Eficiencia, costos y más

Ancap pretende achicar brecha entre refinación e importación de combustibles

Hoy es 10% más costoso producir naftas y gasoil en Uruguay; la meta es reducirlo al 7% a fin de año.

Foto. Fernando Ponzetto
Foto. Fernando Ponzetto

Cada peso cuenta", fue el hashtag que utilizó en Twitter la presidenta de Ancap, Marta Jara, al compartir los datos actualizados a julio de la diferencia entre el precio de los combustibles en Uruguay y el valor en paridad de importación —ejercicio teórico de calcular el precio de productos de calidad similar a los que produce Ancap en la hipótesis que sean importados libremente. Esto demuestra que se trata de un tema de vital importancia para la gestión de la petrolera estatal.

Según cálculos de la consultora SEG Ingeniería, esta brecha en el gasoil, la nafta súper 95 y el fuel oil viene siguiendo una tendencia a la baja (ver aparte). Al cierre del mes pasado, era 11% más caro refinar la nafta en Uruguay que el ejercicio hipotético de la importación, 12% más costoso en el caso del gasoil y 7% del fuel oil.

Esos resultados hechos en base a la información de la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea) dan una brecha promedio de 10%, dejando de lado el supergás que si bien su precio al público está 30% por debajo de la paridad de importación es un producto "muy subsidiado", según reconoció la propia Jara.

"Avanzamos con precios más cercanos a la paridad. Seguimos trabajando para ser más eficientes", indicó la presidenta de Ancap, que ocupa el cargo desde marzo de 2016, cuando la brecha en el gasoil y el fuel oil estaba en torno al 40%.

Según supo El País en base a una fuente de la petrolera estatal, el objetivo es reducir la brecha promedio entre el valor de los combustibles y la importación a 7% al final del año. "Hay un trabajo importante y la brecha se está cerrando. Estamos bajando fuertemente los costos", explicó.

Si bien Ancap reconoce el cálculo de paridad de importación que realiza la Ursea como "un estándar para compararse", sostiene que no incluye una serie de costos de la cadena de producción —como la incorporación de biocombustibles establecida por ley, la imputación de un IVA menor al real y los gastos de administración y ventas que tendría el eventual importador— y que es "para cuestionarse" si algún otro agente podría operar con la eficiencia que plantea la medición.

Así lo explicaron a mitad de año en un taller distintas autoridades del ente, y Jara señaló que en el gasoil es donde "se está tratando de corregir" la brecha ya que según los criterios de Ancap en 2017 fue negativa o mínima en el caso de las naftas y el fuel oil.

Según cálculos realizados por El País en base a la medición de la Ursea y las estadísticas de consumo de combustible que divulga el Ministerio de Industria, el año pasado los uruguayos pagaron un sobrecosto de US$ 444,7 millones en este rubro al estar en promedio el precio al público un 17,1% por encima de la paridad de importación.

Desde el ente sostienen que hay costos que corresponden a ganancias de otros eslabones de la cadena (distribuidores y estacioneros), y que el precio al que salen los combustibles de la refinería es competitivo.

Otra fuente de Ancap indicó a El País que la reducción de la brecha entre el refinado local de combustible y la importación "no diría que necesariamente es por un tema de (menores) costos, que bajaron algo pero no es la única razón".

Balance.

Hoy en la tarde Ancap va a presentar el resultado de sus estados financieros al cierre del primer semestre del año, una política de transparencia que comenzó a aplicar desde la asunción de Jara.

Ancap:  renovará deuda que vence este año por US$ 90 millones. Foto: archivo El País.
Foto: archivo El País.

El año pasado la petrolera estatal obtuvo ganancias por US$ 39 millones, que se sumaron a las utilidades de US$ 15 millones de 2016 y permitieron alcanzar dos ejercicios positivos consecutivos. Esto tras acumular pérdidas por US$ 800 millones en el quinquenio previo y requerir una capitalización del gobierno por US$ 622 millones a fines de 2015.

Actualmente Ancap se enfrenta a un contexto más desafiante que en los años previos en términos financieros, ya que el valor del barril de petróleo está en ascenso y no puede usar el precio de los combustibles como variable de ajuste por sus impactos sobre la competitividad del país —"no podemos trasladar costos (a la tarifa al público) porque eso impacta en la cadena productiva del país", reconoció la semana pasada el gerente general de la empresa, Ignacio Horvath.

El barril de crudo Brent cerró ayer en el mercado de futuros de Londres a US$ 76,21 con una suba respecto a la sesión anterior. La paramétrica actual de Ancap estima un promedio anual del barril de petróleo de US$ 75 —es US$ 71,84 el valor medio en lo que va del año— y un dólar promedio anual de $ 30,5 —la media hasta ahora se ubica en $ 29,747.

El barril de Brent llegó a los 80 dólares por primera vez desde 2014. Foto: AFP
 Foto: AFP

Debe tenerse en cuenta que en julio por decisión del Ministerio de Economía y el de Industria, Ancap subió 9% el precio de las naftas y el fuel oil pero no modificó los valores del gasoil y el supergás.

Una fuente del ente dijo que existe "un equilibrio fino" en los números de Ancap producto de todas estas circunstancias.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º