por primera vez lo hizo en forma virtual (a través de la aplicación para videollamadas colectivas Zoom).

Allí se analizó que “los impactos del avance del COVID-19, tanto a nivel global como doméstico, representan la principal fuente de riesgos en la actual coyuntura”, indicó un comunicado del comité.

“La economía uruguaya también viene siendo afectada por los efectos del COVID-19. La propagación del virus y las medidas de distanciamiento social necesarias para su contención tienen impactos negativos en la actividad, el ingreso y el empleo, afectando a empresas y hogares, especialmente a los más vulnerables”, añadió.

Ante ello, “el sistema financiero doméstico cuenta con buenos indicadores de solvencia y liquidez. A mediano plazo, sin embargo, la caída transitoria en el nivel de actividad y la incertidumbre con respecto a la evolución de la pandemia del COVID-19 impactará en la morosidad de los créditos a los sectores de actividad más afectados”, afirmó el comité.

Las autoridades señalaron que “para evaluar la estabilidad del sistema financiero se realizaron pruebas de tensión en un hipotético escenario de riesgo caracterizado por una profundización y persistencia del shock provocado por el COVID-19. Los resultados indican que aún cuando las instituciones bancarias se verían afectadas, estarían en condiciones de procesar el riesgo”.

Agregaron que “varias capacidades facilitan la gestión de los riesgos: la fortaleza institucional del país, la flexibilidad cambiaria, la disminución de descalces financieros en el sector privado, el nivel de reservas internacionales, la estructura de endeudamiento y las líneas de crédito precautorio en el sector público, entre otras”.

“Del análisis realizado se concluye que el sistema financiero doméstico se encuentra estable y en condiciones de procesar los riesgos, en particular aquellos relacionados con los impactos del avance del COVID-19”, afirmó el comunicado.

“De todas maneras, los miembros del comité ratifican su decisión de realizar un seguimiento constante de la situación, así como de continuar coordinando las acciones que se entiendan necesarias, en el lapso que medie hasta su próxima reunión ordinaria”, finalizó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error