OPORTUNIDAD

Ancap ya aprovecha el desplome del precio de petróleo y lanzó licitación; podrían postergar ajuste tarifario

La presidenta de la petrolera estatal, Marta Jara, dijo que además se busca “capitalizar esta baja de precios para el segundo semestre”.

Nafta super: la uruguaya es la más cara, la que sigue vale 16% menos.
Combustibles: la suba (o parte de ella) se puede postergar. Foto: Archivo El País.

La cotización del petróleo cayó casi un 25% ayer en lo que fue la peor jornada para el crudo desde la primera guerra del Golfo en el año 1991. La explicación está en la guerra de precios que inició Arabia Saudita el viernes pasado en respuesta a la falta de acuerdo con Rusia sobre la cantidad de petróleo a producir para paliar los efectos del coronavirus.

Al cierre del mercado de futuros en Londres, el barril de petróleo Brent (el que toma como referencia Ancap), para entrega en mayo perdió un 24,13%, hasta los US$ 34,36 por barril.

Esta situación podría llevar a que finalmente el gobierno no realice un ajuste en los combustibles. Al respecto, la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche dijo ayer: “No descarto que algunas adecuaciones de tarifas sean postergadas”.

Implicancias en Uruguay.

El director del Centro Grant Thornton del IEEM-Universidad de Montevideo, Ignacio Munyo dijo a El País que para Uruguay “el impacto de la caída del precio del petróleo es sin dudas positivo” y dijo que si se considera “la suba del dólar, la fuerte baja del precio internacional del petróleo observada en estos días determina una caída del barril en pesos cercana al 30% en relación a los valores de diciembre del año pasado”.

Por su parte, el expresidente de Ancap e integrante actual del Observatorio de Energía de la Universidad Católica, Andrés Tierno Abreu, manifestó a El País que la caída del petróleo a nivel internacional “puede ser positiva” para Uruguay en el corto plazo, si el gobierno “sabe manejar el tema con habilidad”.

En su opinión, “no se deberían bajar los precios del combustible” dado que Ancap “estaría vendiendo más barato un petróleo que compró mucho más caro”, indicó el experto en la industria petrolera.

“Mientras tenga ese petróleo más caro no puede bajar los precios por el concepto petróleo. Están los otros componentes como los salarios, el Impuesto Específico Interno (Imesi) y el dólar que está subiendo y que podrían llegar a compensar de alguna manera esa baja del petróleo”, indicó Tierno Abreu.

La visión de Ancap.

La presidenta de Ancap, Marta Jara, dijo a El País que la baja de precios del petróleo favorece a Uruguay por dos motivos. Primero porque el cargamento que recibirá Ancap “hacia fines de este mes” se pagará “al precio promedio del indicador Brent de marzo” y segundo porque “se está llevando a cabo una licitación para abastecer un cargamento correspondiente a junio”, que “se pagará con el precio que se cotice el jueves de esta semana”, indicó.

Marta Jara, presidenta de Ancap. Foto: Leonardo Mainé
Marta Jara, presidenta de Ancap. Foto: Leonardo Mainé

Por otro lado, Jara manifestó que “Ancap ya tiene comprados cargamentos para abril y mayo con precio fijo” de entre US$ 51 y US$ 56 por barril, “adquiridos bajo la modalidad de compras anticipadas” y mencionó que de forma paralela “se está trabajando en proponer mecanismos para poder capitalizar esta baja de precios para el segundo semestre”.

Proyecciones.

Según indicó la presidenta de Ancap, las perspectivas que los analistas manejan en torno al precio del barril de petróleo señalan que está “la posibilidad de entrar en la banda de los US$ 20 a US$ 30 dólares” y que “se habla de una situación sin precedentes, de sobreoferta estructural combinada con un shock de demanda muy fuerte asociado al coronavirus”.

Por su parte, Tierno Abreu manifestó que el precio del petróleo seguirá en los “niveles bajísimos” en los que está ahora pero indicó que es difícil que caiga aún más. Señaló que espera que el precio del barril se recupere dentro de “dos a tres meses aproximadamente” y dijo que Uruguay “debería comprar petróleo en el mercado físico y “hacer una cobertura en el mercado de futuros” que funcione como una especie de seguro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados