INFORME

La apuesta de la DGI para controlar: mensajes personales, datos en tiempo real y más

"La situación sanitaria llevó a la DGI a revisar su plan de control tributario, priorizando entre otros procesos, la gestión masiva y los controles de las devoluciones”, afirmó el organismo.

DGI: se trata del organismo público con menor percepción de corrupción entre la poblacíon local, según el Observatorio de Transparencia. Foto: Archivo El País
Dirección General Impositiva. Foto: Archivo El País.

La Dirección General Impositiva (DGI) apuesta cada vez más a las herramientas tecnológicas, los datos y sistemas alternativos a la vieja inspección in situ (que de todas maneras se sigue llevando adelante con otras características).

Así lo dejó entrever el organismo en la Memoria Anual del Ministerio de Economía y Finanzas (de quien depende).

“Para cumplir con el objetivo de potenciar la gestión de riesgo de cumplimiento para reducir las brechas fiscales y combatir el fraude fiscal, se debe señalar que la situación sanitaria llevó a la DGI a revisar su plan de control tributario, priorizando entre otros procesos, la gestión masiva y los controles de las devoluciones”, afirmó el organismo.

Así “se cambió el enfoque en cuanto a comunicar lo antes posible y a todos los casos en que se detecta un incumplimiento o una inconsistencia, llegando a enviar más de 500.000 mensajes personalizados por diferentes medios. Pese a las dificultades del contexto, se estima que las metas vinculadas a la reducción de las brechas de cumplimiento se cumplirán en su mayor parte”, señaló el documento.

“En relación con el objetivo de gestionar la información haciendo un uso avanzado de los datos y la analítica para optimizar la toma de decisiones y mejorar los resultados operativos, se destaca la disponibilidad del monitor de Factura Electrónica”, indicó.

Este instrumento “ha sido fundamental para monitorear y proyectar con mayor precisión diversos indicadores, apoyando con ello la toma de decisiones del gobierno. Actualmente el 96,22% de los comprobantes fiscales emitidos son CFE (comprobantes fiscales electrónicos), por lo tanto, los datos vinculados a este régimen tienen un enorme potencial de explotación”, explicó la DGI.

Con la factura electrónica la DGI recibe millones de datos en línea, es decir en tiempo real. Esto le permite anticiparse a riesgos de incumplimiento, saber si la recaudación caerá en determinado momento por menor actividad, etc.

A su vez, “con relación al objetivo de simplificar y facilitar el cumplimiento voluntario, se destaca que durante el período (2020) se mejoró y amplió la cantidad de trámites no presenciales enfatizando en la simplicidad, la facilidad de uso y el bajo costo para los usuarios. Para aquellos trámites que aún no estaban completamente digitalizados y disponibles en el sitio de Servicios en Línea de la DGI, se habilitaron buzones de correo electrónico y sistemas back office para recibir y procesar solicitudes”, indicó el organismo.

“Asimismo, se han implantado ágilmente todas las medidas de flexibilización dispuestas para facilitar el cumplimiento de los contribuyentes”, agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados