MOMENTO DE DEFINICIÓN

Ancap refuta que las naftas subsidien a otros negocios

Jara dijo que no tiene “una bola de cristal” para saber si subirá los precios.

Jara. “Hay que esperar lo que falta (del semestre)” para definir el ajuste de tarifas, porque la cotización de las variables puede cambiar. Foto: Ricardo Figueredo.
Jara. “Hay que esperar lo que falta (del semestre)” para definir el ajuste de tarifas, porque la cotización de las variables puede cambiar. Foto: Ricardo Figueredo.

Si bien Ancap anunció que analizará un ajuste en el precio de los combustibles a fines del mes próximo, el tema ya se instaló en la agenda en las últimas semanas. Para los analistas, se deberá aumentar la tarifa atendiendo el desfasaje entre el precio del barril de petróleo y el dólar, respecto de la paramétrica de costos que maneja la empresa.

También días atrás fuentes del ente dijeron a El País que “es difícil” que se pueda evitar una suba de los combustibles en junio. Sin embargo, la presidenta de Ancap, Marta Jara, aclaró que no puede dar ningún tipo de adelanto y reiteró que se debe esperar los datos del primer semestre de petróleo y dólar para tomar la decisión.

Mientras que al acudir hace unos días a la Comisión de Industria de Diputados, la jerarca defendió la mejora de los números de Ancap en los últimos años, y aseguró que en este tiempo los ajustes de tarifas se tomaron en base a los costos que genera el negocio de los combustibles, sin arrastrar al precio que paga el consumidor pérdidas o ineficiencias de otras áreas de la empresa.

“La economía de combustibles, en sí, es la que fija la tarifa, ya que todos los otros negocios y las subsidiarias no tienen un resultado que sea fondeado con la tarifa; esto es importante”, remarcó ante los legisladores.

Tras esa comparecencia, había dicho a los medios de prensa que el ajuste de los combustibles es “un tema bien serio y que nos lleva mucho análisis”, porque “sabemos que es importante e impacta al sector productivos y a todos”.

Consultada al respecto ayer en Punta del Este, manifestó: “El crudo parece que está bajando un poquito. De todas formas hay que esperar lo que falta (del semestre). Hay una paramétrica publicada y todo lo que hay para decir está ahí. No tengo una bola de cristal para ver cómo va a cerrar todo esto. Hemos visto picos (en el precio del crudo) que cambian rápidamente el promedio, como ocurrió a fines del año pasado cuando el barril se fue a US$ 80 y luego a US$ 50”.

Naftas: en la frontera con Argentina y Brasil serán más baratas. Foto: F. Ponzetto
Ancap anunció que analizará un ajuste en el precio de los combustibles a fines del mes próximo. Foto: Fernando Ponzetto.

Ayer el barril de crudo Brent cerró al alza en US$ 71,97 y el dólar en $ 35,240.

Los valores promedio de ambas variables en lo que va del año son US$ 65,85 y $ 33,347 respectivamente, por lo que el precio teórico del barril en moneda nacional es $ 2.195,9. Esto es $ 364,7 menos que el valor que surge de la paramétrica de Ancap ($ 1.831,2), que toma el barril de Brent a US$ 54,5 y el dólar a $ 33,6 en el promedio semestral.

Pese a que los números no parecen alentadores de cara al análisis del tema tarifas, Jara dijo la semana pasada en la Comisión de Industria de Diputados que el valor del crudo “es una variable muy volátil” y advirtió que “todavía falta un tercio del semestre por correr”.

El jueves pasado, los economistas Horacio Bafico y Gustavo Michelín publicaron una columna de análisis en El País donde afirman que en base a la paramétrica de Ancap, los objetivos financieros trazados y sin apelar a una política de subsidios cruzados (entre los distintos negocios del ente), los precios de las naftas deberían aumentar 5,8% en junio y el gasoil 9,8%.

En la misma línea va un análisis divulgado ayer por la consultora SEG Ingeniería: “En lo que va del año, el precio del crudo ha evolucionado por encima de lo previsto (por Ancap), al tiempo que el tipo de cambio ha mostrado una tendencia que hace suponer que superará el promedio estimado. Si bien es difícil pronosticar la evolución futura de ambas variables, en caso de mantenerse las tendencias observadas hasta fin de año, Ancap requeriría un nuevo aumento de tarifas, o cabría esperar pérdidas para el ejercicio 2019”.

La empresa presentó hace unas semanas el balance 2018, con utilidades por US$ 88 millones, que se suman a US$ 39 millones de 2017 y US$ 15 millones de 2016. En ese año llegó Jara a la presidencia, tras las gestiones de Raúl Sendic y José Coya que acumularon pérdidas por US$ 800 millones en cinco años, y provocaron una capitalización por US$ 622 millones.

Números

En la Comisión de Industria, Jara y el equipo de Ancap defendieron la política de tarifas. El gerente general, Ignacio Horvath, dijo que “desde el 2016 a 2018, el costo del barril, medido en pesos, aumentó 66%, pasando de $ 1.318 en 2016 a un promedio de $ 2.187 en 2018”, mientras que las tarifas crecieron en ese período “solo 14%” -subió 4% el gasoil y 24% la nafta súper-.

“Esto tiene que ver con los ahorros en los costos gestionables y con las mejores que se han dado en la empresa”, destacó y agregó que pese a que “los costos aumentan mucho más que las tarifas (entre 2016 y 2018), hubo una Ebitda (ganancias antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) sobre el ingreso neto superior, pasando del 10% al 12%”.

MÁS

Nuevo contrato por exploración petrolera

En octubre de 2017, la firma estadounidense Schuepbach Energy tuvo el primer hallazgo en 30 años de presencia de hidrocarburos en los pozos exploratorios onshore (en tierra) en Uruguay, en la zona de Cerro Padilla (Paysandú). Pero el año pasado se conoció que peligraba la continuidad de los trabajos en el litoral que realizaba desde 2012, luego de problemas financieros y discrepancias entre la compañía y la australiana Petrel Energy, principal accionista de Schuepbach International.

Ayer la presidenta de Ancap, Marta Jara, informó que se renovó el contrato que mantiene la compañía estatal con Schuepbach Energy para la búsqueda de petróleo en el territorio nacional. “En onshore se está firmando un contrato que extiende una licencia que ya tenía la empresa Shuepbach, que fue la que tuvo el primer hallazgo hace dos años”, señaló. Mientras que en offshore (en el mar) informó que “en este momento no hay una actividad” de exploración petrolera. “Hay una ronda abierta (en busca de interesados) que en mayo vence su plazo. Esto significa que las empresas pueden poner ofertas cada trimestre, se evalúa qué ofertas hay y si alguna es conveniente. En mayo tenemos un vencimiento de plazo”, explicó Jara.

También anticipó que “hay empresas que se interesan, que preguntan, que se acercan a ver cómo son las condiciones”, y que “hay alguna posibilidad de que se concrete una oferta”. La jerarca asoció la actividad a nivel de rondas de exploración con “cómo se mueven los precios del petróleo y la caja de cada empresa”.

A su vez, destacó que “hace poco Argentina tuvo una ronda muy exitosa”, donde 15 empresas ofertaron por 38 áreas de exploración offshore.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)