HAY QUE PROTEGER ACTIVOS

Ancap, UTE y el reto de las nuevas tecnologías

Los planes de cara al futuro de los dos principales entes.

Gonzalo Casaravilla. Foto: Marcelo Bonjour
Gonzalo Casaravilla. Foto: Marcelo Bonjour

La presidenta de Ancap, Marta Jara, y al presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla, hicieron foco en los desafíos que tienen por delante esos entes con el surgimiento de las nuevas tecnologías y, sobre todo, reflexionaron sobre el futuro de las energías renovables.

El IV Congreso Latinoamericano de Energía Eólica, organizado por la Asociación Uruguaya de Energía Eólica (Audee), tuvo ayer en el LATU a ambos presidentes de entes cerrando el evento.

Jara señaló que Ancap enfrenta el futuro con los "brazos abiertos" y con "muchísimo entusiasmo", además dijo sentirse parte de la transición que el mundo actual vive por el surgimiento de las nuevas tecnologías, tales como big data, inteligencia artificial y robótica. "El mundo está cambiando y nosotros tenemos mucho para ofrecer, hay que trabajar desde adentro para aprovechar las oportunidades y construir este desarrollo", comentó.

Para la presidenta, mientras que otras petroleras del mundo están viendo cómo competir con molinos eólicos o con la energía solar fotovoltaica, Ancap analiza cómo formar parte de un espacio de "sinergia y convergencia tecnológica" que permita crear modelos de negocios más abarcativos y transversales.

Si bien reconoció que aún el tema está inmaduro, la jerarca adelantó que Ancap comenzó a incursionar en conceptos como economía circular y energías renovables y que además, analizan la viabilidad de otros productos y servicios como el hidrógeno, la biomasa, los fertilizantes y hasta bioplásticos.

"El verdadero desafío que tiene Ancap es transformar la cabeza y recuperar la confianza del público", dijo Jara y añadió que para eso es necesario mejorar los servicios y realizar propuestas más focalizadas en las necesidades de los clientes.

Sustentabilidad, austeridad y eficiencia, fueron los tres objetivos que Jara recalcó como "indispensables" para el éxito del ente.

"Si nuestro negocio termina extinguiéndose, es sumamente importante el manejo de los activos y proteger ese margen que hoy es positivo", concluyó.

Por su parte, el presidente de UTE Gonzalo Casaravilla, celebró los cambios que realizó Uruguay en la matriz de generación de electricidad pero alertó que "UTE no puede quedarse dormido ni pestañear dos segundos si no quiere quedarse atrás".

Señaló que en los primeros cuatro meses de 2018 se presentó un déficit hídrico de 26%, y dijo que "de no haber cambiado la matriz energética y haber incluido nuevos tipos de energías, el sobrecosto del primer cuatrimestre hubiese sido de US$ 130 millones", explicó.

Asimismo, el jerarca indicó que UTE ya piensa en cómo aprovechar una posible sinergia entre la nueva matriz energética y las nuevas tecnologías. Al respecto, adelantó que confía en que en muy poco tiempo cada cliente pueda llegar a tener su propia tarifa, personalizada de acuerdo a su comportamiento energético. "Con los datos que tenemos podemos presentarles a los clientes un repertorio de opciones de tarifas según el consumo que la persona realice", concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º