REVIRTIÓ LA TENDENCIA

Ancap mejoró números en 2016 pero no bajará tarifas

Cortó con un quinquenio en números rojos; pone la lupa en subsidiarias.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Las autoridades presentaron ayer el balance del año. Foto: F. Ponzetto

La mujer —que se presentó como una funcionaria de Ancap desde hace 40 años— preguntó a los periodistas con los que compartía el ascensor por qué se había convocado a una conferencia de prensa en el noveno piso del edificio principal del ente. Cuando le dijeron que se presentaría el balance de 2016, se persignó.

En los últimos años, cada una de estas instancias estuvo marcada por números rojos. De hecho, en el quinquenio previo a 2016 Ancap acumuló un déficit de US$ 800 millones. Sin embargo, se revirtió esa tendencia y ayer el directorio informó que el año pasado obtuvo una ganancia de US$ 15 millones. Al momento de anunciar la cifra —adelantada por El Observador y confirmada por el ministro Danilo Astori— la presidenta de Ancap, Marta Jara, dijo que las autoridades estaban "muy contentas" por este resultado "positivo".

Pese a esta mejora, Jara indicó que por el momento no está sobre la mesa una rebaja del precio de los combustibles, aunque expresó que ese es el "objetivo último" que se persigue. "Nuestro compromiso es lograr la estabilidad financiera para luego volcar esas eficiencias en las tarifas (…) lograr apuntalar la economía y el bienestar de la gente a través de productos más competitivos", indicó. De todas maneras, la jerarca no manejó estimaciones en relación a cuándo esto podría ocurrir. Será, sostuvo, "una vez que se consolide definitivamente la gestión" de la empresa que empezó a timonear en marzo de 2016.

Si no puede ver la gráfica haga click aquí

Ancap fue cuestionada por no bajar el precio de los combustibles pese a la caída del precio del petróleo y, por el contrario, "hacer caja" con este dine-ro. En total, en 2016 ahorró US$ 52,1 millones al no trasladar los menores costos de crudo que tuvo durante buena parte del año al precio de los combustibles, según cálculos realizados por El País y dados a conocer a principios de marzo.

Los costos menores que tuvo el ente el año pasado generaron un superávit que se usó para "robustecer" su situación financiera, comentó su presidenta.

Portafolio.

En la conferencia de prensa —de la que además de Jara participaron otros nueve jerarcas, tanto de Ancap como de otras áreas del Poder Ejecutivo— la presidenta habló de la "revisión estratégica" del portafolio de negocios que se está realizando. En este sentido, manifestó, "es necesario reasignar recursos de actividades no medulares hacia las medulares".

"Cada peso cuenta", es la filosofía que, dijo la jerarca, están siguiendo en Ancap.

De hecho, ya comenzó a soltarle la mano a alguno de sus negocios, como el yacimiento de hidrocarburos Aguada de la Arena (en Argentina), que vendió a YPF recientemente por US$ 18 millones; una subsidiaria en Argentina, Carboclor, que solicitó concurso de acreedores; o CABA que, entre otros, producía alcoholes, repelentes y desodorantes.

Ignacio Horvath, gerente general de Ancap, fue el encargado de comentar los desempeños que tuvieron algunas de las líneas de negocios en 2016. El funcionario dijo que tanto combustibles como lubricantes tuvieron un impacto "positivo", mientras que gas y pórtland tuvieron la suerte contraria y al pasar raya dieron pérdidas.

Horvath sostuvo que la refinación es una actividad que reporta ganancias a Ancap y mostró las cifras para avalar esta afirmación: mientras que refinar un barril de petróleo le sale al ente US$ 53,8, importar esa misma cantidad del producto le hubiese costado US$ 58,85. "La actividad de refinación es positiva, aportando US$ 5,04 por barril de producto procesado", dijo el gerente general.

La división pórtland, en cambio, volvió a registrar pérdidas el año pasado: US$ 26 millones. Sobre esto, Jara dijo que se está "apostando" a mantener abiertas las tres plantas que Ancap posee, pero será "imprescindible" una "racionalización de costos muy fuerte". La meta del directorio de Ancap es lograr equilibrar los números de esta unidad en un plazo de dos años. Dentro de una serie de medidas —como poner foco en la explotación de las canteras más rentables y reactivar las exportaciones— se incluye la posibilidad de reducir las contrataciones tercerizadas.

Otra de las empresas del grupo, Alur, tuvo un saldo negativo en 2016 de US$ 9 millones. Pese a esto, el vicepresidente de Ancap, Juan Carlos Herrera, afirmó que se trata de un negocio que "sigue siendo fundamental" para el ente. La unidad de cal tampoco logró un resultado positivo el año pasado, sino que finalizó con un rojo de US$ 3,4 millones.

La distribuidora Ducsa, en tanto, sí obtuvo una ganancia de US$ 23 millones.

ALGUNAS CIFRAS DEL BALANCE

Menos deuda

El gerente económico financiero de Ancap, Gustavo Mayola, señaló que la deuda financiera pasó de US$ 1.417 millones en 2015 a US$ 653 millones en 2016. Esto sucedió por la capitalización de la deuda del MEF, que ascendió a US$ 622 millones, y por la cancelación de préstamos, que llegó a cerca de US$ 150 millones.

Ganancia bruta

El total de la facturación de Ancap el año pasado fue de US$ 2.673 millones, dijo Mayola. Mientras que los ingresos netos llegaron a US$ 1.599 millones. El costo de producción de los productos vendidos fue de US$ 1.201 millones, por lo que la diferencia entre una y otra cifra da una ganancia bruta de US$ 398 millones.

Mercado interno

La facturación en el mercado interno, en tanto, creció 3% en pesos corrientes respecto a 2015 durante el año pasado. Esto fue consecuencia, afirmó Mayola, del aumento de 6% en el volumen de ventas de gasolina y de 1% de gasoil, mientras que los precios se mantuvieron constantes durante todo el ejercicio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)