Riesgo cambiario

Ancap vuelve a cubrirse de volatilidad del tipo de cambio

Nuevo contrato de dólar futuro con el Banco Central por US$ 600 millones.

Impacto: entre 2013 y 2015 Ancap perdió US$ 499 millones por el tipo de cambio; en los dos años posteriores ganó US$ 25 millones. Foto: Fernando Ponzetto.
Impacto: entre 2013 y 2015 Ancap perdió US$ 499 millones por el tipo de cambio; en los dos años posteriores ganó US$ 25 millones. Foto: Fernando Ponzetto.

La petrolera estatal Ancap está expuesta a la volatilidad del dólar ya que percibe ingresos en pesos uruguayos pero los principales insumos que adquiere son en moneda extranjera. Por eso en septiembre de 2017 firmó un contrato de compraventa de divisas a futuro con el Banco Central (BCU) y ante el éxito del instrumento financiero, renovará ese convenio por un monto mayor.

Según consta en una resolución del Poder Ejecutivo de principios de mes, Ancap celebrará un nuevo acuerdo con la autoridad monetaria por "un valor nominal de hasta US$ 600 millones, con liquidación y por un monto mensual de US$ 20 millones, por un plazo de dos años y medio en 30 cuotas iguales". El anterior contrato era por un total de US$ 480 millones con aportes mensuales de US$ 20 millones distribuidos en 24 meses.

En Ancap se informó a El País que el primer intercambio en el marco del nuevo contrato "se realizará al mes siguiente que finaliza el contrato celebrado el año pasado".

Refinería: durante gran parte de 2017 tuvo una parada técnica. Foto: Ricardo Figueredo.
Foto: Ricardo Figueredo.

"Se busca mitigar este riesgo (cambiario) a través de la contratación de cobertura mediante la utilización de instrumentos financieros derivados" y se dará "continuidad a este plan de cobertura" con la efectivización de un nuevo contrato, explicaron en el ente.

También subrayaron que "existe una considerable exposición al riesgo cambiario" en el negocio de Ancap, ya que "los principales insumos utilizados por la empresa en el desarrollo de su actividad (compra de crudo anuales por US$ 1.200 millones que equivalen a 16 millones de barriles a US$ 75 por barril) y el pasivo financiero se encuentra nominado en dólares".

Es que durante los años 2013, 2014 y 2015 en que Ancap estuvo comandada por Raúl Sendic y luego por José Coya, la diferencia del tipo de cambio le provocó pérdidas por US$ 499 millones al resultado de la empresa —en esos años el impac-to de una suba del dólar fue el principal factor detrás de las pérdidas que sumaron US$ 691,1 millones.

Igualmente, en 2016 la diferencia cambiaria jugó a favor de la compañía en US$ 21 millones y cerró el balance con ganancias de US$ 15 millones tras varios ejercicios en rojo. Mientras que el año pasado Ancap ganó US$ 10 millones por la variación del tipo de cambio y cerró el balance en positivo con US$ 39 millones.

El acuerdo para la compraventa de dólar futuro con el BCU sirve a ambas partes. "Los estados de situación del BCU y de Ancap reflejan exposiciones opuestas con relación al dólar, dado que el BCU mantiene una posición comprada (activos mayores que los pasivos) en dólares y Ancap mantiene una posición vendida (pasivos mayores que los activos)", explicó la compañía tras firmar el primer convenio en 2017.

El mercado espera que el BCU intervenga. Foto: El País
Banco Central del Uruguay. Foto: El País.

Allí también detallaba que el precio al que Ancap compra los dólares está determinado por la curva de futuros que se arma "de acuerdo a lo que el mercado consensúa" entre todos los contratos firmados de este tipo.

El BCU en ese momento informó que el acuerdo establecía "una venta a plazo bajo la modalidad con entrega, esto significa que mensualmente entrega US$ 20 millones a Ancap a cambio de pesos al tipo de cambio fijado en el contrato".

"Ancap estará en condiciones de proyectar mejor los flujos necesarios para afrontar obligaciones de compra de crudo y servicio de deuda y por ende reducir el impacto de esta variable exógena en las tarifas. Se mitiga así uno de los riesgos más significativos, permitiendo avanzar hacia una gestión de Ancap más sofisticada", destacó el ente en un comunicado el año pasado.

La otra empresa estatal que ha firmado contratos de dólar futuro con el BCU es UTE. La primera vez fue en noviembre de 2015 cuando acordaron una operación por US$ 720 millones entre ese mes y abril de 2017, mientras que a fines del año pasado la compañía acordó otro convenio por un valor nominal de US$ 1.260 millones por un plazo de tres años, que consiste en intercambios mensuales iguales y consecutivos de US$ 35 millones cada vez.

El presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla, había dicho en abril de 2017 que la compra de dólares a futuro "lo que brinda es estabilidad a las finanzas, acota el riesgo y te permite tomarlos en otras áreas".

El Comité de Coordinación de Deuda Pública —que integran el Ministerio de Economía y el BCU— en su reunión de octubre de 2017 planteó el impulso de "mecanismos para fomentar la participación de las empresas públicas y de otros agentes en los mercados formales de derivados del tipo de cambio", buscando imitar los casos de Ancap y UTE.

Crédito para CABA por US$ 2,7 millones

Ancap solicitó autorización al Poder Ejecutivo para la contratación de una "nueva línea de crédito con el Banco Santander" por un monto total de hasta US$ 2,7 millones para su subsidiaria Compañía Ancap de Bebidas y Alcoholes (CABA). Esta firma, que tiempo atrás fabricó bebidas alcohólicas y otros productos, cesó su actividad por decisión de Ancap en diciembre de 2016. Luego de eso vino un fallido proceso de venta de sus líneas de consumo masivo (bebidas, cuidado personal y artículos de ferretería) y la absorción por parte de otra subsidiaria de la petrolera, Alcoholes del Uruguay (ALUR), de las operaciones de productos industriales.

Según detalla la resolución del Poder Ejecutivo que aprueba la línea de crédito, el dinero "se utilizará para el financiamiento del capital de trabajo de la empresa, egresos de personal y otros costos en que se incurran por el cierre de la empresa". También informa que "no han formulado objeciones" a la operación la Asesoría Macroeconómica y Financiera y la Unidad de Gestión de Deuda Pública del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). El crédito para CABA tendrá "una vigencia de hasta seis meses" y Ancap es la garantía.

La firma satélite del grupo Ancap perdió el año pasado $ 10,7 millones (que equivalen a unos US$ 374.000) luego de haber registrado pérdidas por US$ 1,5 millones en los dos años previos. En enero la petrolera había comunicado que abandonaba su intención de vender CABA como una "empresa en marcha" al no haber interesados en la licitación que realizó, y que continuará "con otras opciones que permitan concretar la estrategia trazada por el Grupo Ancap de concentrar sus actividades en el sector industrial". Detalló que la subsidiaria aún cuenta con activos como "el derecho de uso de marcas propiedad de Ancap y de uso de la infraestructura logística en Capurro, que pueden agregar valor a otras empresas dedicadas a estos segmentos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)